Menú Cerrar

Entrevista a Luis Alcázar, creador de formatos de televisión

Luis Alcázar

«Para crear formatos de televisión, lo primero es tener vocación por crear historias», dice Luis Alcázar (1974). Sabe de lo que habla.

Alcázar ha sido realizador para La Noria y El Gran Debate en Telecinco. Subdirector de Yo soy Madrid (Premio Derechos de la Infancia y Periodismo a formato televisivo). Ha desarrollado el formato Entrevista a la carta para TVE (finalista de los Frapa Awards en MIPCOM 2012) y ha creado la idea original de Viajeras con B, cuya tercera temporada se puede ver en la Sexta.

Actualmente, Alcázar es director creativo en El Cañonazo Transmedia. La compañía ganó en 2018 el Sol de Plata por mejor Contenido Transmedia por La Peste (Movistar+).   

Luis Alcázar aceptó amablemente responder a las preguntas de La solución elegante sobre la creación y venta de formatos.


Cómo puede un guionista mover un formato de televisión

La solución: ¿Puede un guionista vender un formato de televisión a una cadena?

Luis Alcázar: Que un guionista en solitario intente vender un formato de televisión o un catálogo de formatos es muy, muy complicado. Lo pueden hacer, con cierta comodidad, solo quienes tienen el respaldo de una trayectoria consolidada y reconocida. Y aún así, lo hacen precisamente porque van de la mano de los contactos que han conseguido a lo largo de su carrera (directores de contenido de cadenas o de productoras de prestigio). Si no es así, aunque existe la posibilidad real de que tu biblia llegue al despacho correcto, al correo electrónico correcto, la probabilidad de que termine en la papelera es altísima.

La solución: ¿Y a productoras?

Luis Alcázar: Si lo que desea el guionista es presentarlo a productoras para que se interesen en el proyecto y se sumen, la puerta de acceso no es tan difícil. Pero no nos engañemos, eso no significa que sea fácil. Las productoras, de forma interna, ya suelen generar sus propias ideas y, si no te conocen y no tienes aún ganada una reputación, suelen tener cierta cautela. Lo primero, porque no quieren que, si rechazan el proyecto y más tarde promueven uno parecido (muchas ideas, aunque nacidas de forma independiente, se parecen entre sí), se las acuse de plagio; y segundo, porque debes darles una razón para que apuesten por un desconocido.

La solución: Entonces, la mayoría de las productoras solo mueven los formatos que solicitan previamente a guionistas, ¿no es así?

Luis Alcázar: Desde mi experiencia, las productoras, de vez en cuando, mueven formatos que les han presentado de forma espontánea o que no han sido encargados de forma previa. Yo he trabajado como freelance creando formatos y he conseguido que productoras independientes los presentaran en cadenas de televisión. Otras veces, una productora quiere formar un catálogo y solicita entre sus contactos de confianza o colaboradores externos que le envíen propuestas propias. Pero todo siempre pasa por lo mismo: tener reputación o que te conozcan.

Viajeras con B (La Sexta), idea original de Luis Alcázar
Viajeras con B (La Sexta), idea original de Luis Alcázar

El creador de formatos necesita vocación y estudio

La solución: ¿Qué cualidades necesita un creador de formatos de televisión?

Luis Alcázar: Para crear formatos de televisión, lo primero es tener vocación por crear historias. Desde un reality show a una serie de ficción, todo pasa por saber que es ahí donde quieres estar.

La solución: ¿Cómo comenzaste en la creación de formatos de televisión?

Luis Alcázar: Yo partí desde la vocación y luego las oportunidades laborales me hicieron pasar primero por la realización televisiva. Como realizador gané experiencia durante varios años en cómo estructurar el lenguaje audiovisual y los programas. Tuve la suerte de pasar de grandes cadenas (TVE, Telecinco) a un canal más modesto (Real Madrid TV), donde se nos pedía a toda la plantilla implicarnos en la creación de la parrilla de programación con nuevo contenido. En Real Madrid TV comencé a crear formatos y cuando salí del canal, comencé a mover como freelance mis propias ideas. En paralelo y sin dejar de trabajar en realización (que uno tiene que pagar el alquiler) también me formé: un Experto Universitario en Animación y un MBA en Empresas de Televisión.

La solución: ¿Qué aprendiste?

Luis Alcázar: En ambos postgrados completé lo que me faltaba: cómo hacer una biblia profesional, cómo hacer un pitch de presentación, elaboración de presupuestos, marketing, ROI… Y, por supuesto, conseguí contactos. Cuando terminé el MBA las productoras me miraron de forma distinta y me contrataron por primera vez como jefe de formatos de televisión. Y, desde entonces, para un soporte u otro, estoy creando contenidos.

La propiedad intelectual de los formatos

La solución: A la hora de mover un proyecto, ¿dosier de venta o biblia completa del programa?

Luis Alcázar: Depende de la puerta a la que llames y del tipo de presentación o reunión que hayas conseguido. Para mí, lo normal es mover el dosier de venta, porque es un documento mucho más asequible a la hora de que yo lo presente y de que el destinatario se lo lea. Si es bien recibido y hay interés, entonces se entrega la biblia. Eso sí, debe ser un buen dosier de venta, algo que transpire la cantidad de horas de trabajo y de gente implicada que hay detrás. Lo ideal es un documento a caballo entre un dosier y una biblia. Desde mi punto de vista, lo recomendable, siempre, es tener la biblia completa y de ella hacer una versión reducida para el dosier. A mí, personalmente, me parece buena idea incluir una escaleta modelo en el dosier. Y, desde luego, siempre llevar en la cabeza el presupuesto, aunque no se entregue en un primer contacto. No te vas a escapar sin que alguien lance la pregunta de cuánto cuesta la fiesta.

La solución: ¿Dónde registras los formatos: Propiedad Intelectual, Safe Creative, otro registro privado…?

Luis Alcázar: Uy, esto tiene miga. El registro: mitos y leyendas. Antes de decir dónde, hay que saber por qué. Muchos, incluso dentro del sector, creen que el registro es lo que te concede la autoría. Un gran y rotundo NO. El acto generador de derecho es la CREACIÓN del contenido. El registro es únicamente una manera de conseguir una prueba de que, en una determinada fecha, tú te has declarado autor de una obra. Voy a contar un caso (que, por desgracia, es más frecuente en este sector de lo que debería): en una productora se registraba todo lo que creábamos a nombre del dueño. Cuando la asesora legal hizo un curso sobre propiedad intelectual, volvió nerviosa y nos preguntó a los creadores si era cierto que, a pesar de estar todo registrado a otro nombre, en el supuesto de que demandáramos, se nos iba a dar la razón a nosotros. Y contestamos que sí. A pesar del registro, si nosotros aportábamos pruebas de que habíamos creado los formatos, el registro era papel mojado. Despojemos al registro de esa cualidad divina de que todo lo que toca lo convierte en intocable y profesional. Es decir: un correo electrónico, que queda registrado con fecha entre el emisor y el destinatario, también es una prueba del origen del proyecto. Por supuesto, esto no implica que no se registre. ¡¡Registrad, por favor, SIEMPRE!! No es el acto generador de derecho, pero es una prueba muy importante. Y, además, como está tan extendido ese «factor divino» del registro, cuando el destinatario vea esa certificación, va a tenerlo en cuenta. Llegados a este punto, resolvamos la duda. ¿Dónde registrar? Yo siempre lo hago en el Registro Territorial de la Propiedad Intelectual. ¿Por qué? Os copio el texto de su sitio web:

La Ley de Propiedad Intelectual sólo concede la condición de prueba cualificada a las inscripciones realizadas en el Registro de la Propiedad Intelectual, que es el único registro público y oficial en materia de protección de derechos de autor. Las inscripciones realizadas en registros de carácter privado pueden servir, en caso de conflicto, como una prueba adicional, pero no gozan de la presunción, salvo prueba en contra, de que los derechos inscritos existen y pertenecen a su titular en la forma determinada en el asiento respectivo (artículo 145.3 Ley de Propiedad Intelectual).

Luis Alcázar: Algunos dirán que ese registro no es específico de formatos. Efectivamente, registras la biblia como una «obra literaria». ¿Importa eso? NO, otra vez en mayúsculas. Pero lo importante es registrar. ¿Que lo haces en Safe Creative? Pues bien también.
Eso sí, hay ciertas instituciones que se quieren aprovechar. Sin nombrarlas, algunas de ellas te piden más de 100 euros por un registro. Como si fuera de más calidad o más profesional. Es una tomadura de pelo.


Compártelo
Publicado en Entrevistas a profesionales