Un bello ejemplo sobre la reacción ante la muerte

Roger Sterling llora la muerte de su madre

ROGER STERLING, LA MADRE MUERTA Y EL LIMPIABOTAS

“Imagina… Una chica está en su piso. Su padre o su tío la llama por teléfono: la madre ha muerto. Escríbelo”, digo en los talleres de guión.

El guionista joven o poco experimentado suele escribir una escena que incluye algunos o todos estos clichés:

La chica pega la espalda a la pared y se deja caer;
corre gritando como una loca a tirarse al sofá o a la cama;
hunde la cabeza entre las piernas (en el sofá) o se coloca en posición fetal (en la cama);
tira cosas, cuanto más frágiles mejor (botellas, jarrones, vasos);
se rasga la ropa (sobre todo si el personaje es “racial”);
golpea la mesa gritando “¡por qué-por qué-por qué!”

… De alguna manera, el guionista joven o poco experimentado así como la mala ficción considera que el personaje debe mostrar de manera escandalosa que amaba a la persona fallecida. En el origen de estos clichés puede estar la idea “acción-reacción”, pero la realidad nos dice (y la buena ficción), que la fórmula acción-reacción no tiene efecto inmediato.

Muchas veces hay una acción y la reacción tarda en llegar en el mundo real; entre un momento y otro puede haber horas, días incluso semanas. El guionista tiene que saber cómo articular ese tiempo dentro del tiempo de la película.

shot0001

¿Quiere decir que el personaje no puede gritar, tirarse de los pelos, dejarse caer por la pared, golpear los muebles…? Claro que puede hacerlo. El personaje en contexto. No todos los personajes. Un personaje porque alrededor hay una serie de circunstancias que le llevan a reaccionar de manera visceral. Quizá la chica está sola, sin dinero, sin trabajo, las circunstancias le pueden… le dicen que su madre ha muerto, le flaquean las piernas y se cae redonda. En ningún caso, la reacción visceral porque sí es mala literatura de guión.

También está la influencia de la mala ficción, en la que todo es exagerado, todo… Hay guionistas que toman como referente otras películas, más que la vida. Esto es un problema.

Quiénes tenemos unos años y hemos pasado por recibir noticias de fallecimiento de familiares y amigos, hemos observado a los demás, nos hemos mirado, y sabemos que muchas veces, la reacción tarda en llegar. Entre que nos dicen “la abuela ha muerto” y las lágrimas puede haber una eternidad.

Hay personas cuya reacción es no reaccionar

Parece que no están afectadas, que están vacías, pero no es así. Incluso parecen sonreír cuando hablan junto al ataúd.

Hay personas que lloran sin aspavientos

Y nada más. Lloran en silencio. Puedes hablar con ellas de trivialidades y te responden sin pena. Lágrimas serenas.

Hay personas que sienten alivio

A veces, los familiares sienten alivio cuando la persona que ha muerto estaba enferma o demasiado mayor para valerse por sí misma. No es una reacción egoísta. No deseamos el sufrimiento de los demás.

shot0004

Puede que los amigos de los aspavientos consideren que las personas que no lloran ni se arrancan la ropa “no tienen sentimientos” o “no querían mucho al muerto”. La verdad es que días más tarde, incluso semanas, en el momento menos esperado, los que no lloraban tengan ataques de llanto o pesadillas en las que se sienten desvalidos.

La muerte de las personas queridas es desconcertante. No estamos preparados vivir una realidad donde falta una persona realmente importante para nosotros. Reaccionamos cuando comprendemos la magnitud de la muerte ajena.

Si un guionista no ha experimentado el dolor de la muerte de un ser querido, debería abstenerse de retratar el momento. Hay trucos para evitar el momento “mamá/papá/tu hermana ha muerto”.

shot0006

Weiner lo retrata perfectamente en Mad Men (El umbral, 2 parte, 6×02). Roger Sterling dice no sentir nada con la muerte de su madre —a la que quiso profundamente—, pero llora cuando ve los útiles de limpieza del hombre que habitualmente le limpiaba los zapatos, y que también murió.

¿Acaso Sterling quería más al limpiabotas que a su madre?

NO

Sterling llora al ver los útiles de limpieza porque la muerte del limpiabotas le hace consciente de que la vida sin su madre no será la misma. Sterling puede cambiar de limpiabotas. Madre sólo hay una. La única mujer que realmente amó y entendió a Sterling ya no estará.

One thought on “Un bello ejemplo sobre la reacción ante la muerte

Dime lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s