Los personajes no tienen porqué ser bellos; las historias, sí

El trabajo del guionista es lo que hace buena una historia, no la belleza de los actores.