Menú Cerrar

Biblia de serie: Conseguir una gran idea

Escribir una biblia de serie puede abrirte las puertas de la televisión aunque seas un autor desconocido. Te cuento mi experiencia y cómo puedes hacer tus biblias.

Cómo no vendí una serie pero metí la cabeza

En 1998 escribí una biblia de serie con un argumento sencillo: El primer jurado popular de la democracia española se enfrenta a un caso criminal. Fue el primer trabajo que mostré al mundo.

Entregué el proyecto en persona a distintas productoras andaluzas.

La propuesta gustó al productor ejecutivo de Paso al Sur (filial en Sevilla de la productora vasca Pausoka). Este productor no tenía intención de producir mi historia. Lo entiendo: yo era un novato. Pero mi biblia le llamó la atención. Me quería en su equipo de guionistas. Así comencé mi carrera profesional como guionista. (Mucho más tarde escribí con la guionista Laura Muñoz el largo para televisión Violetas inicialmente concebido como piloto de una serie sobre una funcionaria de prisiones).

Con esta anécdota quiero decirte que quizás no vendas tus primeras ideas. Pero una biblia bien armada, con una redacción impecable, puede ayudarte a llamar la atención de las productoras y conseguir los primeros trabajos remunerados.

Créeme. Si no tienes créditos como guionista, cuatro o cinco buenas biblias dicen de tí más que un currículum lleno de másteres de escritura. Los buenos profesores de guion pueden darte herramientas creativas, guiarte, inspirarte… Y eso está bien. Pero si no tienes créditos en producciones solo demuestras tu valía como guionista con tus textos no con tus diplomas.

Por eso necesitas biblias listas para mostrar a profesionales del guion y a productoras. También para eventos one-to-one, escaparates de guion, ayudas o subvenciones.

Tres condiciones para que una idea sea buen material para una serie

Puede que tengas una gran idea pero esto no significa que sea buen material para una serie. Toda historia para televisión debe cumplir tres condiciones:

  • Tu idea debe sugerir un amplio recorrido
  • Necesitas personajes bien definidos
  • Los personajes tienen objetivos o deseos claros

La metamorfosis de Kafka es un gran relato pero no es un buen material para una serie.

Regla 1: Tu idea debe sugerir un amplio recorrido

Las cadenas de tv adoran las ideas (premisas) que sugieren la producción de muchos capítulos. Hay cuatro clases de series de largo recorrido:

  1. Series que desarrollan una trama cuya resolución puede requerir una o más temporadas. Esto es propio de series noveladas:
  • Épicas: Juego de Tronos, Vikingos, The Last Kingdom…
  • De lucha por el espacio y los recursos: Lost, Expanse, Los 100
  • Políticas: El ala oeste de la Casa Blanca, House of Cards, Borgen…
  • De espionaje o intriga: 24, The Americans, Homeland…
  • Series cuya temporada se centra en un crimen o criminal: The Fall, Manhunt: Unabomber o Mindhunter…
  • Sobre el desarrollo, apogeo y caída de imperios criminales: Los Soprano, Breaking Bad, Fariña… 
  • Que desarrollan un período o hecho histórico: The Crown, Los Tudor, Genius…

2) Series que plantean en cada capítulo un problema distinto cuya solución está en el mismo capítulo:

  • Series sobre crímenes centradas en quién lo hizo (whodunit), más que en el drama: CSI, El mentalista, Crimen en el paraíso…
  • Series de equipos especiales que salvan el mundo cada capítulo: El Ministerio del tiempo, Doctor Who, Agentes de SHIELD…
  • Series de antología (de episodios con personajes distintos e independientes): Black Mirror, American Horror Story, La dimensión desconocida… 
  • Las peripecias de personas que se sienten fuera de lugar o que la realidad conspiran contra ellos: Frasier, The Big Bang Theory, Fleabag… 
  • Elefantes en una cacharrería: los protagonistas crean el caos a su paso: Búscate la vida, Mr. Bean… 

3) Series que se desarrollan en un espacio doméstico o profesional que propicia el choque de las personas:

  • Dramas de situación: Urgencias, Mad Men, Downton Abbey…
  • Comedias de situación: Friends, Camera Cafe, The Big Bang Theory… 

4)  Series de personajes que no comparten techo pero que están estrechamente unidos por lazos familiares o de amistad

  • El problema no es la convivencia pero los lazos provocan que unos personajes embarquen a otros en distintas peripecias: The Big Bang Theory, Modern Family, La que se avecina…

En series como Aquí no hay quien viva y La que se avecina los guionistas dan vueltas a la imaginación para que todos los personajes compartan experiencias comunes. Incluido el rescate de una vecina en la selva amazónica.

Donde hay personas, hay conflictos

Tom Hanks in Cast Away (2000)
Náufrago. ¿Podríamos ver 24 episodios de Tom Hanks hablando con una pelota?

Como vemos, donde hay personas, hay una fuente de conflictos constantes. Costaría adaptar a televisión películas como Náufrago o Cuando todo está perdido porque solo hay una fuente de conflictos: la naturaleza. Una vez que el personaje de Tom Hanks se adapta al entorno, ¿cómo podría captar nuestra atención?

Seguro que has escuchado de una persona que trabaja cara al público: «Con lo que me ha pasado en la tienda escribiría una novela. La gente…».

Es posible escribir un libro de anécdotas (de hecho, hay muchos) pero no una novela hilvanando anécdotas ni una serie de televisión. Si sería posible un programa de sketches. Pero ¿cuántos sketches seguidos podríamos ver de un dependiente ateniendo a un cliente?

En el caso de series que tienen como núcleo dramático una tienda es importante que haya personajes fijos: otros empleados y si es posible, que la familia de los protagonistas pasen con frecuencia por el lugar. Un par de clientes habituales también son una buena idea.   

Farmacia-de-Guardia
Farmacia de guardia

La mítica Farmacia de guardia no es una serie sobre las anécdotas que los farmacéuticos conocen tras el mostrador. Es una serie sobre una familia española cuya cabeza de familia (Concha Cuetos) es farmacéutica. Las anécdotas de los clientes son contadas.

Una serie puede tener a un personaje como único protagonista, pero será un agente del caos como Mr. Bean. En cada capítulo, Bean intenta encajar en el mundo o que el mundo se adapte a él. 

La serie El último hombre sobre la Tierra es un buen referente sobre cómo trabajar el drama con un solo personaje:

El último hombre sobre la Tierra: Phil intenta apagar su amargura con piscinas de alcohol

En el primer capítulo, Phil (Will Forte), el protagonista, vaga por un desolado Estados Unidos. Una epidemia acabó con gran parte de la población. Phil protagoniza sketches (piezas) que solo requieren a un personaje. También hay momentos de stand-up comedy (monólogos). Esto no puede sostenerse mucho. 

Will Forte and Kristen Schaal in The Last Man on Earth (2015)
El último hombre sobre la Tierra: Phil conoce a Carol

Cuando Phil está agotado por la soledad aparece Carol (Kristen Schaal) al final del capítulo. Este personaje traerá compañía a Phil… y conflictos de pareja. En sucesivos capítulos se añaden personajes que traen nuevos conflictos.

Regla 2: Necesitas unos personajes bien definidos

Seguimos las series por los personajes más que por las peripecias. Por esto soportamos series que perdieron la gracia. 

Queremos saber qué pasará con los personajes: ¿Se casarán? ¿Conseguirán su sueño?

Nos identificamos con los pringados en las comedias de situación. Con los personajes que soportan la estupidez ajena o se hacen cargo de responsabilidades de otros y están disponibles para los marrones

Una prueba de que amamos los personajes son los detectives. Vemos a Sherlock (de Cumberbatch), Poirot o Colombo porque nos gustan ellos; realmente no nos interesan tanto los casos.

Tampoco importa si los personajes son buenos o canallas. 

El público se identifica con las dudas, miedos, debilidades y contradicciones de auténticos canallas. Amamos o entendemos a tipos como Don Draper (Mad Men), Walter White (Breaking Bad) o Jamie Lannister (Juego de Tronos).

El público siente fascinación por la ambición cruel de Cersei Lannister (Juego de Tronos). El nihilismo de psicópatas como Villanelle (Killing Eve). La maldad calculada de Hannibal Lecter. Estos personajes nos enseñan que es preferible un villano fascinante a una buena persona aburrida.

Regla 3: Personajes tienen objetivos o deseos claros

Puedes crear espacios dramáticos y personajes interesantes, pero no es suficiente.

Los protagonistas tienen ambiciones grandes (no necesariamente lícitas): el Trono de hierro, ser el mayor capo del narcotráfico o cambiar el mundo desde un puesto político. O tienen ambiciones modestas: ser actor, ligar con el vecino atractivo o que le dejen en paz…

Si los personajes quieren cosas se mueven. Y el movimiento crea conflictos con uno mismo, los demás o las leyes del universo. Por esto, lo divertido no es ver a Homer Simpson en el sofá. Lo divertido es verlo fuera de su zona de confort.

Un cuadro de motivaciones de los personajes ayudó a los productores a conocer de un vistazo la galería de personajes de Violetas y su potencial:

Cuadro-de-motivaciones
Cuadro de motivaciones

Cómo elegir una idea entre varias

Una biblia puede tener 20, 30… ¡90 páginas! Y en algunos casos, hasta más.

En cualquier caso, escribir 20 páginas poderosas pueden ser una proeza. No conviene gastar tiempo y energías con ideas que por sus características difícilmente podrían adaptarse al formato.

Una buena forma de proceder es reunir en un archivo todas las ideas de series que se tengan y someterlas a las cuestiones fundamentales. Puedes usar una página de Excel o similar o un simple folio:

TÍTULO
Amplio recorrido
Personajes bien definidos
Personajes que quieren cosas

Examinadas las distintas ideas escoge dos o tres que a priori puedan tener más probabilidades de llamar la atención. ¡Y escribe!

Antilista-de-guion-portada

Antilista de guion no pretende decirte qué has hecho mal

Una lista que ayuda

0,99 €

Publicado en Cómo escribir