El pasado aparece en dos acciones sencillas

shot0020 El pasado aparece en dos acciones sencillasEl guionista Joseph L. Mankiewicz nos da una bonita lección sobre cómo mostrar el pasado del personaje con dos sencillas acciones.
La lección de Joseph L. Mankiewicz está en VIOLET uno de los episodios de «Si yo tuviera un millón», una película que no pasará a la historia del cine, pero agradable de ver y con momentos brillantes como el que voy mostraros.

El punto de partida es simple: un millonario regala 1 millón de dólares a personas al azar encontradas en una guía de teléfonos. Violet es una de las agraciadas.
el-regalo El pasado aparece en dos acciones sencillas
Esta muchacha es prostituta (aunque no hace falta decirlo ni podía decirse en 1932). Lo primero que hace con el millón es alquilar la mejor habitación del mejor hotel. Ella mira la habitación, cierra las cortinas… Realmente está tranquila o no, porque algo la perturba…
violet-01-algo-la-molesta El pasado aparece en dos acciones sencillas
violet-02-dos-cojines El pasado aparece en dos acciones sencillas
¡Las dos almohadas! Se deshace de una y la recoloca en el centro del cabecero.
violet-03-un-cojc3adn-mejor El pasado aparece en dos acciones sencillasAhora sí que parece que todo está en orden. Se le nota en la cara. Se desviste y a la camita…
violet-04-a-la-camita El pasado aparece en dos acciones sencillas
Sin embargo, hay algo que le impide dormir…
violet-05-no-puede-dormir El pasado aparece en dos acciones sencillas
violet-06-las-medias El pasado aparece en dos acciones sencillas
violet-07-medias-fuera El pasado aparece en dos acciones sencillas¡Las medias! Cuando se quita las medias sonríe. Apaga la luz. Por fin duerme tranquila después de muchos años.

¿Qué ha pasado aquí?

Los solteros duermen con una almohada pequeña. Los casados y las prostitutas duermen en camas con dos almohadas pequeñas. (En otro de los episodios vemos que las ancianas de un asilo tienen almohadas pequeñas, excepto la que cree que su marido vive, que tiene dos). Esa noche, Violet no comparte cama: ¡odia las dos almohadas!
Las prostitutas también duermen con las medias puestas. La tontería del fetichismo. Por eso Violet se quita las medias: esa noche no ejerce. Es una mujer «normal» y como toda mujer normal se va a la cama sin medias. De acuerdo, tiene un sujetador, pero estamos en 1932 y no se puede enseñar más.
Este episodio es ingenioso porque muestra sin palabras cómo Violet está quemada de su vida de prostituta sin mostrar un bla-bla-bla como «me gustaría pasar una noche sola». Esto lo cambia por una almohada que tira al suelo y al deshacerse de las medias.
Si conocemos a nuestro personaje de arriba, abajo, por dentro y por fuera, seremos capaces de mostrar cómo es incluso en el gesto más sencillo.

Suscríbete al boletín

Nunca recibirás publicidad. Solo enlaces interesantes sobre guion y temas afines. Lee la política de privacidad (pie de página).

Share via
Copy link