Flashback contra flashback

Lo hemos visto en muchas historias de crímenes: un testigo presta testimonio a la policía y un flashback apoya o complementa el relato.
Las imágenes, no las palabras, nos hacen creer que el testigo dice la verdad. Si más tarde la policía descubre que el testigo mintió (el primer flashback), la película o serie recurre a otro flashback para afirmar la verdad. El público necesita el segundo flashback. Ya sea porque la memoria retiene con más facilidad las imágenes iniciales o porque concedemos mayor validez a lo que vemos que a lo que escuchamos. Es una convención aceptada. (¿Habrá una película en la que el segundo flashback sea el mentiroso?)
Nos duela o no, las palabras no anulan las imágenes. Un flashback mata a otro.

Dime lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s