Menú Cerrar

Errores frecuentes al crear personajes

Con faldas y a lo loco (1959)

Y cómo cometerlos mejor

No importa si escribes drama, comedia o la historia de un loco con un hacha. Debes sortear una serie de errores frecuentes al crear personajes.

Pero cuidado.

No hay verdades absolutas en guion. Un error en un guion puede ser un acierto en otro. El personaje que no funciona en el drama o la comedia dramática puede ser la estrella en una comedia ligera o una parodia.

Dustin Hoffman en Straw Dogs (1971).
Dustin Hoffman en PERROS DE PAJA no es Rambo… pero las circunstancias obligan. IMAGEN: 20th Century Fox.

Un personaje como James Bond puede ser plano. Pero una historia de violencia al estilo Sam Peckinpah necesita personajes redondos. Lo que sorprende en Perros de paja (1971) es cómo un apocado Dustin Hoffman despliega una inusitada violencia en defensa propia… Tiene motivos pero antes se nos muestra a través de pequeños detalles que tiene capacidad para ser una máquina de matar.

Los protagonistas de un slasher pueden ser estereotipos. ¿Quién habla de las víctimas de La matanza de Texas, Viernes 13 o Pesadilla en Elm Street? Pero historias como El resplandor o La semilla del diablo demandan caracteres con empaque.

Errores frecuentes al crear personajes

Error 1: Olvidar que los personajes tienen o han tenido una vida amorosa

Una misión militar. Una exploración al Polo. Un atraco. La investigación de un escándalo político. Para seguir estas historias no necesitamos saber que el sargento XXX está casado o que la periodista XXX acaba de divorciarse.

Pero esos datos no estorban la historia. Caben en una línea y contribuyen a crear personajes más naturales.

Si sabes que el sargento añora a su esposa y no conoce a su hijo de dos años, quieres que vuelva a casa sano y salvo.

Si sabes que la periodista XXX pasó recientemente por un divorcio difícil podrás mostrarla reticente con los hombres.

Llama la atención encontrar guiones dramáticos sin una línea sobre la situación sentimental de los personajes en el pasado y en el presente.

Aunque el público no necesite la vida romántica de los personajes, nosotros debemos saberla. Los personajes están vivos.

Error 2: Olvidar que el personaje no vive del aire

James Bond tiene fondos ilimitados pero la gente corriente necesita un trabajo, una pensión, una indemnización o que alguien le pague los gastos.

Llama la atención en los guiones que haya personajes sin trabajo, que parecen vivir al día y gasten dinero sin preocupaciones.

Andie MacDowell y James Spader en Sex, Lies, and Videotape (1989)
«Saco el dinero de una caja de zapatos», dice James Spader. No aclara mucho… ¡pero es una respuesta!

En Sexo, mentiras y cintas de vídeo, Andie McDowell pregunta a James Spader de qué vive. Él da una respuesta muy sencilla:

“Saco dinero de una caja de zapatos”.

En otra escena vemos que tiene una caja de zapatos con fajos de billetes. No sabemos el origen del dinero. Pero nosotros estamos en los zapatos de Andie McDowell. Su duda es nuestra duda. Steven Soderbergh intuye que el publico hará la misma pregunta y ofrece una respuesta que no la resuelve, pero demuestra que no pasa de puntillas por la pequeña intriga.

Error 3: El personaje está caracterizado solo por su físico

Hay guiones donde los personajes, sobre todo los secundarios, están caracterizados solo por el físico. Hay líneas como:

XXX es insultantemente joven.

XXX es terriblemente atractiva.

XXX es tan feo como pegarle a un padre.

El problema de estas descripciones es que después no haya más.

La rubia (guapa) tonta, el feo pagafantas o el guapo egocéntrico son clichés desfasados que aún siguen usándose.

Tony Curtis y Jack Lemmon en Con faldas y a lo loco.
Curtis y Lemmon. Dos tipos corrientes en CON FALDAS Y A LO LOCO. Imagen: MPTV.

Wilder y Diamond describen así a los personajes de Tony Curtis y Jack Lemmon en Con faldas y a lo loco (las negritas son mías):

Una chica del conjunto guiña un ojo a…

JOE, el saxofonista. Él le devuelve el guiño. JERRY, que aporrea el contrabajo detrás de él, se inclina hacia adelante y la de un golpecito a JOE en el hombro.

Realmente… los personajes no han sido descritos. Joe y Jerry son dos tipos corrientes; tanto que no merecen más descripción que sus nombres y sus instrumentos.

¡Qué más necesitamos saber!

Diamond y Willy sí describen al personaje de Marilyn Monroe por su físico:

Una de las chicas de la banda pasa corriendo llevando una maleta y un estuche de ukelele. Se llama SUGAR. ¿Qué podemos decir de Sugar, excepto que es la chica de los sueños de cualquier varón americano con sangre en las venas que haya leído alguna revista para caballeros?

Sí. Sugar es la chica de los sueños de revistas de caballeros de 1958 pero Diamond y Wilder no se quedan en la mera descripción física. Durante el desarrollo de la historia descubriremos que Sugar es una persona frágil que a pesar de su belleza no ha tenido suerte en el amor.

Cuando describimos a un personaje por su físico, es interesante romper la expectativa del público.

Error 4: El personaje no tiene debilidades ni dudas

Es un error frecuente en las historias autobiográficas o basadas en familiares o personajes venerados por el autor, que el protagonista no tenga debilidades ni sea mezquino ni tenga motivos egoístas para su comportamiento.

Este tipo de personajes es conocido en Hollywood como Mary Sue. Y pueden llegar a ser bastante irritantes.

Lo interesante de un personaje aparentemente inmaculado es que tenga un lado oscuro o deba resolver situaciones que cuestionen sus principios éticos.

Atticus Finch es un ejemplo:

  • Atticus ama la no violencia y debe matar a un perro rabioso. El fin está justificado, pero él no disfruta empuñando el rifle ni siente satisfacción alguna por el resultado.
  • Cerca del final, el vecino con retraso mental mata a un hombre que pretendía asesinar a los hijos de Atticus. De nuevo el abogado se enfrenta a un dilema: denunciar al hombre que ha salvado a sus hijos —puesto que ha cometido un crimen— o no dar cuenta del suceso a las autoridades como agradecimiento.

Error 5: Los personajes no actúan conforme a su experiencia o profesión

Está bien que los personajes rompan el cliché y sorprendan. Pero esta ruptura hay que buscarla. No ser fruto de un error.

  • Un jefe de homicidios no debe tener la ingenuidad de un agente novato.
  • Una jefa de cirujanos no se comportará como una influencer de Instagram en el quirófano.
  • Una niña de 13 años no hablará como un viejo fascista.

… Y si estas cosas ocurren deben tener un porqué o trabajamos una comedia paródica. En la parodia todo es posible: el comisario disfrazado de payaso se tira en paracaídas por la ventana porque llega tarde a una función.

Jimbo en Los Simpsons
«Sutil pero masculino», dice Jimbo entre lágrimas en LOS SIMPSONS al ver a Bart en el ballet. Buen ejemplo sobre romper un cliché. Imagen: FOX TV.

Error 6: Los personajes son intercambiables o están repetidos

Los personajes del guion son tan planos que puedes intercambiarlos entre ellos sin que se resienta la historia.

Pepe puede ser Juana.

Juana puede ser Luisa.

Luisa puede ser Damián.

Cada personaje debería tener su idiosincrasia y lenguaje propio.

En el episodio de Friends en el que PHOEBE pierde la voz mantiene este diálogo con MÓNICA:

PHOEBE
Oye, necesito escribir letras deprimentes que hagan juego con mi nueva voz de blues, pero nunca me ha pasado nada realmente triste.

MÓNICA
Bueno, qué tal cuando murió tu madre, o el haber tenido que vivir en la calle cuando tenías catorce años?

PHOEBE
Uh-huh. Oh, sí, podría escribir una sobre el día que me hice la permanente.

El diálogo es brevísimo pero los guionistas conocen bien a los personajes para retratar a las dos amigas en cada línea. Mónica, dramática. Phoebe, eludiendo las grandes tragedias de su propia vida a través de dramas del primer mundo.

Sus diálogos no son intercambiables.

El error de los personajes intercambiables suele ocurrir cuando el guionista crea una pandilla de amigos o empleados de un centro de trabajo que no son muy diferentes entre sí.

Podremos recurriremos a personajes intercambiables cuando sirvan a la comedia:

  • Hernández y Fernández de Las aventuras de Tintín o los trillizos que son agentes de SHIELD y que se comportan como una única persona.
  • En las historias donde el tema sea la usurpación de personalidad.
  • Cuando los personajes repetidos entran en constante disputa. Por ejemplo: un personaje hace una proeza atlética… y otro personaje, parecido en físico y el carácter, supera al primero…
Trillizos de Agentes de SHIELD.
Trillizos agentes de SHIELD. La misma eficacia en cualquier lugar. Imagen: MARVEL.

Error 7: El protagonista no es el adecuado para la historia

Si tu protagonista es un anciano que camina con un andador difícilmente será el líder de la resistencia humana en un apocalipsis zombie.

El personaje debe estar a altura de la historia que protagoniza. La historia no será ni demasiado fácil ni demasiado complicada.

¿Puede un anciano con andador ser el protagonista de una película de acción? En una película paródica donde el andador contiene armas blancas, veneno y humo o desmontarse para formar un rifle de precisión. Y por supuesto emplearse para golpear a los zombies.

Error 8: Las razones del personaje no son suficientes para lo que hace

El guionista Marciano Menéndez señala que es un error crear una historia y querer encajar en ella a cualquier personaje sin tener en cuenta qué remueve a este por dentro.

Sí. Es un error. Los personajes deben tener motivos suficientes para hacer lo que hacen.

Marciano Menéndez llama a este error el Efecto Forer en los guiones.

No sabemos cómo funcionan las cabezas. Parece que cualquier día se te cruzan los cables y matas a diecisiete personas. Pero el público quiere certezas: tener claro que sí pasa B es que antes hubo A.

Y es preferible que la acción B sea porque el personaje es como es… no solo porque al caminar por la acera en un día de lluvia un coche le ha empapado. Es un fastidio. ¿Pero como para matar a diecisiete personas?

Nuestra comodidad no es la respuesta.

Robert Bresson.

Error 9: Crear personajes que parecen importantes, pero no

En algunos guiones, los protagonistas tienen familia, pero esta familia parece que no interviene ni influyen en la historia de ninguna manera.

Si la familia no tiene importancia en la historia ¿porque presentarla?

Claro que tampoco podemos crear personajes sin lazos familiares solo porque convengan a nuestra historia. Como ocurre con las relaciones amorosas: puede que el personaje no tenga familia, pero este dato debemos conocerlo y ofrecerlo de manera dramatizada al público.

¡Ningún personaje como marioneta!

Para evitar estos y otros errores conviene tomar como guía una ficha de personajes que enumere distintos elementos que pueden componer un personaje.

MEJORA TUS PERSONAJES

TALLER ONLINE

  • Tareas semanales.
  • Leo con mimo tus trabajos.

👉 APÚNTATE ANTES DEL 1 DE DICIEMBRE

Hazme feliz: comparte el artículo
Publicado en Cómo escribir