Menú Cerrar

Lo mucho cansa (aunque sea bueno)

Django disparando a diestro y siniestro
Has comido tanto helado que uno más no tiene sabor. Cambia el helado por el vino, la cerveza o cualquier cosa que te guste llevarte a la boca. Lo mucho cansa, aunque sea bueno.
Dos ejemplos… El «doble final» de Django desencadenado y un «atraco por duplicado».

El doble final de Django

Django es una película entretenida sobre todo para aquellos que gustan de la violencia gratuita, pero incluso éstos estarán de acuerdo con eliminar el «doble final».
DiCaprio es un malo maloso en DjangoDjango (Jamie Foxx) descubre que su esposa es una de las esclavas de un odioso promotor de peleas de negros (DiCaprio). Django y su socio y amigo alemán (Christoph Waltz) fingen querer comprar un esclavo luchador para rescatar a la esposa de Django.
La secuencia está llena de tensión con un DiCaprio en estado de gracia como cruel esclavista. La tensión se masca. Django se lleva la mano al revolver un par de veces porque quiere matar al hombre que atiza a su esposa y la obliga a permanecer desnuda en un agujero. Se contiene… Pero esperamos que todo acabe en una ensalada de tiros…
UN JARRO DE AGUA FRÍA
… Y así sucede. Django dispara a diestro y siniestro matando a todos cuantos salen a su paso, pero entonces… Django es acorralado y ¡acaba preso! ¿Cómo? Es un jarro de agua fría el que arroja Tarantino.
Después Django se libera, se arma y vuelve a la carga… Otra ensalada de tiros. Pero para entonces uno ha desconectado de la historia.
LOS MINUTOS DE LA BASURA
Hay un momento para todo. Hay un momento para un final. Buscar «otra vuelta de tuerca» no siempre resulta. Piensa en las prórrogas de los partidos de fútbol en los que un equipo gana a otro por 3 a 0. Son «los minutos de la basura».

Atraco por duplicado

Es el título de una película con un planteamiento erróneo. Dos bandas de atracadores roban el mismo banco en el mismo día. Uno de los clientes convence a los delincuentes para que cooperen en vez de liarse a tiros y matar inocentes.
No tiene gracia. Ni las dos bandas ni el cliente listo. ¿Por qué dos bandas de atracadores? ¿Acaso una no es suficiente? ¿En qué pensaban?
(De esta película no pongo imágenes. No es para tanto).
Dos bandas atracando un banco da como mucho para una anécdota como ocurre en Toma el dinero y corre. ¿Recordáis la escena…?
«¿Quiénes de ustedes desean que el atraco lo demos nosotros?», dice Woody Allen. Y luego pregunta: «¿Quién desea que el atraco lo hagan ellos?».
No confundamos la anécdota con una historia de 90 páginas.
Lo mucho cansa.

Compártelo
Publicado en Cómo escribir, Reflexiones sobre la escritura

Artículos relacionados