¡Señor Fulanez! ¿Qué señor y qué leches?

hugoweaving

Por qué debes tener cuidado al escribir señor Fulanez: no haces una película americana.

Uno puede detectar el guión de un principiante, ambientado en la época actual, leyendo apenas dos palabras: señor o señora acompañado de un apellido. Aparece en construcciones así:

«Soy la secretaria del Sr. Fulanez»; «la Sra. Menganez le llamará»; «si el Sr. Fulanez me diera el sábado libre…»

Señor por aquí, señora por allá, hablando en el ámbito profesional y en la intimidad. En España no solemos usar la construcción señor y señora en el lenguaje oral. (Ignoro si en los países de Latinoamérica se emplea para referirse a una persona con autoridad o de estatus económico superior al que habla). En España decimos:

«Trabajo para Pepe Fulanez»; «Lola Menganez le llamará»; «si Pepe me diera el sábado libre…»

En España, en el lenguaje contemporáneo, decimos «Sr. Fulanez» o «Sra. Menganez» como broma o crítica:

«Sr. Fulano, ¿qué excusa tiene hoy?», dice con sorna el profesor al alumno que llega tarde.

«¡Sr. Fulano!», dice el amigo o conocido acercando la mano.

«Su desayuno, señora…», digo a mi mujer imitando a un mayordomo inglés.

«Sí, lo hizo el señor —con retintín— Fulanez», dando a entender que Fulanez no es un señor.

Sí escuchamos, y no suena extraño: «La señora Lola me manda por vino», en telenovelas ambientadas antes de la Guerra Civil española. ¡Ojo! En estos casos, señor o señora va seguido del nombre de pila y no el apellido.

Aparte de estas y otras excepciones que tú conoces, se emplea SEÑOR o SEÑORA SIN APELLIDO cuando nos dirigimos a alguien que no conocemos:

«Señora, la rebeca», porque se la deja atrás.

«Perdone, señor, ¿es suyo el coche…?»

También, señor o señora con retintín:

«¡Vaya con la señora!»

La construcción «soy la secretaria del Sr. Fulanez» es un error en un guión. Posiblemente se debe a la literatura (traducida o en castellano) y del doblaje de las películas.

«¿No es cierto, Sra. Stevenson, que usted no vio al acusado, el Sr. Newton la noche del…?», dice el abogado defensor.

«Sra. Fletcher, soy un rendido admirador de sus novelas», dice el detective de Nueva York.

«Sra. Lilibeth, ¿le gustan las caléndulas?»

Estas frases, que suenan bien en boca de los dobladores españoles, suenan artificiales en boca de los actores españoles. No porque nuestros actores sean malos. No pienses mal. Sencillamente, no son expresiones habituales en el lenguaje diario.

Lo mismo que señor y señora deberíamos tener cuidado con el uso de don y doña. Jamás escucharemos «soy la secretaria de don Pepe», a no ser que ese don vaya con retintín. De don y doña se puede decir lo mismo que de señor y señora: cuidado con usarlo.

¿Don Mendo? y ¿doña Inés?. Sí, en estos casos forma parte de textos literarios y/o de épocas pasadas.

Conviene poner más oído en las personas que en los doblajes de las películas.

One thought on “¡Señor Fulanez! ¿Qué señor y qué leches?

  1. desdelamaquina 3 noviembre 2016 / 8:28 pm

    En Latinoamerica sí es común el uso de la palabra Señor (a) como una distinción de respeto y/o autoridad, de hecho es un titulo importante y un tipo de trato que se hace necesario como Doctor o Licenciado.

Dime lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s