Taller (casi) viernes 5: Un plano del tesoro, o casi…

Mapa del tesoroUn plano del tesoro es sencillo (al menos como lo cuentan en las películas). En esos planos aparece un árbol, una piedra, un puente, un cruz al final… Los elementos básicos para orientarnos. Todo lo demás es selva que se descubre a cada paso. Un plano del tesoro también puede ayudarnos a trabajar un guión.

Muchos manuales de guión dicen que los trabajos se escriben siguiendo el orden sinopsis-tratamiento-escaleta-guión. En muchos casos, la realidad es otra. Si nos encontramos con ganas para escribir un tratamiento directamente, ¡adelante!

También ocurre que en más de una ocasión hay que volver a un paso anterior. En este “taller” tenemos tres historias. Cada una parte desde un estado de escritura diferente (de una sinopsis, de un medio guión y de un relato). Una vez que nos hemos hecho preguntas sobre ellos, que tenemos biografías de los personajes (que es un paso opcional) quizá debamos repensar la estructura.

No se trata de usar tarjetas de cartón ni post-it en la pared. Sencillamente, en un papel trazamos una línea y colocamos los puntos principales. También es una manera de comenzar a escribir un guión, cuando tan sólo tenemos esbozos de escenas. Lo importante es que sepamos de un vistazo qué tenemos y a dónde vamos o a dónde podemos ir. (Y creedme que las tarjetas y los post-it suelen ser incómodos de manejar, al menos para mi). Es nuestro plano del tesoro.

(“Plano del tesoro” no es un nombre técnico. Es una metáfora que me saco de la manga para explicar lo que me lo enseñó Patrick Buckley cuando en 2002 asesoró Violetas. Fue dentro del marco de un programa europeo de desarrollo de guiones. Él desmenuzó un guión que por entonces yo consideraba completo. Y al hacerlo aparecieron agujeros y carencias).

Estos planos de tesoro quedarían más o menos así:

El guión “La mudanza”

La mudanza, miniestructura

Comenzaría por una escena en la que vemos que Kate, la asesina, y las niñas de la víctima hacen “algo” agradable (juegan, cocinan, pasean…) El qué ahora no importa.

Más adelante Kate asesina a la madre de las niñas.

Vemos que algo falta entre el primer y segundo punto: cómo se entera Kate que Christine se muda. Puede ser durante el juego con las niñas o puede ser que Christine de lo comunique. Eso no importa ahora tanto. Para no olvidarlo anotamos entre ambas líneas: “Kate se entera de que Christine se muda”.

Seguimos con esta línea hasta que está completa más o menos. Lo importante no es que haya detalle, si no que tengamos claro algunos puntos. Luego rellenamos los huecos.

El guión “Por el camino de la cruz”

Por el camino de la cruz, miniestructura

De este proyecto sólo tenemos una mini-sinopsis y un montón de preguntas. Tendría un plano parecido a este:

Ana de niña con padre. Ella es muy pequeña aún.

A continuación el secuestro… La autodestrucción de la hermana… El desapego de la madre…

Quizá uno de esos puntos luego se desarrolle en varias escenas o quizá en una. Ahora eso no importa, sólo rellenar esta línea.

EL guión “Hablamos”

Realmente este proyecto está medio escrito. Los personajes son muy interesantes, así como los conflictos entre ellos. ¿Cómo podemos llegar al final?

El principal foco de atención está en Andoni y Raquel que fueron pareja años atrás y aún guardan artillería para lanzarse. En el guión tenemos que ambos personajes se ven en una cena con amigos y reconocen al momento haber estado juntos. A partir de ahí la cena se enrarece.

Hacer un planito de un vistazo nos hace pensar: ¿Y si damos la información tras la cena? Tendríamos más recorrido antes de que el ambiente se enrarezca. ¿Realmente lo necesitamos? Si empezamos MUY FUERTE, lo que sigue debe ser AÚN MÁS FUERTE.

Poner en el planito los siguientes puntos fuertes tras la cena igual nos ayuda a ver si nos conviene o no alterar el orden o una nueva reestructura. También pone de manifiesto que quizá el espectador pueda preguntarse por qué siguen los personajes en la cena, en vez de irse.

Hablamos, estructuras posibles

Los planos del tesoro están bien tanto como para empezar una historia o como para evaluarla en un momento en el que no tenemos claro qué hacer con ella.