Taller (casi) viernes 3: Del cuento/relato breve al guión

3 Cuenta atrás película¿CÓMO CONVERTIR UN RELATO/CUENTO EN UN GUIÓN CINEMATOGRÁFICO?

No es viernes, pero necesitaba avanzar con la adaptación del relato La mudanza merece una entrada aparte.

Adaptar un relato no es dividir las escenas y dar formato de guión al texto. Quizá, a veces, pero no a menudo. Hay relatos sobre anécdotas, relatos que son una sucesión de diálogos o anticinematográficos (por el uso de la voz interior, por ejemplo).

CAPERUCITA ROJA Y LA ESTRUCTURA

Caperucita Roja —tal y como la conocemos— puede adaptarse como cortometraje, pero no como largo. (¿Recordáis alguna adaptación fiel al relato infantil?) En un formato extendido encontraríamos lagunas que todos conocemos: ¿Por qué la madre envía a su hija al bosque con un lobo por allí? ¿Por qué la abuela vive sola? ¿Por qué la niña no se extraña que el lobo hable? ¿Por qué se mete con el lobo en la cama?

La mudanza es un relato que podemos leer de un tirón. Sin embargo, al igual que el cuento de Caperucita Roja tal y como está sólo podría adaptarse como cortometraje. De hecho sigue la estructura de un cuento clásico: Unas niñas pierden a su madre, son retenidas por gente malvada y son rescatadas por un policía (que como el leñador, aparece en el relato en el último momento).

Si el texto fuera mío o colaborara con la autora le propondría primero analizar la estructura del relato.

DESARMAR EL RELATO PARA PERCIBIR LA ESTRUCTURA

1. El asesinato de una maestra y una de sus hijas.

2. Los asesinos retienen a las hijas vivas.

3. La policía descubre dónde están las niñas gracias al perro del asesino.

La mudanza, estructura originalEl primer acto es precipitado (con un asesinato deseado, pero no meditado). Sin embargo, no es momento de entrar en detalles.

El segundo acto es muy breve en el relato.

El último acto es largo en comparación y tiene como héroe a un personaje aparecido a última hora. Sería como dar protagonismo al cazador de Caperucita Roja en detrimento de la niña, el lobo y la abuela.

¿Puede mantenerse la estructura para un largo? Sí como dijimos arriba, pero a mi me parece descompensada.

Esta estructura aparentemente convierte a la pareja de asesinos en la protagonista. Sin embargo, la pareja desaparece en el último acto en favor del policía y el perro. Así que si buscáramos un largo, una solución sería dar mayor protagonismo al matrimonio asesino y su relación con las niñas. Sería una estructura más o menos así:

La mudanza, estructura revisada

La mudanza, estructura centrada en las niñas

La mudanza, estructura centrada en el policíaLA ESTRUCTURA “RETOCADA” no difiere de la anterior. El policía no aparece al final si no que sus intervenciones salpican el segundo acto al que hay que dar mayor importancia.

En esta estructura de largo propongo que el perro desaparezca porque ofrece una resolución rápida.

Sabiendo esto, se puede jugar con las estructuras.

¿Y SI NO SABEMOS QUE LA MADRE HA SIDO ASESINADA?

La historia comenzaría con las niñas retenidas. El público tendría las mismas dudas que las niñas: ¿Dónde está mamá? ¿Está muerta? ¿Se ha ido y las ha dejado solas? ¿Descubrirán las niñas que viven con los asesinos de su madre?

De nuevo, el policía aparece varias ocasiones a lo largo del relato.

Si lo que pretendemos es que el policía sea realmente el protagonista, la última estructura es la que conviene.

EL POLICÍA PROTAGONISTA está presente desde el comienzo de la historia. Sabemos lo mismo que él sabe.

Por supuesto que hay muchas más posibilidades, pero estas son algunas. Hablamos de estructuras que después necesitaremos vestir, igual que de niños hacíamos dibujos a lápiz y después coloreábamos.

9 thoughts on “Taller (casi) viernes 3: Del cuento/relato breve al guión

  1. Javier Meléndez Martín 30 mayo 2013 / 6:30 pm

    Me gusta este debate. Están saliendo muy buenas ideas. Al fin y al cabo, los guiones, más tarde o más temprano, son trabajos colaborativos.

  2. Victoria Eugenia 29 mayo 2013 / 7:44 pm

    Estoy de acuerdo contigo, Weinsta. Son malvados psicóticos, envidiosos y resentidos pero a la vez son pobres diablos que improvisan porque también querían tener a Mary como “hija” y la matan para que no cuente nada a las hermanas. Para adaptarlo a guión tendré que perfilar los personajes eso está claro.
    Gracias por leerlo.

  3. Kohonera 29 mayo 2013 / 5:14 pm

    Un placer leerte, como siempre. Con estos análisis se aprende mucho más que cualquier curso basado en el recitado de reglas y normas.

    Estoy muy de acuerdo contigo en que al cuento le falta capacidad de vuelo para ser un largo. En los cuentos, las cosas suceden casi porque sí, pero eso no vale aquí. En mi opinión, la estructura a elegir viene determinada por la potencia de las motivaciones de cada uno de los personajes.

    – Las niñas: su motivación es la supervivencia. Suficientemente potente pero un poco básica.
    – El matrimonio asesino: ¿por qué matan a la mujer? ¿son cosas que hacen y ya está? Demasiado caprichoso, quizás. Sin una motivación más capacidad de empatía, son unos protagonistas débiles.
    – El policía: investigan porque les pagan por ello. Débil, de nuevo.

    Si se encuentra una buena motivación para alguno de ellos, ese debería ser el protagonista y la estructura debería adaptarse a él.

    • Victoria Eugenia 29 mayo 2013 / 7:16 pm

      Hola Kohonera:
      El matrimonio no mata porque sí como crees. En el relato la madre decide marcharse a las Vegas para trabajar como maestra pues su vida había cambiado: el marido había fallecido de cáncer y en Montana no encontraba trabajo. Los vecinos aprovechando que Christine enviuda y es más vulnerable, deciden matarla para quedarse con las niñas, ya que ellos no habían conseguido ser padres y siempre habían tenido envidia de los vecinos. (Matan a la hija mayor (Mary) porque entra en la casa junto a su madre.)
      El motivo del asesinato se entiende con facilidad en el desenlace cuando James dice: “¡En qué mala hora se le antojó a Kate quedarse con la niñas de la vecina! Si estábamos muy bien sin hijos. Ahora tendré que matarlas.”
      Los policías investigan porque son policías y eso ocurre en las películas y en la vida real.
      Lee de nuevo el relato verás que los sucesos no ocurren porque sí.
      Un saludo :-)

      • Weinsta We Wolo 29 mayo 2013 / 7:32 pm

        Es cierto lo que dices, se entiende el motivo del asesinato leyendo el relato. Personalmente ese giro (pasar de amables vecinos a psicópatas encarnizados) es de lo que más me gustó del relato. Lo que no entiendo es la virulencia con la que actúan, por qué la insultan y la maltratan, ¿por qué no la envenenan para que no sufra, por ejemplo? En ocasiones parecen unos pobres diablos que han tenido una mala idea en un momento dado y en otras me resultan seres completamente malévolos. El relato igual permite esa indeterminación, pero creo que el largometraje pide que se perfile mejor a los personajes, que se entienda no sólo por qué actúan, sino por qué actúan como actúan.

      • Kohonera 1 junio 2013 / 7:31 pm

        Hola de nuevo.

        He de reconocer que la lectura de la segunda parte fue un tanto deficitaria por mi parte, de ahí que me pareciese un crimen caprichoso. De todas formas, el verbo “antojó” en esa frase desveladora final sigue dándole un matiz caprichoso al asunto, como si se le hubiese ocurrido al ver hacer el equipaje a las vecinas. Tampoco ese “estábamos tan bien sin hijos” encaja con el sufrimiento que cabe esperar de alguien que envidia la maternidad/paternidad de otros. No sé, igual me equivoco, pero me parece que no les cuesta nada matar. Es más, les gusta hacerlo. Me recuerdan mucho a los personajes de Jim Thompson, con los que, reconozco, personalmente me cuesta mucho empatizar.

        Creo escribir la biografía de ese matrimonio -como se propone en el siguiente post- aclararía mucho las motivaciones que les llevan a hacerlo. Si ellos van a ser los protagonistas sería necesario dedicarle bastante tiempo a exponerlas.

        Ánimo con el trabajo. Un lujo este análisis de Javier.

  4. Victoria Eugenia 28 mayo 2013 / 8:02 pm

    ¡Es una pasada! Me han encantado todos los esquemas que propones. Ahora bien, con tantas posibilidades estoy en un mar de dudas. No me había dado cuenta de que el Sheriff y el ayudante eran los leñadores y el secuestrador, el lobo. Es un cuento en toda regla. Tengo que recapacitar qué estructura me gusta más para trabajar en ella. (La primera en la que el policía interviene varias veces en el segundo acto y la última, centrada en el policía, son las que me atraen más.)

Dime lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s