Lo mucho cansa (aunque sea bueno)

Django disparando a diestro y siniestro

Has comido tanto helado que uno más no tiene sabor. Cambia el helado por el vino, la cerveza o cualquier cosa que te guste llevarte a la boca. Lo mucho cansa, aunque sea bueno.

Dos ejemplos… El “doble final” de Django desencadenado y un “atraco por duplicado”.

El doble final de Django

Django es una película entretenida sobre todo para aquellos que gustan de la violencia gratuita, pero incluso éstos estarán de acuerdo con eliminar el “doble final”.

DiCaprio es un malo maloso en DjangoDjango (Jamie Foxx) descubre que su esposa es una de las esclavas de un odioso promotor de peleas de negros (DiCaprio). Django y su socio y amigo alemán (Christoph Waltz) fingen querer comprar un esclavo luchador para rescatar a la esposa de Django.

La secuencia está llena de tensión con un DiCaprio en estado de gracia como cruel esclavista. La tensión se masca. Django se lleva la mano al revolver un par de veces porque quiere matar al hombre que atiza a su esposa y la obliga a permanecer desnuda en un agujero. Se contiene… Pero esperamos que todo acabe en una ensalada de tiros…

UN JARRO DE AGUA FRÍA

… Y así sucede. Django dispara a diestro y siniestro matando a todos cuantos salen a su paso, pero entonces… Django es acorralado y ¡acaba preso! ¿Cómo? Es un jarro de agua fría el que arroja Tarantino.

Después Django se libera, se arma y vuelve a la carga… Otra ensalada de tiros. Pero para entonces uno ha desconectado de la historia.

LOS MINUTOS DE LA BASURA

Hay un momento para todo. Hay un momento para un final. Buscar “otra vuelta de tuerca” no siempre resulta. Piensa en las prórrogas de los partidos de fútbol en los que un equipo gana a otro por 3 a 0. Son “los minutos de la basura”.

Atraco por duplicado

Es el título de una película con un planteamiento erróneo. Dos bandas de atracadores roban el mismo banco en el mismo día. Uno de los clientes convence a los delincuentes para que cooperen en vez de liarse a tiros y matar inocentes.

No tiene gracia. Ni las dos bandas ni el cliente listo. ¿Por qué dos bandas de atracadores? ¿Acaso una no es suficiente? ¿En qué pensaban?

(De esta película no pongo imágenes. No es para tanto).

Dos bandas atracando un banco da como mucho para una anécdota como ocurre en Toma el dinero y corre. ¿Recordáis la escena…?

«¿Quiénes de ustedes desean que el atraco lo demos nosotros?», dice Woody Allen. Y luego pregunta: «¿Quién desea que el atraco lo hagan ellos?».

No confundamos la anécdota con una historia de 90 páginas.

Lo mucho cansa.

12 thoughts on “Lo mucho cansa (aunque sea bueno)

  1. Carlos 18 julio 2013 / 5:43 pm

    Completamente de acuerdo

  2. rafael 26 junio 2013 / 10:00 am

    Lúcido en sus mensajes, don Javier. Resulta apetitoso seguir sus siempre didácticos discursos. Un gran saludo a pesar de tanta sangre mal acumulada.

  3. Mariano Estela 25 junio 2013 / 5:35 pm

    HUMMMM La verdad no me gusto absolutamente nada de este western de Tarantino… siento que este genero tiene cierto toque, cierto estilo, que si te pasas o te quedas corto, pues te lo tiras…

    Me sigo quedando con la de Franco Nero que sin ser una maravilla, sin ser “Los imperdonables” tiene ese algo del espagueti western que lo hacia interesante (interesante para un adolescente como el que era yo en esa época: ávido de aventuras, de héroes sin emociones, de pistoleros veloces, de damiselas en peligro, de villanos malcarados)…

    “Por unos dólares mas” o el “Bueno el malo y el feo” son ejemplos de western clásico, con esa lentitud que exaspera, que tensa los nervios, pero, que te hace verla hasta el final, así sepas (sin reconocerlo abiertamente) que no es una buena película, pero que en verdad pasa con 6 en la escala de entretenida…

    Lo único que me ha gustado de Tarantino fue Pulp Fiction… y pare de contar.

    • Javier Meléndez Martín 25 junio 2013 / 10:21 pm

      “Western clásico, con esa lentitud que exaspera, que tensa los nervios, pero, que te hace verla hasta el final”, sí, lo has dicho bien, Mariano.

      Django se parece sólo en lo largo del metraje y en algún pasaje.

      Gracias.

  4. Fernando Hugo 25 junio 2013 / 2:55 pm

    Yo no acierto a entender qué pretendía Tarantino, y me repatea más porque en ese segundo final aparece él, y sospecho que es una de sus “gracias”. No sé. Quizá sintió que necesitaba que Django se “rebelara” delante de sus compañeros esclavos. Pero vamos, que hay muchas cosas que me fallan de la peli. Por ejemplo, el hecho de que sea más protagonista el hombre blanco (el alemán) en verdad que el propio Django. Otro doble final es el de la adaptación de la peli sueca de David Fincher. Primer acaba la trama, y luego, la subtrama. Raro.

    • Javier Meléndez Martín 25 junio 2013 / 10:19 pm

      Creo que has dado en el clavo… El plano del esclavo viendo a Django alejarse es delatador. Demostraría que Tarantino no anda muy fino últimamente. Gracias, Fernando.

  5. Victoria Eugenia 25 junio 2013 / 2:54 pm

    Pienso que en la película Django, para Tarantino “matar es demasiado fácil” de manera que llega un momento en el que el espectador alcanza un grado cero de emociones; se le acaba la tensión y las expectativas. Y esto es funesto para mantener el interés en el final.
    Y para “Atraco por duplicado”: tienes razón eso no da para una película. Parece más un gag de Martes y 13 que otra cosa.

    • Javier Meléndez Martín 25 junio 2013 / 10:22 pm

      “El grado cero de las emociones” es una frase que con tu permiso tomaré prestada en alguna ocasión, mencionándote, Victoria ;)

  6. Pablo Vázquez Pérez 25 junio 2013 / 2:15 pm

    Menos mal, porque pensaba ya que era de los pocos que les había gustado la de Tarantino solo hasta el primer final. Luego ya se le va la pinza. Aparte de una bajada de tensión brutal antes de que lso dos protagonistas conozcan al personaje de Dicaprio.
    Otro gran ejemplo de película multifinal puede ser Cadena perpetua, aunque resulta más entretenida (para mí) Saludos.

    • Javier Meléndez Martín 25 junio 2013 / 10:23 pm

      Tienes razón en la bajada de tensión antes de DiCaprio. Parecen dos películas en una.

      Ahora que dices lo de “Cadena Perpetua” la volveré a mirar porque tienes razón, es curioso.

      Gracias, Pablo.

      • Fernando Hugo 25 junio 2013 / 10:39 pm

        El doble final de Cadena perpetua, qué casualidad, nos lo ha estado explicando una experta en guión, aquí, en el Megaplus de Ronda. Resulta que probaron un final más abierto en esos screenings que prueban con público, y a la gente no le gustó. O sea que añadieron lo de Morgan Freeman llegando a donde le espera su amigo. Ya se sabe. A los americanos les pirran las historias con “mensaje”. Y con “mensaje” en plan autoayuda, vamos.

Los comentarios están cerrados.