Menú Cerrar

Trucos para salir del bloqueo creativo

Salir del bloqueo creativo no es solo cuestión de talento y dejar pasar el tiempo para refrescar las neuronas. También hay maneras de tratarlo. Sobre todo cuando no tenemos tiempo. En este artículo propongo algunas ideas que pueden ayudar a desengrasar ese guion atascado.

Trucos para salir del bloqueo creativo

La agenda del personaje

Los personajes no viven ajenos al mundo. Tienen obligaciones personales y profesionales.

Repasa su agenda: ¿Qué hace X desde que se levanta hasta que se acuesta en un día corriente? ¿Cómo puede la trama interferir en la agenda o la agenda en la trama?

Agenda llena de pánico, manías y depresiones de otro... Una manera de salir del bloqueo creativo.

Hay profesionales que no pueden eludir su agenda: un abogado va a los tribunales y recibe a clientes. Un médico pasa consulta. Un profesor tiene clases. Un escritor…

Un escritor, un guionista, un pintor o cualquier otro profesional del arte es un personaje comodín. El personaje favorito del guionista poco esforzado. El personaje artista no suele estar sujeto a horarios ni obligaciones y es posible tenerlo siempre disponible.

Un personaje que es artista debe ser el de historias relacionadas con el mundo del arte y los problemas de la creación:

  • Escritores: Misery, Barton Fink, Adaptation
  • Pintores: El loco del pelo rojo, Moulin Rouge (1952), La joven de la perla
  • Músicos: Amadeus, El fantasma del Paraíso, Bohemian Rhapsody…

Si tienes a un escritor u otro artista para una historia de amor y puedes sustituirlo por otro profesional significa que ese artista no es el protagonista adecuado para la historia. Que ha sido elegido por comodidad.

Además de las obligaciones profesionales están las personales. El cine de Hollywood ha desarrollado unos tópicos: el partido de béisbol del niño, una cita romántica, la visita a la madre enferma…

No tienes por qué recurrir a estos tópicos, pero ayudan a ver cómo la agenda del personaje interfiere con la trama y viceversa.

Clint Eastwood al teléfono. Quiere salvar a un hombre mientras lleva a su hija al zoo. Meter a un personaje en multitarea ayuda a salir del bloqueo creativo.
Ejecución inminente (True Crime). Imagen: Warner Bros.

En Ejecución inminente, Clint Eastwood pretende salvar a un hombre a pocas horas de su ejecución justo el día que está obligado a pasarlo con su hija pequeña.

Los lugares de la vida

El pasa por distintos lugares para cumplir con la agenda. Centros de trabajo. Lugares de ocio. Lugares corrientes como un quiosco o el bar de la esquina.

Cuando tienes un personaje como Sheldon Cooper, Adrian Monk o Mr. Bean tienes que llevarlos a lugares que no pisarían por iniciativa propia.

En estos lugares hay personajes que pueden ayudar o estorbar al protagonista. Pueden ser personajes incidentales que aporten color local o que sirvan como contrapunto al drama o la violencia.

En películas como El show de Truman o Atrapado en el tiempo o La naranja mecánica, la repetición de lugares comunes contribuyen a mostrar el cambio de situación o emocional del protagonista.

Claro que sería interesante cambiar los lugares de ocio asociados a un profesional por otros. Que el cirujano no juegue al golf sino que practique esgrima o que el villano en lugar de un invernadero de rosas tenga una granja de caracoles. ¡Luchemos contra los clichés!

Lo peor que puede pasar

Realmente esta es la única técnica que hará vibrante tu guion: mete a los personajes en problemas y ver cómo salen. Realmente eso es contar historias.

Lo peor puede ser una catástrofe doméstica:

  • Si tu protagonista odia a la suegra o a la hermana que las encuentre al volver a casa.
  • Que se estropeen las máquinas: el móvil, el coche, la cafetera…
  • Si odia los bichos que sea invadido por ellos.

O puede ser una gran catástrofe:

  • Brad Pitt roba el dinero a Thelma y Louise… Esto las obliga a ser atracadoras.
  • El túnel que no llega al bosque en La gran evasión.
  • Jack Nicholson odia a los negros, los gays y los perros en Mejor… imposible y tendrá que cuidar el perro de un gay cuyo novio es negro…

Mientras tus personajes están atascados en problemas… tu bloqueo de escritor se esfuma.

La opción improbable

Situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas… El protagonista se alía con el enemigo, seduce al villano, entra en la cueva del dragón… Si antes dijo NO, ahora dice SÍ porque no tiene más opciones. Quizá uno de los tópicos que funcionan… si están bien hechos.

Trámites y procesos

Un personaje monta en avión en Madrid y en la siguiente secuencia está en Tokio. Y esto está bien cuando tu historia requiere rapidez. Pero si el personaje es un agente del caos como Mr. Bean o una persona ajena a este mundo (Eduardo Manostijeras) o una persona inmadura o un niño quizá sea interesante ver cómo se las arregla en cada paso: comprar los billetes, hacer la maleta, ir al aeropuerto, embarcar… Todo puede ser un gag.

Piensa en lo meticuloso que es el Sr. Lobo (Pulp Fiction) para deshacerse de un cadáver.

Eastwood, Woody Allen, Haneke

Escribimos guiones pensando en palabras o imágenes… ¿pero imágenes de quién?

Podemos desbloquearnos pensando cómo sería la historia si la dirigiera Eastwood, Tarantino o Wes Anderson… Quizá encontremos una solución o quizá no, pero el músculo creativo así se mueve.

También podemos pensar en series: si la historia fuera un capítulo de 24 o Los Sopranos o Sherlock.

Completar el mundo

Puede que la historia esté completa con 74 páginas y tienes que llegar a la 90 antes de dos semanas. Crees que la solución está en estirar alguna de las tramas y escribir diálogos extras. Esto es otra forma de bloqueo creativo: destruir lo ya hecho.

Una opción para completar el guion es completar el mundo sin alterar lo ya escrito. Quizá, incluso aparezca la magia. Piensa en introducir cuentos, relatos, teatro… Depende de qué trata tu guion, del género y tono y de quiénes son los personajes.

Cuentos

Si la historia tiene como protagonista a un escritor o está basada en el testimonio de una o más personas tienes la posibilidad de introducir cuentos narrados por el personaje:

  • Cuentos entrañables y grotescos como el de Culo-Grasa, el niño tragón de tartas en Cuenta Conmigo contado por el niño que quiere convertirse en escritor.
  • Cuentos para asustar a los hijos de los ladrones como el de Keyser Söze en Sospechosos habituales.
  • Cuentos de hadas como en Criaturas Celestiales.

Las anécdotas son hermanas pequeñas de los cuentos. En Cazador Blanco, Corazón negro hay pequeñas joyas en boca de Clint Eastwood.

Anuncios de televisión

Podemos escribir anuncios de televisión para contribuir a recrear un mundo con sus propias reglas. Es la función de los anuncios de «echa a los humanos de tu casa» en Bitelchús / Beetlejuice.

Los anuncios aparecen con frecuencias en las películas con sociedades distópicas como Robocop o Desafío Total prometiendo huidas mentales o productos tecno-milagrosos o la violencia de la naturaleza del momento.

Un coche ama a un dinosaurio en Robocop. Un anuncio falso de televisión que igual fue una forma de salir de un bloqueo creativo.
Robocop. Anuncio de televisión.

La anciana locutora del telediario de Mujeres al borde de un ataque de nervios está integrada en el humor y la extravagancia de la película.

Dentro de la mente del personaje

Los sueños, las pesadillas y las alucinaciones pueden ayudarnos a llegar a la página 90 y, además, acercarnos más a los personajes.

No hablo de películas donde lo onírico o lo alucinógeno formen parte de la trama como ocurre en Repulsión, Olvídate de mí o Una mente maravillosa.

Hablo de películas con tramas más o menos realistas que utilizan una pesadilla, un sueño o una alucinación en algún momento:

  • El sueño de un hombre maduro por una adolescente en American Beauty.
  • La alucinación previa a un intento de suicidio en El dilema/El informante.
  • El sueño de mujeres y bolos que tiene el Nota en El gran Lebowski.

En las comedias los sueños pueden convertirse en gags excelentes.

Una obrita de teatro

Puede convertirse en una golosina dentro de una película que no hable del teatro o convertirse en una metáfora de los personajes. Recuerda la representación de Barba Azul en El Piano.

Obra de teatro en El Piano. Ficción dentro de la ficción para combatir el bloqueo creativo.
El piano. Representación de Barba Azul. Imagen: CiBy 2000

El teatro del silencio en Mulholland Drive o el teatro de marionetas en La patrulla condenada (Doom Patrol) que dramatiza la historia sobre uno de los personajes.

Marionetas en La Patrulla Condenada.  Ficción dentro de la ficción para combatir el bloqueo creativo.
Doom Patrol. Imagen: DC.

Un flashback como cortometraje

Para evitar ser acusados de usar un truco fácil intentemos ser originales como:

  • El origen de O Ren Ishii en Kill Bill.
  • El niño de la bombona en el Milagro de P. Tinto.

Comenzar otro guion

Y por supuesto podemos descansar, limpiar el baño como propone Chuck Palahniuk o, si tenemos tiempo, comenzar otra obra como Isaac Asimov en lugar lamentar el bloqueo creativo.

Comparte el artículo

Entradas relacionadas

Publicado en Cómo escribir