Lo mucho cansa (aunque sea bueno)

Has comido tanto helado que uno más no tiene sabor. Cambia el helado por el vino, la cerveza o cualquier cosa que te guste llevarte a la boca. Lo mucho cansa, aunque sea bueno. Dos ejemplos… El “doble final” de Django desencadenado y un “atraco por duplicado”.

Leer Más