Menú Cerrar

Maneras de perder y ganar tiempo

Maneras de perder y ganar tiempo

Caso práctico

Cuando los guionistas encontramos una dificultad al escribir podemos escoger el tópico y seguir adelante; quedarnos paralizados buscando una solución o perder el tiempo con Internet. Un ejemplo:

La escena:

EXT. PASEO MARÍTIMO -DÍA

Un día frío. En el mar hay un barco a casi un kilómetro de la playa que está desierta. La arena está húmeda. En un banco del paseo marítimo están Leopold y Daniel. El primero coge el sobre que le pasa el segundo.

LEOPOLD
¿Ves aquel barco? Allí hay un francotirador. Si te levantas antes de media hora te pegará un tiro.

Leopold se marcha.

El francotirador está apostado en la cubierta del barco. Daniel es un blanco fácil.
Daniel no está dispuesto a comprobar si el francotirador le pegará un tiro dentro de un minuto.

¿Cómo sale Daniel de ésta?

Primero buscamos soluciones en los tópicos:

  • Se interpone el hombre de los helados (¡es un día frío!) 
  • Se acerca un grupo de ancianos (ciclistas, colegialas…) y el protagonista se oculta entre ellos (¿hum?)
  • El protagonista tiene un espejo con el que deslumbrar al francotirador (¡tan lejos?)

Usar de entrada un tópico no es mala idea, si eso nos sirve para seguir adelante.

Más vale partir de un tópico que acabar en él.


… Dijo Hitchcock a Truffaut.

Más tarde, en un segundo o tercer borrador, revisamos los tópicos y buscamos alternativas. De entrada, el tópico nos hace ganar tiempo, productividad.

Pensar y repensar cómo Daniel va a salvarse es una pérdida de tiempo. Si quieres evitar el tópico (porque te chirría) y seguir con el flujo de pensamiento, puedes poner algo así:

¿CÓMO SE SALVA DANIEL?

Y sigues adelante con la escena o con la siguiente. (A los guionistas de Lost les ha importado poco sembrar la serie de agujeros lógicos). Quizá la solución aparezca mientras comemos puchero, vemos el telediario o echamos gasolina al coche…

Hasta hace poco actuaba así:

«Uf, que complicado. Voy a poner lo que pone todo el mundo. ¡No! Yo debo ser original. Voy a ver si encuentro una solución en Google».

Internet puede convertirse en una trampa de tiempo si quieres una solución para tu guión. De una simple consulta a Google puedes pasar a los e-mails y sus adjuntos, el Facebook, el Farmville, las noticias, los blogs que sigues o el último vídeo de Lady Gaga. Y lo peor es que se corta el flujo de pensamiento.

Mejor subes a la azotea o tomas un café sin televisión, sin periódico del día anterior, sin recoger el correo.  

Así que para escribir sin interrupciones, lo mejor es:

  • Quitar el cable de Internet y/o apagar el Wi-Fi.
  • Elegir el tópico antes que la pantalla en blanco o poner tres interrogantes bien grandes.

Y no parar. Una película debe funcionar con la lógica de los sueños antes que con la lógica de la vida real.

(Este artículo ha sido escrito mientras tomaba café. Tenía que aprovechar el tiempo. Me han etiquetado en una foto en Facebook. La veré más tarde).

A continuación escribo en mi guión el siguiente párrafo de acción:

Daniel sonríe. Ha encontrado una solución…

¿Y vosotros? ¿Sabéis usar el tiempo? ¿Tenéis alguna técnica para que no pare la máquina?

Comparte el artículo

Entradas relacionadas

Publicado en Reflexiones sobre la escritura