Aristóteles y ‘Breaking Bad’

remember my name

Breaking Bad es una tragedia griega contemporánea. En muchos aspectos sigue el “canon” establecido por Aristóteles en La Poética hace más de 2300 años. (Aunque hablar de “canon” es incorrecto. Es más simple: Aristóteles observó que unos temas y formas de exponerlos funcionaban y otros no, y expuso sus conclusiones por escrito).

Nuestra manera de pensar, de sentir y hacer no es muy diferente de aquellos que por primera vez vieron Medea o Edipo. Sólo tenemos más cachivaches. Quizá por eso, las mismas “reglas” que arrancaron emociones hace milenios puedan ahora funcionar. Vamos a verlo…

La ordenación de los sucesos

Lo más principal de todo es la ordenación de los sucesos. Porque la tragedia es imitación, no tanto de los hombres cuanto de los hechos y de la vida, y de la ventura y desventura. Aristóteles.

Algunos episodios de Breaking Bad comienzan con momentos del pasado del personaje o del futuro. Son cebos. Es un recurso que Vince Gilligan suele utilizar en la primera y segunda temporada porque aún no sabemos quién es realmente Walter White, hasta dónde puede llegar. Sin embargo, en la estructura general de la serie Breaking Bad comienza “por el principio”: desde que Walter White es un tipo corriente y buena persona hasta convertirse en un genio del crimen.

El drama no está tanto en la transformación de Walter White a Heisenberg como en los residuos emocionales que deja a su paso: pierde el afecto de su esposa, pierde la confianza de los hijos y prácticamente destroza el trabajo y la vida de su cuñado, que es casi un hermano. Y todo esto lo sabemos y lo sentimos porque hay un orden. Se empieza en A y se acaba en Z.

La tragedia necesita de la realidad

La fábula es lo supremo y casi el alma de la tragedia, y en segundo lugar entran las costumbres. Aristóteles.

Comedia costumbrista o drama costumbrista son géneros o definiciones que más o menos conocemos. Sabemos que veremos una sátira sobre la sociedad en el caso de la comedia o la historia de un grupo de personajes que viven en un ambiente deprimido y sin un futuro distinto a la vista.

Para Aristóteles las costumbres son el terreno donde se mueve la tragedia. Breaking Bad se cimenta sobre la crisis, el pluriempleo mal pagado, la desconsideración social hacia los enseñantes, el estigma social de la enfermedad y el culto al dinero. Walter White se mueve en un mundo real. Tú y yo nos identificamos con ese Walter White cargado de frustraciones y facturas.

La duración de la tragedia

La tragedia debe tener una duración que verosímil o necesariamente se requiera para que la fortuna se trueque de feliz en desgraciada, o de infeliz en dichosa, ésa es la medida justa de la extensión de la fábula. Aristóteles.

Si Breaking Bad comenzara cuando Walter White ya es Heisenberg no estaríamos hablando de una tragedia si no de un criminal que hace y deshace a su antojo. Walter estaría más cercano a Tony Soprano o Nucky Thompson. No veríamos cómo su matrimonio se rompe o cómo le duele traicionar a su cuñado. El espectador estaría emocionalmente menos implicado en la historia. El espectador sentiría por Heisenberg el mismo apego que por Pablo Escobar.

Breaking Bad tiene la duración suficiente para que Walter White pase de “blanco” a “malo” y sea creíble. El drama es la destrucción de un hombre no por el cáncer, si no por los propios demonios.

El personaje de la tragedia recibe una reacción opuesta a la que esperaba

Dos son las partes de la fábula: revolución y reconocimiento; otra tercera es la pasión (…) La revolución, es según se ha indicado, la conversión de los sucesos en contrario, y eso, como decimos, que sea verosímil o forzoso. Aristóteles.

Walter White piensa que cuando haya muerto, su esposa vivirá tranquila con el dinero acumulado con las drogas. Sin embargo, no sucede así. Es la revolución que indica Aristóteles. Skyler rechaza tanto a su esposo como al dinero. Como ya he comentado en otras ocasiones, reacciones comprensibles, pero que algunos espectadores rechazan porque “Skyler rompe el puntito”. Los que quieren ver muerta a Skyler parecen ignorar que sin ella, Heisenberg sería un caballo desbocado: la serie pasaría de la tragedia a fuegos artificiales. Estaría vacía.

La tragedia no elude lo inevitable

Pasión es una pena nociva y dolorosa, como las muertes a la vista, las angustias mortales, las heridas y cosas semejantes. Aristóteles.

Hay cosas inevitables en la tragedia (como la desaparición de media familia Stark en Juego de Tronos, tema del que hablaré en otro artículo). En Breaking Bad también hay hechos que son tan trágicos como inevitables. Sabemos que Hank, el cuñado de Walter, ha sido emboscado. Aquello acaba mal…

La tragedia griega se consumara con la quinta temporada según las palabras de Bryan Cranston (Walter/Heisenberg): Breaking Bad acabará mal. Va a ser muy feo, un horrible desastre, y creo que la audiencia es consciente de ello.

¿Acaso esperamos que Walter se vaya con su mujer y sus hijos a una casita en la playa sin más ni más? También está el cáncer, que no perdona…

Hay personajes que sirven a la tragedia y otros que no

La composición de la tragedia más excelente ha de ser no sencilla, sino complicada, y ésta representativa de cosas espantables y lastimeras. La tragedia no ha de introducir ni personas muy virtuosas que caigan de buena en mala fortuna (pues causa indignación); ni malvadas, que de mala fortuna pasen a buena (porque no es lastimoso, ni terrible); ni tampoco sujeto muy perverso, que de dichoso acabe en desdichado porque tal constitución no producirá compasión ni miedo; porque la compasión se tiene del que padece no mereciéndolo; el miedo es de ver el infortunio en un semejante nuestro. Aristóteles.

Walter White es un personaje perfecto para la tragedia. Si bien el planteamiento puede conducir a la indignación (un tipo bueno coge cáncer de pulmón sin haber fumado en su vida), Vince Gilligan hace que pronto los espectadores olviden esto. Walter tampoco es un malvado que pase de mala fortuna a buena, si no una persona que adquiere su fortuna mediante el daño, y en ese proceso se envilece.

El personaje de la tragedia toma desiciones erróneas

Es preciso que la fábula bien urdida sea más bien por mudanza, no de adversa en próspera fortuna, sino al contrario, de próspera en adversa; no por delitos, sino por algún error grande de las personas. Aristóteles.

La historia de un gran error es Breaking Bad. Un hombre que pretende salvar a su familia: la destruye. Así lo dice Skyler: “Yo soy quien protege a esta familia del hombre que dice que quiere proteger a la familia”. Aunque la tragedia de Walter White parece venir de su carrera criminal, realmente hay que encontrar el germen en la DECISIÓN. Ahí está el error grande que señala Aristóteles.

El asesinato en la tragedia y otras fechorías

(La muerte en la tragedia). Si el enemigo matare al enemigo, no causa lástima, ni haciéndolo ni estando a punto de hacerlo; ni tampoco si se matan los neutrales. Mas lo que se ha de mirar es cuando las atrocidades se cometen entre personas amigas, como si el hermano mata o quiere matar al hermano, o el hijo al padre o a la madre, o hace otra fechoría semejante. Aristóteles.

Walter White ha llegado a poner en peligro la vida de Pinkman, su compañero de batalla, ha perjudicado la imagen de Skyler ante la hermana de ella, y ha estado a punto de provocar la destrucción de Hank, su cuñado. La tragedia está en estas “fechorías” más que en el hecho de que White venda drogas o mate a personas desconocidas o que no empatizan con el espectador.

Las soluciones de las dificultades han de seguirse naturalmente de la misma fábula.

Una frase bastante conocida que en ocasiones se olvida. En ningún momento hay en Breaking Bad soluciones de deus ex machina. Incluso es responsable del accidente de avión que actúa como un importante punto de inflexión en Walter White. La inteligencia del profesor es la que para bien o para mal resuelve los distintos problemas en Breaking Bad.

9 thoughts on “Aristóteles y ‘Breaking Bad’

  1. Chris 16 agosto 2013 / 4:49 pm

    Muy buen artículo, se me hace curioso lo que dices sobre el cáncer de Walter, que le de cáncer pulmonar a alguien que no fuma, y me pongo a pensar que de más de un centenar de cánceres que podría haber padecido Walter ¿tenía que ser de pulmón? Eso hace que tenga dudas acerca de su pasado, ¿experimentos en su época como químico? qué no han sido mostrados?para mi eso es una realidad. Algo que apoya mi teoría es que ¿cómo es posible que en el capítulo pilotó Walter tuviera de una escena a otra la fórmula para la metanfetamlna más pura que se ha creado? Eso me da a entender que Walter la tenía desde mucho antes del episodio pilotó. Esto también es apoyado por el primer químico que contrato Gus cuyo nombre no recuerdo, pero en cierto episodio cuando platicaba con Gus le dijo que el máximo que podría alcanzar era el 95% de pureza y que no podría competir con el 98% de Heisenberg, y cabe señalar que este químico estaba enfocado con todos sus esfuerzos a llegar a ese 95%, mientras Walter como había dicho obtuvo la fórmula para el 98% de una escena a otra en el episodio pilotó.

  2. christian 22 julio 2013 / 8:24 am

    Se nota que tu articulo es muy interesante, pero sinceramente no lo leí por temor a que yo mismo me arruine el final de la serie con teorías y ese tipo de cosas.

  3. Carlos 18 julio 2013 / 5:42 pm

    No había visto la relación, gracias por este brillante artículo !

  4. Juana 18 julio 2013 / 11:00 am

    Genial artículo! ¿Cómo imaginas que será el final de esta serie? Hemos debatido varios amigos el final y no llegamos a una conclusión. Para mí está claro que el final ha de ser trágico para el protagonista, para ellos Walter debe triunfar.

    • Javier Meléndez Martín 19 julio 2013 / 12:04 pm

      Gracias, Juana.

      ¿Qué es el triunfo? Walter White tiene cáncer. Aunque se salvara de la cárcel, tiene el tiempo contado.

      Creo que Heisenberg morirá de manera trágica, por su cuñado o bien, salvando a su cuñado en una emboscada, lo más probable, lo que servirá como redención.

      • Juana 19 julio 2013 / 12:56 pm

        Sí! pero creo recordar que del cáncer había mejorado. Siempre he pensado que morirá a manos de Jesse, como una justicia poética, cuando Jesse se enteré que dejó morir a su pareja. ¡A ver quién lo mata!

        • Javier Meléndez Martín 19 julio 2013 / 2:41 pm

          Walter White tiene cáncer de pulmón. En la temporada 2 le comunica el médico que el cáncer remite, pero eso no significa que Walter vaya a curarse. Tarde o temprano el cáncer le alcanzará, pero es posible que mucho antes, Gilligan le reserve una muerte violenta…

          Interesante lo que propones de Jesse :)

  5. Cristina 13 julio 2013 / 11:41 pm

    Vaya lección magistral, Aristóteles se sentiría orgulloso. Y Breaking Bad se lo merece.

    Es curioso como los procesos en la vida se repiten en forma de fases o épocas, igual que los procesos en la ficción. Será cosa animalística…

Dime lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s