Menú Cerrar

Escribir un gag: plantar y recoger

Escribir un gag es cuestión de talento y de manejo del tiempo. ¿Cuánto tiempo podemos dejar entre el planteamiento y la resolución? ¿Un minuto? ¿Cinco minutos? ¿Diez?

La intuición nos dice que cuanto más cerca el planteamiento del remate mejor. La memoria del público flaquea. Un chiste que comienza en la página 5 no debería tener el remate en la página 50.

Una escena de La teoría del Big Bang puede ayudarnos a reflexionar sobre esta cuestión.

Planteamiento del gag

Leonard y Raj pasean por los pasillos de la Universidad. Se detienen ante un tablón de anuncios.

LEONARD
La Escuela de Farmacología está
buscando voluntarios.

RAJ
(leyendo el cartel)
Estamos probando un nuevo
medicamento para la ansiedad
social, ataques de pánico,
agorafobia y desorden obsesivo
compulsivo.
(Deja de leer)
¿Por qué estarán buscando
sujetos de prueba aquí?

LEONARD
No lo sé, Raj. Tal vez la tienda
de cómics no tiene un tablero
de anuncios.

Leonard y Raj siguen por el pasillo y ven a Howard y a un grupito de científicos asomados a la puerta del despacho de Sheldon.

LEONARD
¿Qué está pasando?

HOWARD
Chica caliente en la oficina
de Sheldon.

Leonard, Howard y Raj especulan sobre quién es la chica y qué hace. Sheldon la presenta como Missy, su hermana. Leonard y Howard compiten por caer en gracia a Missy. Ella intenta ordenar los nombres de los científicos en su cabeza…

Raj se queda en blanco, ¡no puede evitarlo! Y se marcha sin decir palabra…

Raj desaparece. Un segundo después, Raj vuelve… y coge el cartel.

El gag del cartel se plantea y se soluciona en la misma escena y el mismo espacio. Que en medio haya una conversación larga no influye en su efectividad.

Cumple con una de las reglas de la comedia: El sexo no tiene gracia, las tonterías para conseguirlo, sí.

Si Raj cogiera el cartel quince minutos más tarde, ¿el gag funcionaría igual? No. Aunque el público recordaría el cartel no establecería una asociación inmediata entre el cartel y la hermana de Sheldon.

La recogida del cartel 15 minutos después tendría un tono más cercano a la tragedia que a la comedia. El público cambiaría la carcajada por una sonrisa condescendiente. Pobre Raj.

Hazme feliz: comparte
Publicado en Cómo escribir