Menú Cerrar

Road to Heisenberg

Breaking Bad - Walter White

LA PRIMERA TEMPORADA DE ‘BREAKING BAD’ ES UN PRIMER ACTO

Hay seguidores de Breaking Bad que consideran “lenta” y “aburrida” la primera temporada. ¡Y por qué siguieron viéndola?

La primera temporada no es lenta ni aburrida; en su conjunto es un primer acto que muestra el mundo ordinario de un hombre corriente y cómo se altera ese mundo.

En un largometraje basado en el camino del héroe, un tipo corriente necesita por lo general 15, 20 o 30 minutos para empezar su carrera como héroe. Los primeros minutos tratan sobre el adiestramiento o el descubrimiento de las habilidades o poderes. La primera temporada de Breaking Bad equivale a ese primer acto cinematográfico, tomando como referencia el camino del héroe para construir un antihéroe.

Walter White no puede transformarse en villano de un capítulo para otro. Se perdería la credibilidad y la empatía con el personaje. Sólo en los cómics un hombre bueno puede convertirse en villano de un momento a otro porque recibe radiaciones perniciosas o toma algún extraño brebaje.

Si Walter White se transformara en malvado porque sí no estaríamos hablando de una serie grande porque carecería del arco de transformación que tanto admiramos. Breaking Bad sería entonces una serie interesante, como mucho, más de acción que dramática.
La primera temporada de Breaking Bad debe mostrar necesariamente la vida de un buen hombre para hacer justicia al título: Breaking Bad es ‘Volviéndose malo’.

Un esquema sencillo puede ayudarnos a visualizar el largo recorrido que realiza Walter White para convertirse en Heisenberg.

road-to-heisenberg-la-solucion-elegante

En comparación, Nucky Thompson, recorre un trecho más corto para pasar de político corrupto que no se mancha las manos de sangre, a máquina de matar en la tercera temporada. Cuando Nucky Thompson emplea una pistola por primera vez, el espectador no se sorprende tanto.

Por otro lado, a Tony Soprano lo conocemos como jefe de la mafia en el primer capítulo, con lo que el cargo supone.

Si hubiéramos conocido a Walter White ya como Heisenberg tendríamos al personaje entre Nucky Thompson y Tony Soprano, aunque habría perdido muchos puntos de cara al espectador.

La transformación de Walter White en Heisenberg es quizá el principal motivo que convierten a Breaking Bad en una serie que se sale de los esquemas de la televisión.

NOTA:
Comenzar con un Walter White débil es una estrategia que ya puso en práctica David Chase con las primeras escenas de Los Soprano. De esta manera, el guionista coloca «al monstruo» como una persona corriente que, como todos, carga con sus propios errores y defectos.

Hazme feliz: comparte el artículo
Publicado en Reflexiones sobre la escritura