Biblia de serie: El arranque

Con el ARRANQUE o DETONANTE de una biblia demuestras tu talento para plantear los primeros minutos de una serie de forma atractiva. Por esto, es un apartado necesario en tu biblia si no presentas el tratamiento o guion.

El arranque o detonante es un suceso o serie de sucesos que obliga al personaje a ponerse en movimiento o enfrentarse a un reto:

  • La muerte de un miembro de la familia.
  • Un crimen.
  • Una enfermedad.
  • La ruina.
  • La llegada de un competidor, un antiguo amor, una persona que se convierte en interés romántico del personaje protagonista.
  • Un accidente o catástrofe.
  • Un traslado a otra ciudad o el regreso a casa. 
  • Etc.

El arranque desarrolla la secuencia que abre el episodio número 1. Fija el problema o situación epicentro o motor de las tramas de los próximos capítulos.

La secuencia es un conjunto de escenas que desarrolla una idea concreta. Un ejemplo: el reclutamiento de la patrulla de El Ministerio del Tiempo (lo analizaremos abajo).

EL ARRANQUE se escribe en PRESENTE y sin diálogos. Si la trama avanza gracias a una palabra o frase la pondrás entre comillas españolas o inglesas. 

La venta de una serie depende en gran parte del CONCEPTO y de los PERSONAJES, pero no conviene desdeñar el ARRANQUE con el que demuestras tu talento para atrapar desde el comienzo. 

El Ministerio del Tiempo - Arranque
El Ministerio del Tiempo – Arranque

El arranque de El Ministerio del Tiempo

El ARRANQUE de El Ministerio del Tiempo escrito por Pablo y Javier Olivares es modélico. Con ligeras variaciones, el contenido se mantiene en el primer capítulo de la serie. [Los corchetes no pertenecen al texto original. Es una guía para comentar].

[1] En un calabozo del siglo XVI, Alonso se despide de sus hijos antes de que le ejecuten… Es un miembro de los Tercios de Flandes que se ha negado a ser humillado por un superior… Cuando se van, aparece alguien6 que le hace una extraña oferta: “Si te vienes con nosotros, no morirás”. La condición es que jamás podrá ver a su familia. El contrapeso es que, a cambio, ejecutarán al tipo por el cual le van a matar… Alonso cree que bromean con él… El tipo que ha ido a verle le dice que debe decidirse ya… No hay tiempo… Y mira su reloj de pulsera.

[2] Barcelona, 1880. Después de cenar, una joven (Amelia) y una amiga más madura (Irene) dan un paseo… La segunda invita a Amelia a tomar un café en casa. Amelia, entusiasmada por conocer a una mujer atípica como ella, que no busca marido, que da especial importancia a su vida independiente y profesional, accede. Irene también está entusiasmada de conocerla: Amelia es una joven de 25 años que ha sido una de las primeras admitidas en la Universidad de Barcelona en la facultad de Filosofía y Letras… Brillante y guapa, envidia de hombres y mujeres… Pero no bien vista por una sociedad que aún entiende que la mujer sólo puede ser madre de familia y ama de casa… Una mujer atractiva… que se sorprende cuando Irene la intenta besar, cosa a la que amablemente se niega… Y más aún cuando oye unos pitiditos que parecen provenir del bolso de Irene, que tras pedir perdón por la interrupción, coge un pequeño objeto rectangular con el que empieza a hablar: es un móvil.

[3] Madrid, 2013. Julián es un ATS del SAMUR (Servicio de Urgencias de Madrid), que acude en su ambulancia tras una llamada de los bomberos, que están en plena acción de apagar un incendio… Especialmente arriesgado (y más desde que hace un año perdió a su mujer en accidente de tráfico) siempre aguanta hasta el límite esperando encontrar alguien a quien salvar… Sus compañeros ya empiezan a estar hartos de él, porque pone en peligro su vida y la de los demás… De repente cree ver a alguien… Y acude allí. Su sorpresa es ver dos cadáveres… vestidos de soldados del ejército napoleónico de principios del XIX… La caída del techado, impide que, al llegar sus compañeros, éstos puedan ver nada y le sacan de allí. De vuelta en la central, es apartado del servicio. Tras decir lo que vio, se le exige hacer una terapia psiquiátrica… Y, obligado, va…

[4] Allí conoce a Ernesto (el tipo que visitaba al condenado a muerte del Tercio de Flandes) e Irene, que evalúan al paciente… Poco a poco llevan a Julián al momento del incendio… Él es reacio a contar lo que vio, pero al final lo hace. Y su sorpresa es doble: 1) ver que le creen a pie juntillas; y 2) que le ofrecen un trabajo “especial”. En el  Ministerio del Tiempo.

[5] Al llegar al Ministerio y ver el edificio, Julián cree que ha caído en manos de una secta de locos… hasta que le van abriendo diversas puertas que dan al pasado… ¿Quiere ver más pruebas? Julián, aturdido, acepta el trabajo. Inmediatamente, es presentado al resto del equipo… que no son otros que Alonso e Irene. Y no tardarán mucho en entrar en acción. Su destino, el año 1809.

6. Ernesto, miembro del Ministerio del Tiempo. 

Edición 70 teclas.

Los tres primeros párrafos siguen un mismo esquema:

  • Una presentación de personaje principal en una época remota. Esta presentación revela su carácter.
  • Remate destacando un objeto tecnológico de nuestro tiempo. Es una anacronía a propósito para sugerir los viajes en el tiempo. La excepción: Julián que al pertenecer al siglo XXI ve a personajes del pasado.

El arranque párrafo a párrafo

Cada párrafo de arranque apoya el concepto de la serie: los viajes en el tiempo. El conjunto muestra el ritmo y el tono de aventuras que refleja el CONCEPTO.

Los personajes fueron presentados anteriormente en el apartado propio de la biblia. Sus breves descripciones en el ARRANQUE ayudan a los lectores a recordar quiénes son los protagonistas. 

[1] Alonso es un hombre de honor: es ajusticiado por proteger la vida de los soldados bajo su mando.

El reloj de Ernesto es una anacronía a propósito y un guiño a los lectores de guion: Pablo y Javier Olivares rematan el CONCEPTO así:

EL MINISTERIO DEL TIEMPO es la única serie en la que si un centurión romano lleva un reloj de pulsera no es un error de producción. Es que tiene que llevarlo.

[2] Con el beso de Irene a Amalia, los guionistas destacan que Amelia está adelantada a su época y carece de prejuicios.

La lección de guion: desafía al personaje. Solo Irene representa un desafío inesperado para Amelia.

[3] Julián es temerario. Entra en un edificio en llamas y ve a oficiales napoleónicos. 

La presentación de la futura patrulla concluye aquí. Además, enlaza con la misión del capítulo contra las fuerzas napoleónicas.

[4] Siendo Julián el último personaje presentado, el guion sigue sus pasos para presentar El Ministerio del Tiempo. Representa al público de nuestro tiempo.

[5] Julián conoce el Ministerio, ve el pasado a través de las puertas y conoce a Irene y Alonso.

Aquí concluye el arranque. Los elementos son suficientes para atraer el interés de los lectores de guion, directivos y productores de televisión.

Planteamiento, desarrollo y desenlace

Cada párrafo tiene un planteamiento, un desarrollo y un desenlace dentro del párrafo o en el siguiente. Por ejemplo, el párrafo de Alonso:

A) Planteamiento: En un calabozo del siglo XVI, Alonso se despide de sus hijos antes de que le ejecuten… Es un miembro de los Tercios de Flandes que se ha negado a ser humillado por un superior…

B) Desarrollo: Cuando se van, aparece alguien que le hace una extraña oferta: “Si te vienes con nosotros, no morirás”. La condición es que jamás podrá ver a su familia. El contrapeso es que, a cambio, ejecutarán al tipo por el cual le van a matar… Alonso cree que bromean con él…

C) Desenlace: El tipo que ha ido a verle le dice que debe decidirse ya… No hay tiempo… Y mira su reloj de pulsera.

Las preguntas del periodista

Si nos fijamos, el arranque del Ministerio del Tiempo responde a las clásicas preguntas del periodismo: 

QUÉ

¿De qué trata la serie? De viajes en el tiempo.

QUIÉN

¿Quién o quienes son los protagonistas?

CUÁNDO

Las fechas de las distintas épocas/subtramas.

DÓNDE

Las localizaciones de los distintos personajes.

CÓMO

Vemos cómo son reclutados.

POR QUÉ

El arranque expone por qué los personajes son reclutados.

¿Todos los arranques deben responder a las preguntas? No tiene por qué, pero las preguntas del periodista ayudan a no olvidar elementos esenciales.


Esto te sonará: terminas un guion y tienes dudas sobre si funciona o no. Buscas respuestas en manuales de guion y encuentras que… todo lo que has escrito está mal.

Olvida los dogmas de guion

No hay reglas inamovibles. Un recurso erróneo en un guion puede ser un recurso necesario e incluso genial en otro. 

Share via
Copy link
Powered by Social Snap