Una frase sencilla destaca en medio del silencio

Una frase sencilla destaca en medio del silencio

Hay guiones donde cada palabra parece hacerse escrito con la misma intensidad con la que Moisés talló las Tablas de la Ley. Cada frase de cada personaje equivale a una cita, como un disparo. Y guiones donde las perlas están entremetidas en un parloteo incesante. En ambos casos, son palabras que se pierden. Demasiado solemne o demasiado ruido.

“Say my name” o “I won” y el silencio

Luego están frases simples como “say my name” (“di mi nombre”) o “stay out of my territory” (“fuera de mi territorio”) o “I won” (“Gané”). Frases de White/Heisenberg (Breaking Bad). Frases demasiado simples. Frases que ganan fuerza porque revelan momentos cruciales en la vida del personaje. Pero frases que destacan, sobre todo, porque están enmarcadas por el silencio. Así de sencillo.

Las frases que se pierden son como esos muros llenos de anuncios caseros: “clases de guitarra”, “busco compañero de piso”, “arreglo persianas”… Unos pegados encimas de otros.

Si queremos que una frase impacte al espectador, haga aplaudir al crítico,  y acabe estampada en una camiseta debemos destacarla como un cuadro destaca en una pared desnuda.

Silencio.