El sufrimiento no es gracioso

Un hombre pateado en el estómago, su esposa violada, y en la sala de cine, un tipo ríe a carcajadas. Reestreno de La naranja mecánica en España. Ahora no recuerdo cuántos años tenía cuando vi la película de Kubrick (diecisiete o dieciocho). La escena del ataque al matrimonio de la casa de campo se me quedó grabada más por la risa del espectador que por la escena en sí.

Una pregunta habitual del público en charlas sobre el humor es: «¿Hay límites para hacer reír?» Por lo general, el ponente contesta: «No hay límites; todo puede ser objeto del humor». Pero no es así. Una violación no es graciosa. Un asesinato no es gracioso. La tortura a una persona tampoco lo es. Puede que haya espectadores que rían con torturas, violaciones y crímenes, pero es una risa ajena a los efectos que el guionista y el director esperaban.

Leonard y Sheldon (The Big Bang Theory) piden a un ex de Penny los objetos de ella y en la siguiente escena vemos el resultado: los dos científicos en calzoncillos. La imagen es patética. Puede hacer reír o no. En cualquier caso, una pequeña lección: el humor puede estar antes o después de una paliza, no durante una paliza. La violencia rara vez provoca risa (al menos, a las personas normales en situaciones normales). Por violencia no debemos entender capones en el cuello o capirotazos en las orejas —que suelen provocar risas—, sino aquella que puede hacer saltar la sangre y provocar moratones en el cuerpo. Puede hacernos reír que un personaje se caiga al suelo, pero no que al caer se arañe la cara con cristales.

4 thoughts on “El sufrimiento no es gracioso

  1. DEAN SWARI 12 febrero 2014 / 10:01 am

    Estoy contigo.

    La acción en un relato muchas veces implica cierto grado de violencia, pero hay que saber enfocarla apropiadamente.

    Saludos

  2. Gilbert Fadda 11 febrero 2014 / 5:22 pm

    Yo no recuerdo risas en La Naranja Mecánica, pero sí en Pulp Fiction, algo que me causó repugnancia, la verdad, que el sufrimiento ajeno divierta o que se haga del mismo aunque sea ficción un argumento para la risa. En cualquier caso poco puede esperarse de la masa. La misma que corea en los estadios lo hacía hace dos mil años en las arenas del circo romano.

    • Javier Meléndez Martín 12 febrero 2014 / 8:25 am

      Pues sí, Gilbert, parece que apenas hemos avanzado en el área de las emociones. Gracias por dejarte caer por aquí.

Dime lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s