Menú Cerrar

Cómo hacer elipsis en el guion

Hacemos elipsis en el guion por intuición para eliminar los momentos aburridos de una historia. ¿Cómo podemos estar seguros de que las hacemos bien?

Hay elipsis cobardes

Elipsis para eludir escenas:

  • Difíciles de escribir.
  • Que se oponen a la tesis que queremos demostrar.
  • Para no ofender.
  • Que revelan nuestro verdadero yo.

Igual pensamos que «la historia se entenderá» si prescindimos de las escenas difíciles de escribir. Y quizá se entienda, pero perderemos emociones en el camino.

Si no nos atrevemos a mostrar lo que somos, ¿para qué escribimos?

Si eludimos escenas difíciles, ¿cómo podemos decidir que amamos escribir?

Y no eliminemos una escena divertida porque un gurú diga que solo debes escribir escenas útiles.

¿Pulp Fiction sin el baile de Thurman y Travolta? No tendría la misma gracia. El baile nos enamora. Nos acerca a los personajes. Es un momento de respiro la entre la violencia y la sordidez

Hay elipsis torpes

Elipsis que omiten:

  • Momentos claves en la transformación de un personaje.
  • Momentos claves en la degradación de una familia, una pareja, una amistad.
  • La adaptación de un personaje fantástico a nuestro mundo ordinario.

Los personajes no deben cambiar entre el punto A y el punto C porque nos conviene.

Un personaje fantástico que acaba de llegar a nuestra realidad no puede actuar como tú y como yo. Recordemos a Eduardo Manostijeras intentando comer con sus cuchillas. Tampoco actúa igual un personaje en proceso de metamorfosis. Recuerda a Jeff Goldblum en La mosca comiendo como una mosca.

Trámites y rituales

Recordemos que eliminar el aburrimiento es la regla de la elipsis. Por esto conviene omitir trámites, rituales o procedimientos conocidos.

No tenemos que mostrar a personajes comprando billetes de avión, embarcando, pasando por el control de fronteras, firmando en la recepción del hotel…

—Bond, debe ir a Brasil —dice el jefe del MI6.

En la siguiente secuencia: El Pan de Azúcar de Río de Janeiro. Bond mira la playa desde la terraza de un hotel.

¿Necesitamos seguir los pasos de Bond si no ocurre nada relevante en el trayecto como un pasajero asesino?

Sí sería interesante ver a un hombre de la Edad de Piedra descongelado pasando por estos trámites.

Unir conceptos

Hay elipsis que unen conceptos distanciados:

  • Para unir conceptos en distintos tiempos: de los monos de hace 50 millones de años a una estación espacial en 2001, Una odisea del espacio.
  • Para contrastar el deseo con la realidad: del folleto de viajes a la cabaña en ruinas. Un personaje consigue una cita de Tinder para dentro de una hora y en la siguiente secuencia intenta cambiar la rueda del coche una noche de lluvia.

El género marca las elipsis

Cada género tiene escenas necesarias y elipsis que aceptamos:

  • Hay elipsis para ocultar quién mató a quién o cómo lo hizo el asesino en un Murder Mystery.
  • El revólver del western tiene balas infinitas.
  • Un productor musical pide una canción y el compositor la tiene en la escena siguiente.
  • Las criaturas fantásticas como los dragones tienen tanta velocidad como necesites.

En cualquier caso, la cuestión no es si la secuencia que revisamos es útil o no. La cuestión es si nos acerca o nos aleja de lo que pretendemos. Si nos acerca o nos aleja a los protagonistas. Si la secuencia es divertida o excitante, ¿por qué matarla haciendo elipsis en el guion?


Comparte el artículo

Entradas relacionadas

Publicado en Cómo escribir