Menú Cerrar

El personaje es juzgado por lo que oculta

Draper y la mujer del médico
En esta entrada hablo de dos personajes con comportamientos similares —en el mismo episodio— y, sin embargo, son juzgados con distinto rasero por los espectadores. Los personajes son Don Draper y Pete Campbell.

El episodio Colaboradores (6×03) de Mad Men muestra a Draper y Campbell siendo infieles a sus mujeres con vecinas. Que las tramas de Draper y la de Campbell sigan el mismo desarrollo, con idénticos plots, nos permite estudiar la importancia de la información extra que damos a los espectadores.
Ambas historias comienzan en reuniones de vecinos para celebrar el fin de año. En ambas fiestas las mujeres lanzan los tejos a los protagonistas: tanto a Draper, como a Campbell. Poste
Mad Men - Vecinas calientesMad Men - Encuentros furtivosMad Men - Amantes y esposas
La conclusión de cada trama es distinta:

  1. La amante y la esposa de Draper hacen migas y no hay una tragedia (de momento).
  2. El encuentro final entre la mujer y la amante de Campbell cambia la vida de Campbell. La amante de Campbell es golpeada por el marido y esto supondrá que acabe revelando la relación furtiva.

Parece que Matthew Weiner —el creador de Mad Men— hace trampa con la cara destrozada de la rubia que ama a Campbell. Punto para Draper.
Sin embargo, Weiner no deja en buen lugar a Draper al hacerlo amigo del esposo engañado. El marido de la amante parece un buen tipo, un médico algo ingenuo, que admira a Don. Los espectadores podrían pensar «qué cabrón, Don». Esto demuestra que a Weiner no le gustan las cosas fáciles. (Lo fácil sería pintar al marido de la amante como un tipo zafio). Tampoco estamos seguros que Draper actuaría de manera distinta si la amante apareciera con la nariz rota.

Una escena del pasado salva la imagen de Don

¿Entonces? ¿Por qué la imagen de Don está a salvo en este episodio? Por las dos escenas de Don Draper adolescente en la casa de putas de su tío. Aquí vemos que Don es un zangolotino que no sabe de la vida ni de las mujeres.  La última escena de este flashback muestra cómo su madre embarazada hace el amor con el rudo de su tío. Los espectadores son testigos de la inocencia interrumpida de manera brusca.
Se nos escamotea el pasado de Campbell. No encontramos «justificación» en su infidelidad y en su desdén por su amante golpeada. Por eso podemos decir que un personaje es juzgado no por lo que hace, sino por la información que se oculta de él.
Al menos, así lo veo yo. ¿Qué pensáis vosotros?
Busca tus propios pecados

Hazme feliz: comparte el artículo
Publicado en Cómo escribir
Scroll Up