Menú Cerrar

El síndrome del elegido

El síndrome del elegido
Similitudes en Matrix, Raíces profundas, El protegido y El indomable Will Hunting
“Los personajes carecen de motivaciones” es una frase que a menudo encontramos en las críticas negativas a una película. Los manuales de guión reiteran que los protagonistas deben tener un deseo o un objetivo o una misión, y que todas sus acciones deben estar encaminadas a lograr lo que se ha propuesto. Sin embargo, hay películas donde los personajes NO TIENEN METAS, PERO FUNCIONAN. Este es un ‘descubrimiento’ que acabo de hacer recientemente.

Hablando sobre las motivaciones de los personajes con un guionista, éste me comenta que Neo (Matrix) carece de motivaciones en la primera entrega de la saga. Está en lo cierto: Neo es reclutado por los disidentes y entrenado para luchar, pero carece de motivaciones; entra en la aventura de la pastilla roja arrastrado por la curiosidad. Entonces, ¿por qué funciona el personaje y la película?
Los personajes que rodean a Neo fomentan en los espectadores una poderosa expectativa: Neo puede ser el elegido, un personaje mitológico con poderes incalculables, capaz de parar las balas y de volar, pero aún no lo sabe.

LAS EXPECTATIVAS

Desde el primer momento, Morfeo confía en que Neo sea el hombre que ha buscado: el elegido y así se lo hace sabe al protagonista y lo difunde entre los suyos.

NEO
¿De qué estás hablando? ¿Qué me está pasando?
MORFEO
Tú eres el Elegido, Neo. Quizá tú lleves unos años buscándome, pero yo te he estado buscando toda mi vida.

Durante 80 minutos Neo descubre qué es Matrix, aprende artes marciales y el manejo de las armas, pero mantiene la misma actitud que al comienzo de la película: no tiene objetivos ni deseos. Cuando Morfeo es detenido por los agentes especiales, Neo toma la primera decisión heroica.

NEO
Morfeo creía en una cosa tanto, como para
sacrificar su vida. Por eso tengo que volver.
TANK
¿Por qué?
NEO
Porque yo creo en algo.
TANK
¿En qué?
NEO
Creo que lo puedo traer de vuelta.

El héroe está dispuesto a arriesgar su vida para rescatar al hombre que está dispuesto a sacrificar la suya por el elegido. Hasta este momento, Neo ha estado ajeno a toda responsabilidad. En la estructura de Matrix, esto ocurre a partir del minuto 90.
La conclusión que extraigo de todo esto que el protagonista puede carecer de motivaciones, pero a su alrededor debe crearse una serie de expectativas sobre su potencial o su futuro. Comento a Mo esta ‘teoría’ para que me ayude a ponerle un nombre y ella rápidamente la llama…

EL SÍNDROME DEL ELEGIDO

El síndrome del elegido
El protagonista elude responsabilidades y se sitúa tras la familia de granjeros.

Encuentro el síndrome del elegido en muchos westerns. El más emblemático es Shane/Raíces Profundas.
El síndrome del elegido
Hasta que Jack Palance no ha matado a unos cuantos, Alan Ladd permanece al margen.

Recordemos que Alan Ladd es el pistolero bueno y que Jack Palance es el pistolero malo. Durante gran parte de la película, Jack Palance siembra el terror entre los pobres granjeros y Alan Ladd permanece al margen porque prometió no volver a usar las armas. Los espectadores esperan que llegue el momento en el que Alan Ladd use su colt. Y así ocurre: cuando la situación es insostenible para los granjeros, el pistolero bueno se pone la cartuchera, se coloca el revólver y va en busca del malo.
Comento esta teoría a una guionista y me dice que El protegido y El indomable Will Hunting están hechas conforme el síndrome del elegido.
El síndrome del elegido
Bruce Willis se disfraza de superhéroe con un chubasquero y una gorrita.

En El protegido la similitud es evidente: Bruce Willis no cree que sea un superhéroe aunque Samuel L. Jackson intenta convencerlo. Avanzado gran parte del metraje, Willis se autoconvence y decide probar su superfuerza.
El síndrome del elegido
Will, entre el cubo, la fregona y las matemáticas de alto nivel.

El protagonista de El indomable Will Hunting es erudito y tiene un cerebro portentoso, pero no tiene deseos ni objetivos en la vida. Se conforma con beber cerveza con los amigotes. El psicólogo Robin Williams intenta que Will se conozca a sí mismo y aprenda qué significa ser adulto. Finalmente, Will tomará una decisión adulta y responsable que lo encauza hacia la felicidad.
Cómo hemos visto, en estas historias de personajes sin motivaciones aparece la figura del mentor o guía que sí cree en los poderes o las habilidades del protagonista. En Shane/Raíces Profundas no aparece la figura del mentor, pero existe sobre el protagonista la presión de la pequeña comunidad para que use el revólver.
Resumiendo: el síndrome del elegido tiene como ingredientes…

  • Un protagonista que parece un tipo corriente, pero tiene poderes, habilidades o conocimientos que desconoce o no está interesado en usar.
  • Un mentor/profesor/grupo que sí cree en el héroe que ALIMENTA LAS EXPECTATIVAS en los espectadores. (El villano es opcional).
  • Un período de exploración o descubrimiento de los poderes o las habilidades o un período de observación del entorno.
  • El protagonista acepta TARDÍAMENTE sus responsabilidades para consigo mismo y con los demás.

A estas alturas, los más observadores se habrán percatado de que ‘el síndrome del elegido’ es un aplicación al guión de las teorías de Joseph Campbell sobre el viaje del héroe.
¿Qué otras películas conocéis bajo el síndrome del elegido?

Compártelo
Publicado en Cómo escribir

Artículos relacionados