El héroe dramático, el cómico y el penoso

Manhattan

Tenemos a un personaje cínico con el amor. Incluso misógino. Otro personaje pregunta: “¿Quién te hizo así?”.

La respuesta acabará por revelar si el cínico es un héroe romántico es dramático, cómico o penoso. El último es como un borrón.

El héroe dramático

Sin duda aparece en las historias dramáticas. Es el Bogart de Casablanca:

Tres cosas, Casablanca

Es evidente ninguna de las tres propuestas de Renault es cierta. Bogart opta por ocultar la verdad con el humor.

Esto, señoras y señores, es un héroe romántico de los pies a la cabeza. Un ejemplo de tipo de “los de antes”. El hombre fuerte y silencioso que gustaba a Tony Soprano.

El héroe cómico

Woody Allen en Manhattan es un ejemplo:

Atropellar,  Manhattan

Manhattan es una comedia y como tal necesita personajes ridículos y risibles como Woody Allen. Que confiese que quiso atropellar a su mujer y a la amante de ella nos resulta gracioso por cómo Woody Allen lo cuenta con sus palabras aceleradas, sus aspavientos.

El héroe penoso

Este personaje lo mismo aparece en un drama que en una comedia romántica de las que se hacen ahora… Un ejemplo es Gerard Butler en La cruda realidad (el ejemplo que tengo más cercano, pero veréis que es una plaga en muchas películas actuales). Este es un momento “serio” en esta película para tarde de sábado:

Chicas y chicas, La cruda realidad

El discursito de Butler resulta lamentable. El personaje no consigue que empaticemos con él ni que le tengamos pena. Durante casi una hora ha presumido de conquistar a las mujeres, a las que considera “mecanismos simples”. Se ha mostrado cínico respecto al amor… Y cuando llega el momento de ponerse serio suelta excusas manidas: “La culpa es de las tías”, dice. “Ellas me hicieron así”. Y lo dice casi lloriqueando. Esto recuerda bastante a esos personajes que se meten en “foros femeninos” para desahogarse.

Bogart se muestra cínico con el amor, pero no pone verde a Ingrid Bergman ante Renault. Elude su dolor. El espectador conoce el dolor de Rick en un flashback, no en un discurso lastimero.

Woody Allen no lloriquea. Responde sin dolor porque la experiencia quedó atrás.

El personaje interpretado por Butler en La cruda realidad se extiende como la peste. Parece que los guionistas confunden “hombre que muestra sus sentimientos” con tipo cruel que justifica su comportamiento misógino culpando a que le partieron el corazón el último curso de secundaria. Un peligro.

El héroe penoso muestra además una falta total de elegancia: emplea demasiadas palabras para justificarse (como los asesinos que dicen que sus padres lo maltrataron). Así que conviene usarlo con sabiendo que es penoso.

8 thoughts on “El héroe dramático, el cómico y el penoso

  1. Gilbert Fadda 28 agosto 2013 / 10:01 pm

    Los guionistas con un poco de imaginación saben que lo que verdaderamente importa es que alguien en una situación penosa sea capaz de sacarle punta para reírse del mundo entero, de su desgracia y de sí mismo.
    El cinismo es una buena vía de escape, no siempre saludable, pero sí reconfortante. La ironía, el arma predilecta del dolorido por los envites del amor que deja las lágrimas para las noches privadas y solitarias, y la complacencia llorona es, ni más ni menos, el triste patrón y modelo que nos quieren meter por todas partes.
    Viva Woody Allen y todos esos guionistas que son capaces de reírse de sí mismos para darnos raciones de sensatez impostada en lugar de lágrimas falsas, que para verdaderas ya nos basta con las propias.

    • Javier Meléndez Martín 31 agosto 2013 / 6:44 pm

      Qué bien escrito: “La ironía, el arma predilecta del dolorido por los envites del amor que deja las lágrimas para las noches privadas y solitarias”

      ¡Gracias por pasarte por mi blog!

      • Gilbert Fadda 1 septiembre 2013 / 8:10 am

        Thx! Seguiré pasando para ir dejando huellas que no se lleve el mar.

  2. Cristina 16 agosto 2013 / 6:31 pm

    Vi esta peli hace poco (La cruda realidad) y me pareció abominable (entre otras cosas por mi particular mania a la Heighl, que como actriz me resulta apestosa). Por lo demás una comedia mediocre, como tantas, aunque realmente no me llamó la atención este discursito de Butler, al que por otro lado considero hasta creible entre tanto argumento pusilánime, porque el personaje empieza como un tío bastante quemado y retorcido que puede necesitar de esta clase de patéticas justificaciones… ¿Y la escenita del ascensor? ¿No te parece que tiene “más miga”? ¿Dos adultos actúan así? ¿O sólo querían dar entrada al novio de ella a la habitación para “impedir” el polvo imprevisto?

    ¿No será que Hollywood se parece cada vez más a Disney y, visto lo que hicieron con las tetas de la princesa Merida (por no hablar del resto de su anatomía), Disney se parece cada vez más a un putiferio de muñecas de saldo?

    Bukowski, levantate de tu tumba y suéltales alguna gorda, joder. Menuda panda de memos corona el cinemascope…

    • Javier Meléndez Martín 17 agosto 2013 / 10:09 pm

      “Putiferio de muñecas de saldo”… ¡Me gusta!

      Te compraría frases así.

      Y sí, lo del ascensor también es apestoso.

  3. Fernando Hugo 14 agosto 2013 / 10:41 pm

    Ahora que mencionas al Rick de Casablanca, un colega y yo estamos debatiendo mucho sobre cómo ahora parecería imposible hacer una película tan romántica. Nos hemos vuelto cínicos, supongo, aunque también es verdad que yo diría que nos encanta ver justamente que un héroe cínico, de vuelta de todo, se involucra y hace lo correcto. Por supuesto, para seguir aquello que tan bien contaron los de Lost con Jack, el héroe hace lo que debe pero no gana nada a cambio. “He walk among us but he’s not one of us”. Ni la sociedad, ni la chica. No puede ganar: al contrario, debe sacrificarlo todo. No. Imagino que esto último no lo admitiríamos tan fácilmente. ¡Me has hecho darle más vueltas a esta historia que preparo, Javier! ¡Muchas gracias!

    • Javier Meléndez Martín 17 agosto 2013 / 10:07 pm

      ¡No hice nada!

      Gracias a ti por tu comentario, Fernando, que me has hecho ver con Jack de Lost que los héroes como los de antes son posibles.

Los comentarios están cerrados.