Trump y el artista

3b5144bf8cc50ef142b4a35bb6d5da72
David Lynch. Artist at work.

(No es viernes y este artículo no es de guión o quizá sí. La vida es drama, la vida es guión).

Trump es un artista a la manera de Mussolini. El millonario y presentador de televisión, y el dictador italiano son por igual teatrales y arrogantes, con modales y discursos tan violentos como llamativos.

Mussolini, novelista y poeta antes que tirano, confesó a un entrevistador:

«Todo consiste en dominar a las masas como un artista».

Trump conoce a su público y como todo artista comercial le da aquello que halaga sus oídos y su imaginación. La diferencia entre Trump y un Huxley, un Orwell y un Philip K. Dick, es que el político pretende que la distopía pase de las palabras a la realidad. (Posiblemente, Trump revele a Nixon como villano distópico en futuras publicaciones).

Trump también es un loco, dicen incluso compañeros de equipo. Un loco a la manera del tonto que temía Napoleón encontrarse como enemigo.

«No quiero al enemigo tonto, no sabes por dónde saldrá», decía el general francés.

No sabemos por dónde saldrá Trump, lo dicen sus compañeros de filas, cuando reciba de su antecesor un maletín con acceso a armas nucleares. Un maletín protegido por un cuerpo de soldados de élite. Cuatro minutos menos para la cuenta atrás. Cuatro minutos, el tiempo entre pulsar el botón rojo y la salida de los misiles termonucleares de los silos. Lo hemos leído en los periódicos online con titulares clónicos: ¿Qué puede hacer y qué no puede hacer Trump?

Con todo lo que se ha dicho en los últimos días, en las casas y en las calles se ha instalado cierta inquietud. Y hasta el miedo. En el mundo hay otros tipos con botones rojos, pero nos habíamos acostumbrado a ellos. La misma inquietud que surgió tras la primera noche que vimos en televisión luces blancas sobre fondo verde, arriba el cielo, abajo el perfil de una ciudad: las bombas de Los Estados Unidos en el cielo de Bagdad. Era 17 de enero de 1991. A la mañana siguiente, nos despertamos preguntándonos si estábamos ante el comienzo de la Tercera Guerra Mundial. Estábamos tensos, nerviosos, tratando de asumir lo que la CNN había mostrado a Oriente y Occidente. Lo que podría significar para nuestro futuro.

Muchas de las personas que conozco o encuentro a mi paso no quieren ver las noticias ni leer nada sobre Trump. Consideran que así vivirán más tranquilos. Tienen razón. Otras personas están atentas a cada noticia sobre el futuro presidente de Los Estados Unidos, llenándose de miedo e indignación. Sentimientos agotadores.

Fuera de mi círculo el mundo no está más tranquilo. Crece la búsqueda de “refugio nuclear” (en inglés) tras la victoria de Trump, dicen los periódicos mirando las estadísticas de Google Trends. Compre un refugio nuclear, mande hacerlo, hágalo usted mismo… Los que hacen negocios con el miedo lo tienen claro: disfrutan de las ganancias aquí y ahora porque en un escenario postapocalíptico, la moneda carecería de valor.

Pienso en la inquietud que hay y en la que podría venir, y a mi cabeza acude una frase:

«Lo mismo es morir de gripe que de fin de mundo».

Frase de la novelita De profesión, fantasma, de Hubert Monteilhet, obra para pre-adolescentes que guarda verdades como la escrita. El protagonista se pregunta por qué hay gente tiene miedo al fin del mundo, y no a otras maneras de morir. Es un temor que puede llegar a ser paralizante. Un temor improductivo. Nadie se preocupa de la posibilidad de morir de gripe o al cruzar la calle.

Conozco a personas que saben que ha ganado Trump, y que el tipo es una mala persona, pero saben poco más. No necesitan saber más. No malgastan tiempo y energía en el personaje. Viven su vida, intentan hacer felices a los demás, a su familia, amigos y vecinos. Han visto llegar al poder a otros locos, pero siguieron atendiendo su pequeño mundo. Personas que no son artistas, pero que viven como los artistas —los creadores, no los destructores— o los científicos que aman su trabajo: hacen cosas mientras el mundo se derrumba a su alrededor. Gente que no podría ser controlada por la palabrería de tipos siniestros. A los que quieren controlarnos con el miedo les gusta que estemos sin hacer nada, tragando lo que nos echen.

«El mundo pasa deprisa por tu lado», dice David Lynch. «No puedes controlar nada de lo que pasa fuera de ti. Haz tu trabajo, es lo único que puedes controlar».

Haz tus cosas. Es otra forma de resistencia.

9 thoughts on “Trump y el artista

  1. desdelamaquina 18 noviembre 2016 / 5:42 pm

    Genial articulo, realmente lo mejor que puede hacer cualquiera es seguir creando aunque alrededor el mundo se esté derrumbando.

      • desdelamaquina 19 noviembre 2016 / 4:20 pm

        Cambiandote el tema, aunque no tanto porque se realcioan con lo post apocaliptico y lo distopico. ¿Puedes sacar algún análisis de guion o algo interesante sobre la nueva serie latina de fox originales: 2091?

  2. Luis Rodriguez (Somospolvo) 17 noviembre 2016 / 7:02 pm

    Me ha parecido un muy buen articulo. Ciertamente muchas personas tenemos gran incertidumbre sobre lo que cumplirá y lo que no cumplirá este personaje. Por mi parte, espero que el tipo no haga tanto daño como se creía que podría, y que tome algunas medidas que son necesarias pero que nadie se atreve.

    Personalmente me preocupa más una guerra comercial que un escenario bélico porque lo veo mucho más probable –con Clinton, creo que lo segundo habría sido más que posible–.

    Me ha gustado el final: “Haz tus cosas. Es otra forma de resistencia.”, otra forma de decir que no es la política la que resuelve los problemas, ni la que se ocupa de nuestros asuntos.

    • Javier Meléndez Martín 19 noviembre 2016 / 11:37 am

      Tienes razón, Luis. Pocos podemos influir en la alta política, pero sí podemos influir en nuestro pequeño mundo y en nuestro trabajo.

  3. Maria Jose Rodriguez Gomez 17 noviembre 2016 / 12:18 pm

    Me ha encantado el artículo Javier. Y hasta me ha emocionado que hables de los científicos, fíjate. Muchas gracias, creo qu elo colgaré de la lista de “particular” de mi centro de trabajo, para que vean otros científicos que la gente les tiene en cuenta aunque no lo parezca. Ahora estoy con un nuevo cuento en Verkami, a ver si me acuerdo de mandarte la información. Besos!
    MariJose

Dime lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s