Menú Cerrar

Escribir diálogos con ejemplos de películas en español

El secreto de sus ojos(Una entrada realizada con la ayuda de los lectores de «La solución elegante»).
Uno de los problemas que muestran los textos de guionistas primerizos es la «americanización». Es decir: los personajes «hablan» como los protagonistas de las películas de Hollywood dobladas al español. Hay personas que hablan como recién salidos de «El sueño eterno», otros de «Pulp Fiction» (el cuento del reloj de oro ha hecho mucho daño al guionismo), y otros con réplicas propias de Clint Eastwood como «Harry, el Sucio».
Y no. Así no habla la gente normal. Ni siquiera en Hollywood. Así hablan los dobladores. (Que, por otro lado, realizan un trabajo que no debiera desaparecer porque la abuela Encarna, a los 80 años, no sabe leer y no sabe qué botón usar para cambiar los idiomas de las emisiones).

El error no sólo está en el «oído puesto en el doblaje». Muchas escuelas de guión hacen hincapié en el cine «made in Hollywood». Un cine que (casi) todos amamos. De las películas de Hitchcock, Wilder o Kurosawa debemos aprender cómo contar historias en imágenes, cómo estructuras las tramas y las subtramas, pero no cómo redactar diálogos.
Las escuelas deberían tener «Calle mayor» como ejemplo de diálogos antes que «En bandeja de plata», o «La caja 507» en lugar de «Reservoir dogs».
Los lectores de «La solución elegante» sí tienen claro qué películas españolas deben ser tomadas como referentes a la hora de escribir diálogos.

Pantallazo-5Pantallazo-4 Pantallazo-3 Pantallazo

Entre las distintas y estupendas propuestas llama la atención que se mencionen tres películas argentinas contemporáneas: «Nueve reinas», «El secreto de sus ojos» y «Martín (Hache)». Las dos primeras, cine de género: suspense o thriller, como queramos verlo. Constituyen un gran ejemplo para los guionistas que quieren escribir un «noir» (qué palabro) y toman como referente el cine dirigido por Howard Hawks.
De género también es «Las horas del día» que sorprende muchísimo puesto que el protagonista es un asesino en serie de pueblo, con un negocio de pueblo. En esta película de Rosales no hay «frases para enmarcar». Rosales ha dejado que los personajes hablen de manera natural. ¿Acaso el terror no está en lo cotidiano?
«El secreto de sus ojos» en concreto, hace un repaso por la historia Argentina y por la idiosincrasia del país. Se habla de fútbol. Se va a los bares. Hay personajes costumbristas. Y, sin embargo, el misterio no se pierden en ningún momento.
«El espinazo del diablo» y «REC» también destacan como terror contemporáneo. «El espinazo del diablo» tiene como una de sus virtudes que transcurre poco después de la guerra civil española y no se elude el contexto.
Si nos fijamos, con excepción de «Smoking Room» y «El perro del hortelano» y «Martín (Hache)», la mayoría tienden al minimalismo. Diálogos escuetos. Los justos para la trama. Sin embargo, no suenan artificiales, como de robot, sino que fluyen como la vida misma.


Nota: No he visto «Tres díes» ni «El esqueleto de la Sra. Morales» ni las películas que menciona Osobuco (con las que me estoy poniendo al día).

Compártelo

Entradas relacionadas

Publicado en Cómo escribir