Menú Cerrar

Cómo se escribe un tratamiento de guion

Violetas Julia y Emma

¿Cómo se escribe un tratamiento para interesar a las productoras o presentarlo a un one-to-one o subvención? En este artículo encontrarás ejemplos de Violetas (2008) película interpretada por Mercedes Sampietro, Laura Guiteras y Rosana Pastor que consiguió dos premios y dos menciones.

¿Qué es un tratamiento de guion?

Las convenciones de guion establecen que un tratamiento es un relato en presente de 20-40 páginas (a un espacio) que contiene la historia de principio a fin, en presente, sin diálogos ni descripciones de los personajes. (El número de páginas depende de lo detallado que quieras tenerlo).

Debemos considerar dos tipos: uno para USO PROPIO y otro BONITO para que lo lea un productor o conseguir una subvención.

El tratamiento para uso propio

No tiene porqué estar pegado a las reglas.

Te ayuda a pensar y repensar el contenido de tu historia y la estructura. Es más sencillo encontrar errores de estructura en un texto de 20-40 páginas que de 120.

¿Puedes pasar de la escaleta a los diálogos? Puedes. De hecho, muchos guionistas lo hacen, pero pierdes por el camino la posibilidad de explorar con detalle tu mundo.

Cuando escribes diálogos, estos se apoderan del interés. Hay guionistas como James Cameron que antes de escribir los diálogos redacta tratamientos de hasta de 100 páginas. Tal extensión le permite observar si la acción funciona por sí misma y cuánto diálogo realmente necesita.

El tratamiento bonito (cómo se escribe)

Un guionista escribe el tratamiento bonito por encargo de una productora o bien porque tiene que presentarlo en un mercado de guion, una subvención o al Registro de la Propiedad Intelectual o cualquier otra empresa pública o privada que protege obras.

Veamos cómo pasar del logline/storyline (de qué va tu historia) al tratamiento, pasando por la sinopsis, con un ejemplo real: los documentos originales de Violetas escritos por Laura Muñoz Liaño (que parten de una idea propia) y servidor, Javier Meléndez.

Este trabajo fue producido por TV3 y Canal Sur como largometraje con la intención de ser el piloto para una serie de televisión. (Lamentablemente, aunque consiguió dos premios y dos menciones en cuatro festivales de televisión, la serie no cristalizó. Los guionistas debemos prepararnos para estos finales inesperados de nuestras esperanzas).

Logline/Storyline

Los futuros productores de Violetas quedaron encantados con el documento de venta de nuestra serie que originalmente tenía por nombre Violetas Escarchadas.

Los productores consideraron oportuno producir un piloto que a la vez funcionara como largo para televisión. Nos pidieron un storyline (¿de qué va la historia?) y una sinopsis (una página de desarrollo) como punto de partida para atraer el interés de la FORTA (Federación de Organismos o Entidades de Radio y Televisión Autonómicos). Este fue el storyline:

VIOLETAS – STORYLINE / LOG-LINE

Julia es una joven que ingresa en prisión tras matar a su padre. Ha sido en defensa de la madre. Emma, una funcionaria de prisiones, intenta que la cárcel no acabe con Julia mientras busca la manera de sacarla de allí.

Este storyline tiene 43 palabras (escrito en Arial 12) y establece:

  • El escenario principal: la cárcel.
  • Quiénes son sus protagonistas: Julia y Emma.
  • Qué hay en juego: la libertad de una inocente.
  • El tema: la existencia de una Justicia fría y machista.

Escribir un storyline es complicado. Debes captar el interés del productor o ejecutivo de la cadena con un puñado de palabras.

Sinopsis

La sinopsis amplía el logline, sugiere los puntos fuertes y la estructura. [Los corchetes no forman parte del texto original; solo sirven como puntos de referencia para mis comentarios].

VIOLETAS – SINOPSIS

[1] Emma es una funcionaria de prisiones con veinticinco años de experiencia. Su rutinaria y solitaria vida da un vuelco cuando una joven llamada Julia ingresa en prisión condenada a quince años por parricidio.

[2] El carácter retraído de Julia y las marcas de palizas en el cuerpo llaman la atención de Emma. Con gran esfuerzo, la funcionaria establece con la joven una complicidad propia de una madre con una hija. Así descubre que Julia mató al padre para salvar a la madre de una paliza, pero la madre declaró que fue un asesinato a sangre fría.

[3] Emma está decidida a sacar a Julia de la cárcel. Para esto, se enfrenta a su pasado al pedir ayuda a un antiguo amor: Álvaro, un abogado prestigioso. Álvaro sigue enamorado de Emma y ve una oportunidad para redimirse por su pasado.

[4] Emma solo quiere salvar a la chica; no quiere desenterrar recuerdos pero acaba revelando un secreto… El embarazo y aborto accidental del que podría haber sido la hija de ambos. Emma no quiere retomar la relación, pero ruega a Álvaro que se interese por Julia. El abogado acepta.

[5] El caso no pinta bien. Es necesario que la madre de Julia cambie el testimonio. Emma intenta conseguirlo visitándola.

[6] Al poco, Julia recibe la visita de la madre. La madre justifica la actitud de su marido y, aunque sabe que no fue un buen padre, no tiene capacidad para perdonar a Julia. La visita de la madre acaba por hundir a Julia…

En la sinopsis observamos:

[1] La presentación de los personajes.

[2] Expone el acercamiento entre las protagonistas.

[3] El primer punto de giro que cambia el rumbo de la historia: el guion coge velocidad.

[4] El momento de revelación del personaje: conocemos por qué Emma está interesada en Julia. Este momento de revelación no es obligatorio. Depende del guion. No sabemos por qué James Bond se juega la vida.

[5] La investigación. El encuentro de Emma con la madre de Julia que prepara el final.

[6] La visita de la madre desencadena una serie de acontecimientos, unos funestos y otros esperanzadores.

Julia no sigue adelante. ¿Podría haber vivido soportando el odio de su madre, por la que siente devoción?

Orson Welles dijo que era fácil escribir un final feliz: hay que parar la historia antes del final dramático. Esto funciona con algunas historias, pero no con la historia de Julia. A todos nos gustan los finales felices pero si eres coherente no escribirás falsos finales felices.

IMPORTANTE:

La sinopsis acaba así: «La visita de la madre acaba por hundir a Julia…»

Pero el guion termina con Emma dimitiendo como funcionaria y decidida a evitar que otras chicas como Julia acaben en prisión.

¿Por qué no escribimos esto en la sinopsis?

Los productores habían comunicado previamente a las cadenas que era el comienzo de una serie. La sinopsis llamó la atención. En las cadenas querían saber qué pasaba tras los puntos suspensivos… Y comenzó una ronda de encuentros.

Pero lo habitual es cerrar la sinopsis. Es lo que recomiendo. No siempre tenemos la posibilidad de asegurar una entrevista tras una sinopsis abierta.

El tratamiento

Tras la sinopsis, los encuentros, la productora encargó la escritura del tratamiento. Este lo conseguimos después de trabajar con ahínco la estructura: quince páginas. Un tamaño atípico pero que nos funcionó. (Esto prueba que es más importante que los trabajos funcionen a que se ajusten a unas normas).

Examinemos las dos primeras páginas del tratamiento de Violetas:

[Los corchetes no forman parte del texto original; solo sirven como puntos de referencia para mis comentarios].

VIOLETAS – TRATAMIENTO

[1] En un pequeño vestuario con taquillas metálicas, EMMA, de 50 años, de belleza serena y mirada profunda, se ajusta la chaqueta de funcionaria de prisiones y se recoge el pelo en una gomilla. Ante sí tiene un duro día de trabajo. En la cárcel ningún día es igual a otro. Su primera labor es comprobar de un vistazo que cada reclusa está en su celda.

[2] JULIA, de 18 años, llega a casa con la compra. Regala un foulard a ROSARIO, su madre, que acepta a regañadientes porque piensa que es un gasto innecesario. Julia descubre los moretones que tiene Rosario en las muñecas. Está indignada: “¿Otra vez?”. Rosario grita a su hija que no se meta. Julia intenta que Rosario recapacite, pero no lo consigue y sale del piso dando un portazo.

[3] Julia camina sin rumbo por la calle. Ve a BASILIO, su padre, en la puerta de un bar y se vuelve para no toparse con él.

[4] Las celdas están cerradas. Aparentemente todo está en calma. En el puesto de vigilancia hay un funcionario leyendo. Es el MUELAS, de 35 años, de mandíbula prominente y expresión apática. Se afloja el nudo de la corbata y lee un periódico de deportes.

[5] SE OYEN GOLPES EN LA PUERTA DE UNA CELDA.

[6] El Muelas mira a un reloj que cuelga en la pared. Faltan 10 minutos para las 9 en punto. Dobla el periódico y se levanta.

[7] Emma está absorta en sus pensamientos en la sala de funcionarios de la prisión. El Muelas entra y comunica que una reclusa está dando gritos. “¿Quién?”, pregunta Emma. “Mi turno acabó”, responde el Muelas.

[8] Emma entra en la celda de los golpes. Ha debido correr, lo notamos en su respiración. En la celda hay dos reclusas: una es la WINSTON, de unos 28 años; la otra es FÁTIMA de 25 años, latina, embarazada de siete meses, sentada en la cama, sudando, llorando y con las manos en el vientre. Winston está mirando la escena, sin saber cómo reaccionar. Emma se quita la chaqueta, se remanga las mangas de la camisa y se dispone a asistir a un parto.

[9] Mientras tanto, BASILIO, el padre de Julia, vuelve ebrio a su casa e intenta que Rosario le abrace y le bese. Rosario le elude. Basilio quiere volver a al bar y pide dinero a Rosario. Ante la negativa de Rosario, Basilio intenta quitarle la alianza de matrimonio a la fuerza, la abofetea, la empuja con brutalidad, se quita el cinturón y golpea a la esposa. Julia llega y detiene los golpes de su padre. Basilio golpea a su hija. En ese momento ambas mujeres intentan detener a Basilio. Las tres personas forman un conjunto confuso que choca con los muebles de la casa… con el mueble bar, donde hay unas tijeras… Basilio acaba en el suelo con las tijeras en el pecho.

[10] Julia entra en la zona de ingresos de la cárcel acompañada de una funcionaria. Julia lleva el pelo más largo y está más delgada, tiene ojeras y aspecto desaliñado.

[11] En el taller de costura de la cárcel Emma pasea por entre las mesas de las máquinas de coser vigilando la labor. La DIRECTORA y DOS HOMBRES TRAJEADOS se asoman un momento a la puerta del taller. Cuando las presas salen del taller, la directora comenta a Emma el negocio que acaba de cerrar: venderán 5.000 conjuntos de blusa y falda para las rebajas. Emma cree que es demasiado trabajo. La directora está convencida de que el pedido estará a tiempo. Después entrega a Emma el dossier de la nueva reclusa: Julia. En él se dice que ha sido condenado a 15 años por matar a su padre.

[12] En el consultorio de la prisión, el MÉDICO hace las preguntas rutinarias a Julia (si es alérgica, si pasó por una operación…) Emma está presente sin prestar atención. Cuando Julia se quita la blusa para el examen revela su espalda con cicatrices y marcas antiguas. Emma mira la espalda de Julia. Julia cubre su desnudez con las manos.Etc.

Como ves, las tres primeras líneas de la sinopsis se han convertido en dos páginas de tratamiento. El texto está escrito en presente y en tercera persona y las escasas líneas de diálogo aparecen entrecomilladas.

[1] Laura y yo comenzamos con el escenario principal: la cárcel. Y a EMMA en su trabajo. De ella aportamos una breve descripción: «belleza serena y mirada profunda». Hay un pequeño toque de literatura para que la lectura no resulte seca y fijar el tono: «Ante sí tiene un duro día de trabajo. En la cárcel ningún día es igual a otro».

[2] A continuación, presentamos al segundo personaje protagonista:  JULIA. Remarcamos la devoción por la madre (el regalo, la preocupación) y que el maltrato que reciben es continuo.

[3] Presentamos la padre de JULIA en el bar. No se cruzan palabras. El público supone que es el padre porque la joven lo elude.

[4] El MUELAS es un antagonista que chocará con Emma en más de una ocasión. Así que cuanto antes colocamos a uno de los villanos.

[5] Los sonidos de la vida cotidiana no se destacan, pero los «GOLPES EN LA PUERTA DE UNA CELDA» nos sirve como recurso dramático.

[6] Mostramos que el Muelas no tiene interés en las presas. Aún es su turno, pero hace oídos sordos.  

[7] Por si había dudas, aquí dejamos claro dos maneras de trabajar y también de ser: “Mi turno acabó”, responde el Muelas.

[8] Emma podría haber pedido ayuda a la enfermería, pero está allí y actúa. Nos muestra que el personaje es activo.

[9] No es casual que la escena de violencia esté aquí. Frente al nacimiento del niño la muerte del padre de Julia que también significa la muerte en vida de la joven. Si tienes escenas cuyas ideas se contraponen, pega una detrás de otra. Intenta enlazar creando binomios vida-muerte, salud-enfermedad, paz-violencia, etc.  

[10] Creamos una gran elipsis. No escribimos cuántos meses o años han pasado. Tan solo el cambio físico de Julia.

[11] Es el momento perfecto para una subtrama: la del taller que explota a las presas. De nuevo vemos como Emma se preocupa por el bienestar de las presas. Aquí sabemos que Julia ha sido condenada por parricidio. Cualquier espectador supondrá que han pasado meses entre el asesinato, la prisión provisional, el juicio y el encarcelamiento definitivo. No necesita datos ni rótulos del tipo “18 meses después”.

[12] Para Emma, Julia es otra presa, pero las cicatrices y los moratones antiguos llaman la atención de la funcionaria.

Estas dos páginas de tratamiento se convirtieron después en las primeras 15 páginas de guion de Violetas. El guion definitivo tenía 82 (tras pasar por una versión de 132 páginas).

Observa que apenas hay diálogo y que cuando aparece está entre comillas. En todos los párrafos HAY MOVIMIENTO:

  • El Muelas lee el periódico y SUENAN GOLPES.
  • Emma está en la sala de funcionarios… y llega el Muelas con mala actitud… Y ella consigue una obligación: buscar quién necesita ayuda.

El movimiento es necesario, sobre todo en una película con una atmósfera malsana.

¿Cómo se consigue el movimiento?

Un personaje tiene que estar constantemente en movimiento: entrar, salir, buscar, investigar, descubrir… Si lee un libro, encontrará por ejemplo una nota enigmática. Si mira el horizonte… ve llegar a alguien que le meterá en problemas… ¿Cómo se consigue el movimiento?

Si tienes a un personaje que en una escena no hace nada y en otra sí, pega las escenas.

En Mad Men hay una escena prodigiosa en la que, en apariencia no pasa nada: Don Draper se tumba en el sofá. Mira al techo. A los tubos fluorescentes. Observa a una mosca.

No pasa nada más, pero… ¡está la mosca! Esto tiene un significado: se siente atrapado como la mosca.

Así que si no pones al personaje en marcha… crea una metáfora. Pero algo tiene que ocurrir en la escena que haga avanzar la trama o nos revele al personaje.

Una vez acabado el tratamiento será el momento de pasar a los diálogos. Las palabras de los personajes saldrán casi solas.

Javiguion opengraph 1

Mejora tu tratamiento de guion

Hazme feliz: comparte el artículo
Publicado en Cómo escribir