Las mujeres no duermen con sujetador

Peggy Olson

Una mujer despierta con el sujetador puesto en una película cualquiera. 

«Oh, qué mentira», dice mi mujer. «Ninguna mujer duerme con el sujetador».

… Mi mujer dice más o menos lo mismo cuando el protagonista de turno hace el amor con una mujer que lleva sujetador y no lleva bragas.

«Con lo incómodo que es el sujetador».

Le pregunto si alguna amiga lo usa para dormir o para hacer el amor…

«Que yo sepa, ninguna», me responde.

(Con el tiempo, gracias a algunas lectoras, he sabido que mujeres con mucho pecho sí lo usan para dormir).

El comentario de mi mujer me sugiere:

1. ¡Maldita censura!

2. Hitchcock comentó que no filmaba a personajes rezando ni haciendo el amor. Para el inglés, estos actos eran actos íntimos y difícilmente un actor podría fingirlos. Así que el sujetador queda para rollitos sadomasos. (En estos, la teatralidad está por encima de la naturalidad).

3. Hay hombres que escriben sobre las mujeres sin conocerlas. No hablo solo por el sujetador. Sencillamente no las conocen. Sus personajes femeninos son como otros que ha visto en películas y series. (De manera que perpetúan el estereotipo).

4. Un hombre que quiera escribir guiones debe tener una novia o una mujer o una amante que le diga estas cosas. Mamá no te dice estas cosas, si no cómo hacer un plato en cinco minutos porque cocinar no es lo tuyo.

5. La credibilidad depende a veces de los detalles.

Por mi parte no escribiré ninguna línea que diga: «Eva duerme. Lleva un sujetador de ositos y unas braguitas de Hello Kitty».

(En la foto está Peggy Olson en un momento creativo en Mad Men. No acaba de levantarse: acaba de quitarse la ropa).

Suscríbete al boletín

Nunca recibirás publicidad. Solo enlaces interesantes sobre guion y temas afines. Lee la política de privacidad (pie de página).

Share via
Copy link