creación de personajes

Cómo crear un villano simpático a través del diálogo: Frank Underwood

Frank Underwood y el indignado

¿Tienes un villano y necesitas que caiga simpático? Solo necesitas unas de líneas de diálogo para humanizarlo. Frank Underwood (House of cards) nos enseña cómo…

¿Por qué odiamos a Joffrey aunque nos gustan los villanos?

¿Realmente nos gustan los malos? No.

Si nos gustaran los malos-malos, Joffrey Baratheon tendría un club de fans como un cantante para adolescentes. (Es un chico mono).

Un malvado simpático debe tener un rasgo de humanidad o una debilidad. Ser bueno con los perritos y los bebés funciona. Ser leal a los amigos también da puntos. (Joffrey mandó matar un perro, asesinar bebés y le encantaría ver a tito Tyrion muerto).

Joffrey también carece de una inteligencia admirable. Nada en él nos resulta atractivo. Como dice Tyrion Lannister: «Hemos tenido reyes malvados, hemos tenido reyes estúpidos, pero jamás reyes malvados y estúpidos».

Cómo Frank Underwood nos conquista

El hideputa de Frank Underwood sí que sabe ganarse al público:

  • Nos hace cómplices de sus maniobras maquiavélicas para alcanzar el poder.
  • Nos cuenta secretitos de La Casa Blanca. ¡Nos gustan los misterios!
  • Es un animal herido. ¿Quién no se ha sentido traicionado alguna vez? ¿Quién no ha querido devolver ojo-por-ojo? De alguna manera nos solidarizamos con él.
  • En ocasiones se muestra sensible al dolor ajeno.

La sensibilidad de Underwood

Tenemos un ejemplo muy sencillo con la escena del hombre desesperado.

No se acerque

Hombre gritando

           POLICÍA
           Tengo que pedirle que no se acerque, 
           congresista.

           FRANK
           ¿Qué ocurre?

           POLICÍA
           Un tipo estaba intentando entrar
           en el edificio. Cuando se lo 
           impedimos empezó a romperse
           la ropa.

Frank se acerca al hombre sentado junto a la farola. Doug le sigue.
Frank se coloca a la altura del hombre.

           FRANK
           Nadie puede oírte. No le importas
           a nadie. No conseguirás nada.
          ¿Por qué no dejas que estos
          agradables caballeros te lleven a casa?

Frank se dirige a su coche. Doug le sigue.

          FRANK
          (al policía)
          Tápenlo. Aquí fuera hace frío.

Frank y el hombre que grita

Frank Underwood podría haber mirado hacia otro lado, montarse en su coche y volver a casa  donde le espera su preciosa esposa. Es lo que hubiera hecho cualquier político (es lo que pensamos de ellos). Sin embargo, Underwood se acerca a un hombre que podría hacerle daño, se coloca a su altura y le habla de manera calmada. El indignado sabe que Underwood tiene razón.

«Tápenlo, hace frío», es el toque final que muestra a Underwood con cierta sensibilidad hacia los desfavorecidos.

4 comentarios

  1. Cómo me gustan los post sobre las emociones… Los aprovecho al máximo. Creo, al igual que tú, que la cuestión de los malos se resuelve otorgándoles algún tipo de virtud, ya sea la inteligencia, el amor por su abuela o el dolor de una traición. Cualquier cosa que genere respeto hacia el personaje por parte del espectador. Si no respetas a un personaje por quién es, no resulta interesante.

    1. Y a mi me gusta que te gusten :)

      Hay un malo que mata a sus padres y al perro y otros por el camino, y es terriblemente retorcida… y sin embargo nos resulta atractiva en vez de repugnante: Alice Morgan, de Luther. Pero creo que es porque tiene una cara de niña que no casa con lo que hace. Eso nos intriga. Tendré que verla otra vez.

Los comentarios están cerrados.