Complejos de un guionista español

Alfrendo LandaEn algún momento de nuestra vida hemos querido trabajar en Hollywood.

Hay quién se conforma con añadir a sus trabajos cosas vistas aquí y allá en películas americanas, creando una suerte de collage. Luego están aquellos que sienten complejo de ser españoles y no quieren “hacer españoladas”.  Huyendo de esto, cambian los nombres de los lugares, los personajes, las comidas… (Una lista que se verá en esta entrada). Todo “cuanto menos español, mejor”, piensa el guionista o director. Pero con complejos no se va a ninguna parte.

Los lugares

Scranton, Fairmont o Greenville suena suenan tan “exóticos” que los guionistas acompleados no pueden situar las tramas en Mairena del Alcor, La Pobla del Farnals o Higueruelas. Así que inventa los nombres de las poblaciones… o sitúa las tramas en Scranton, Fairmont o Greenville.

Claro que uno puede situar la trama donde le plazca y hablar de lo que le plazca. La pregunta es… ¿Realmente en necesario que una historia de chico conoce a chica o el asesinato del vecino se desarrolle a 10.000 kilómetros de donde uno vive? ¿O es el complejo de españolito el que me hace situar la historia en otro lugar?

Los nombres y los apellidos

Sin duda de un tiempo a esta parte la mayoría de los inspectores de policía o doctores de las películas españolas se llaman Fuentes, Cifuentes, Castillo, Lebrel, Águila, León… ¿Dónde está el inspector Luis Jiménez o la doctora Rocío Sánchez? Es una plaga que se extiende no sólo a los “profesionales”. A no ser que el guionista escriba comedia, rehuye los nombres comunes en favor de Danieles, Davids, Tonys y Jonnys.

Las palabrotas

Están en la vida. Ni tantas que la historia sea un catálogo de ellas —como las comedias de medio pelo—, ni quitarlas de enmedio para hacer una “cosa americana”. Un “tus muertos” es más sonoro que un “que te den”.

Las comidas

¿Dónde están las lentejas y los potajes de garbanzo? ¿Y unos callos? ¿Y una señora tostá con pringá? Ahora todo el mundo come en las series spaghetti carbonara, pizza, macarrones con tomate… Lo mismo los niños que los ancianos. Los personajes no van a tapear, sino a lugares de sushi o “nouvelle cousine”.

Torrente mojando un churro en un café es una escena antológica. Pero tú y yo sabemos que no sólo los personajes como Torrente comen churros. Si te invitara a comer churros mañana, me dirás que sí.

Así estamos, con complejos, mientras que en series como Dates, lo que está de moda la es ir a comer a un restaurante de tapas españolas (y bien caras que son).

A mi sí me parece sexy que una actriz coma un buen bocadillo de chorizo al infierno. Y mejor ver quemar chorizos que nubes de caramelo (¿son de caramelo?).

Las celebraciones

Igual odias las procesiones de Semana Santa, los belenes, los villancicos, las funciones escolares navideñas, las comuniones… De acuerdo, nadie te ha pedido que las pongas.

¿Y por qué Halloween, sí, cuando realmente, se disfrazan cuatro niños? Lo que canta, y mucho, es cuando los niños de las películas españolas van disfrazados de “La Guerra de las Galaxias”. Esto dice más del guionista que de los niños. Los niños de ahora no saben quién es Han Solo ni Luke Skywalker, y menos si son españoles.

Estamos llegando a un punto en el que en “Breaking bad” hay más nombres de personas y lugares en español que en algunas películas españoles. Y no, eso no puede ser.

7 thoughts on “Complejos de un guionista español

  1. fernando hugo rodrig (@fernanhugo) 9 enero 2014 / 9:16 am

    Todo dependerá de esa parte que tan poco nos gusta a los guionistas: la de “y después, ¿qué hago yo con esto?”. A veces, el cuerpo te pide escribir lo que te pide, y ahí, mejor no entrar en disquisiciones de presupuesto, o producción. Por qué no. Si tienes tiempo y pasión, te puede salir un guión estupendo lleno de naves espaciales (“infinanciable”) o una comedia costumbrista situada en un pueblito español. Eso es cierto. La cosa es si ahora mismo muchos nos podemos permitir esto. Demonios, no sé si nos lo podíamos permitir siquiera cuando no había crisis. El caso es, digamos, ser consciente de dónde estamos. Cuánto quieras asumirlo a la hora o antes de ponerte a escribir es cuestión muy personal. Al final, como dice Kohonera, también conozco el caso de productores que quieren construir un “producto” desde el germen de la historia, un poco, al modo de los estudios de Hollywood, y eso, pues, yo diría que no funciona. Yo he leído guiones buenos y hasta magníficos que sólo se pueden rodar aquí, pero me temo que de momento lo tienen difícil, ponga yo lo que ponga en mi informe de lectura. Pero el irse al otro extremo y calcar películas yankees al final da guiones pésimos, es verdad.

    Esto, digo yo, será como todo en la vida. Puntos medios.

    Eso, y luego, la posibilidad de que tengamos carpetas (reales o virtuales) donde tengamos, por un lado, proyectos “locales”, y otra, proyectos por ejemplo para colgar en la web de la Black List.

  2. Kohonera 8 enero 2014 / 8:05 pm

    Creo que lo que se expone en el post y lo que se defiende en los comentarios es perfectamente compatible.

    Si lo que se pretende es vender un guión en los USA, entonces hay que escribir un guión USA. Y eso va más allá de usar nombres yanquis (y latinos, porque hay que incluirlos por aquello de la representación de las minorías) y comidas de allá. Si se trata de género, la cosa puede ser un poco más fácil porque las reglas son universales y, fundamentalmente, yanquis. Pero si no existe ese apoyo, la cosa se complica porque hay ciertos condicionantes culturales e ideológicos de los que aquí, en la mayor parte de los casos, solamente tenemos referencias cinematográficas. Eso explica que se hagan remakes de productos europeos y asiáticos (estoy pensando en series suecas o danesas pero también de series británicas o películas canadienses).

    Por otro lado, escribir sin referentes culturales firmes suele dar lugar a pastiches faltos de verosimilitud. Un ejemplo de lo que digo es “Los últimos días”, donde el hecho de localizar la acción en Barcelona es totalmente indiferente y la película lo paga. Fijémonos en el cine publicitario y cómo usa lo particular para vender lo universal.

    Creo que la clave está en tener un buen concepto de historia, bien estructurado, escrito desde nuestra verdad, con personajes densos, y apoyado en una trama que pueda suceder en algún lugar que nuestro terruño. Eso es trasladable aunque se tengan que modificar los detalles propios del lugar (comer churros en Madrid no tiene el mismo significado que hacerlo en NY por eso no puede usarse del mismo modo). Pero usar nuestros detalles harán que nuestra historia sea mejor.

    Greenville solamente significa Villaverde.

    • Javier Meléndez Martín 9 enero 2014 / 3:13 pm

      Gracias, Kohonera, hacía tiempo que no te pasabas.

      Me acabas de recordar una charla de Alex de la Iglesia que igual viste en su día como yo en la tele, o fuiste a ella :)

      Dijo que cuando fue a USA a hacer “thriller americano” le dijeron que ya tenían allí gente que hacía eso, “es como si ahora un camerunés viene a hacer comedia madrileña”, concluyó.

  3. fernando hugo rodrig (@fernanhugo) 8 enero 2014 / 7:10 pm

    Escribir en estos momentos un guión con elementos muy locales es reducir muy mucho las posibilidades de que ese guión se ruede. A no ser que sea, claro, cine de autor. Ahora mismo, es más probable que tu guión lo ruede un director extranjero o que se ruede en inglés (y en Canadá, pretendiendo que es Estados Unidos). El problema de escribir algo demasiado local en estos momentos es que, aunque guste a un posible lector (y créeme, ahora que he estado ahí, lo he confirmado), el productor va a tener ciertas dificultades a la hora de “verlo” en el sentido de imaginarlo en cualquier otro “escenario”. Porque aquí ahora mismo sin apoyos apenas, es muy complicado rodar nada.

    Otra opción sería que fueras con tu guión a darle la brasa a un director. Que te lo atrajeras, que lo convencieras, y que fueras a una productora con director “attached”. Eso quizá sea mejor. Pero igualmente, ¿con qué dinero? Si es de género, por ejemplo, es improbable que convenga presentarse al ICAA, donde, de todos modos, compites con 100, 200, productoras/proyectos.

    No sé. Como ejercicio está bien. En el mundo práctico… no sé yo. A no ser que hablemos de escribir una serie, claro.

    • Javier Meléndez Martín 8 enero 2014 / 7:21 pm

      Es muy interesante lo que cuentas, Fernando, y muy a tener en cuenta. No me lo había planteado así, sino como una cuestión de “credibilidad”, a sonar auténtico. Así que supongo que la cosa será buscar un entendimiento entre el marketing y “lo local”.

    • Hidalga Erenas 8 enero 2014 / 7:27 pm

      Completamente de acuerdo.

      Lo que sí añadiría es que, una cosa es escribir de forma local (entiéndase, por ejemplo, tratar un tema conocido solamente aquí, como puede ser la Guerra Civil, o una trama que tenga que ver con un Nazareno en Semana Santa), y otra, que puede ser muy loable, es simplemente hacer una trama Universal (chico busca chica, venganza, superación, etc.). En el segundo caso (que el artículo no parece ir en contra), tanto si los nombres de los personajes son en Inglés como si son en Castellano, o si comen hamburguesas o tocino, siempre puedes readaptarlo con unos sencillos cambios. Ejemplos serían películas como “Abre los ojos”.

      Por lo demás… sí, probablemente si lo que quieres es hacer un largometraje… salga más a cuenta ponerles nombres “guiris” y que la ciudad no sea ni Barcelona ni Madrid (oye, que también puede no salir el nombre… o ser ficticio… jeje), porque les entrará bien tanto a productores/directores de aquí, como a los de fuera. :)

      • Javier Meléndez Martín 9 enero 2014 / 3:11 pm

        Hombre, tú por aquí.

        Siempre he pensado que los ingleses toman té, menos en las historias medievales y en la adaptación de Wallander. Parece una tontería, pero es decir: así somos, tomamos té. Y eso no invalida una buena historia.

Dime lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s