¿Cómo NO escribir un correo electrónico a un guionista?

clint-eastwood-dedo-en-gran-torino

I – No poniendo atención al detalle.

No leo guiones. Lo siento.

Y si comienzas: «Estimado Alejandro», además, TE REPUDIO. ¿Cómo que Alejandro?

Antes de dirigirte a una persona por correo electrónico asegúrate de conocer su nombre. Así demuestras interés por los detalles y respeto a quien te diriges.

II – ¿Y tu curiosidad?

La CURIOSIDAD es una herramienta BÁSICA para un guionista. Si no tienes curiosidad, haz otra cosa. Quedas mal si a un guionista con un blog le preguntas por temas que HA TRATADO en el blog y más en estos términos:

«No he encontrado en la red ninguna plantilla de guión / información sobre…»

Quedas muy mal si además comienzas diciendo «soy un fiel lector suyo».

SI TUVIERAS CURIOSIDAD usarías el buscador para encontrar el tema del que deseas información.

como-buscar-en-la-solucion-elegante-arriba

como-buscar-en-la-solucion-elegante

Y si ese tema no lo ha tratado el guionista, entonces, sí, dirígete a él que seguro te ayudará dirigiéndote a otro blog o o escribirá sobre el tema.

Si no has tenido curiosidad por explorar un blog antes de preguntar mejor dedícate a otra cosa.

III – Tu vida no interesa; tu ego, tampoco.

Querer dar pena rara vez funciona. Además, dice poco de ti como guionista y nada de tu historia. Comenzar tu correo diciendo:

«Recientemente me divorcié» o «carezco de medios para aprender guión» o «estoy angustiada porque mi padre tiene cáncer…», realmente no harán que me interese tu guión (y me parece, que a ningún otro guionista le interesará).

Tu dirección de Skype tampoco interesa. Y si interesara a alguien que no te conoce, podría ser por motivos ajenos a tu trabajo.

Si quieres que un guionista lea tu guión (porque te interesa su opinión) hazte amigo de él o ella en Facebook o síguelo en Twitter. Relaciónate con él. Si caes en gracia, si llegáis a ser amiguetes (virtuales), quizá dentro de unos meses, quizá, podrías pedirle amablemente, si tiene tiempo, que lea tu guión.

Si quieres que un productor o director de cine lea tu guión (ellos sí deciden), plántate ante ellos. Ve a conferencias o charlas donde estén. Haz preguntas inteligentes y que les haga quedar bien al auditorio y entonces, solo entonces, durante el café y las pastas acércate y preséntate. Pero no digas que tu historia reventará las taquillas o que tienes entre manos algo que «no se hace en el cine español». Tu ego para ti, para tu intimidad.

 

(Originalmente publicado —por partes y sin imágenes— en la página de Facebook de La Solución Elegante).