Menú Cerrar

Comenzar un guion con violencia

Los siete magnificos 1

Los siete magníficos VS. Asesinos de élite

Comenzar un guion con violencia no garantiza arrancar emociones al público. La violencia por sí misma no es nada. Las emociones surgen de las historias no del ruido.

La presentación de los pistoleros en Los siete magníficos funciona porque está cargada de emoción. La presentación de los protagonistas de Asesinos de élite solo tiene ruido.

Los siete magníficos: aventureros con honor

Preámbulo: la aldea y los bandidos

Recordemos que Los siete magníficos comienza con los aldeanos mexicanos y los bandidos. De este precedente depende mucho la posterior presentación emocional de los héroes.

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7
yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7
yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7
yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7

La primera secuencia establece quiénes son los buenos y quiénes los malos. También recuerda que los bandidos volverán. En la siguiente secuencia, el hombre más viejo de la aldea entrega una bolsita con toda su fortuna a tres aldeanos para que compren armas.

Presentación de los héroes

Los tres aldeanos llegan a un pueblo fronterizo justo cuando el enterrador se niega a dar sepultura a un hombre:

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7
yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7

Brynner y Mcqueen son meros observadores de la conversación entre el enterrador y el pasajero que pagó el entierro de Sam.

Brynner se ofrece como voluntario para llevar a Sam al cementerio. McQueen le sigue el juego. El guion crea dos personajes grandes: pueden perder la vida ante la intolerancia racista. Lo cómodo es permanecer al margen o lamentarse en silencio.

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7

El camino es largo entre la funeraria y el cementerio. Largo cuando hay rifles apuntando a los héroes. Un racista dispara. Brynner y Mcqueen no abandonan: están decididos a llevar a Sam a su destino final.

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7
yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7
yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7
yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7

Con esta secuencia, el guion implica al público. No sabemos quiénes son los pistoleros pero admiramos que no son racistas y su espíritu aventurero.

Asesinos de élite: funcionarios del crimen

“Bienaventurados nuestros imitadores porque de ellos serán nuestros defectos”, dijo Jacinto Benavente. Muy acertadamente, porque los imitadores de Tarantino creen que hablar de comida al comienzo de las películas sirve para algo. ¿Realmente?

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7
yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7

… Un diálogo tan excitante como las Páginas Amarillas. A continúa, de Niro recuerda los países que ha visitado y que todas las comidas le parecieron inmundas. Un tipo con gafas oscuras y bigote postizo avisa que el objetivo está a la vista. Y comienza la pirotecnia…

yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7
yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7
yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7
yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7
yH5BAEAAAAALAAAAAABAAEAAAIBRAA7

¿Quiénes son de Niro y  Statham? No porque sean los protagonistas necesariamente han de ser los buenos. Falta información sobre cuál es el objetivo de la misión de estos pistoleros, qué pretenden, qué hay en juego. No sabemos quiénes son las víctimas: ¿merecen una muerte tan brutal? ¿Y los policías motorizados que quizá solo sean unos simples curritos?

De Niro y Statham pasan de la comida que les parece inmunda a los tiros. Que Statham dude en disparar al niño es un recurso pobre y tardío para mostrar que tiene corazón.

Del gesto desinteresado y valiente de Brynner y Mcqueen hemos pasado a la carnicería de unos mercenarios con pocos escrúpulos… y el cliché del niño asustado.

Cuando hay una historia detrás, el tiroteo más simple pone los pelos de punta.

Compártelo

Entradas relacionadas