Menú Cerrar

El héroe dramático, el cómico y el penoso

Manhattan
Tenemos a un personaje cínico con el amor. Incluso misógino. Otro personaje pregunta: «¿Quién te hizo así?».
La respuesta acabará por revelar si el cínico es un héroe romántico es dramático, cómico o penoso. El último es como un borrón.

El héroe dramático

Sin duda aparece en las historias dramáticas. Es el Bogart de Casablanca:

Tres cosas, Casablanca

Es evidente ninguna de las tres propuestas de Renault es cierta. Bogart opta por ocultar la verdad con el humor.

Esto, señoras y señores, es un héroe romántico de los pies a la cabeza. Un ejemplo de tipo de «los de antes». El hombre fuerte y silencioso que gustaba a Tony Soprano.

El héroe cómico

Woody Allen en Manhattan es un ejemplo:

Atropellar,  Manhattan

Manhattan es una comedia y como tal necesita personajes ridículos y risibles como Woody Allen. Que confiese que quiso atropellar a su mujer y a la amante de ella nos resulta gracioso por cómo Woody Allen lo cuenta con sus palabras aceleradas, sus aspavientos.

El héroe penoso

Este personaje lo mismo aparece en un drama que en una comedia romántica de las que se hacen ahora… Un ejemplo es Gerard Butler en La cruda realidad (el ejemplo que tengo más cercano, pero veréis que es una plaga en muchas películas actuales). Este es un momento «serio» en esta película para tarde de sábado:

Chicas y chicas, La cruda realidad

El discursito de Butler resulta lamentable. El personaje no consigue que empaticemos con él ni que le tengamos pena. Durante casi una hora ha presumido de conquistar a las mujeres, a las que considera «mecanismos simples». Se ha mostrado cínico respecto al amor… Y cuando llega el momento de ponerse serio suelta excusas manidas: «La culpa es de las tías», dice. «Ellas me hicieron así». Y lo dice casi lloriqueando. Esto recuerda bastante a esos personajes que se meten en «foros femeninos» para desahogarse.
Bogart se muestra cínico con el amor, pero no pone verde a Ingrid Bergman ante Renault. Elude su dolor. El espectador conoce el dolor de Rick en un flashback, no en un discurso lastimero.
Woody Allen no lloriquea. Responde sin dolor porque la experiencia quedó atrás.
El personaje interpretado por Butler en La cruda realidad se extiende como la peste. Parece que los guionistas confunden «hombre que muestra sus sentimientos» con tipo cruel que justifica su comportamiento misógino culpando a que le partieron el corazón el último curso de secundaria. Un peligro.
El héroe penoso muestra además una falta total de elegancia: emplea demasiadas palabras para justificarse (como los asesinos que dicen que sus padres lo maltrataron). Así que conviene usarlo con sabiendo que es penoso.

Comparte el artículo

Entradas relacionadas

Publicado en Reflexiones sobre la escritura