Aristóteles y ‘Juego de Tronos’

El ataque de Stanis Barathon a Desembarco del Rey (2×09) posiblemente es el episodio más emocionante de la segunda temporada de Juego de Tronos. La batalla está filmada con maestría, a pesar de los medios limitados, y Tyrion Lannister llega a altas cotas épica y dramática. Al margen de la espectacularidad, la excelencia del episodio tiene mucho que ver con la construcción del guión.

EXPECTACIÓN PREVIA

En Comienzos violentos vimos que si conocemos a los personajes implicados en una escena de violencia, sentiremos empatía con ellos. (No queremos que sean dañados). El conocimiento no tiene por qué ser extenso, pero sí provocar que el espectador quede seducido por los personajes. En esto, Juego de Tronos tiene una gran ventaja: conocemos a los principales implicados en la batalla desde veinte episodios atrás. Posiblemente, a estas alturas hemos tomado partido por Tyrion Lannister —¿quién puede escapar a su encanto?—; queremos que el enano salve Desembarco del Rey aunque suponga mantener las vidas de su hermana y su sobrino.

Así que el espectador conoce a los personajes, y también los preparativos de la batalla: cómo Stanis Barathon ha creado el ejército con la ayuda de artes oscuras, y cómo Tyrion ha preparado la defensa mientras esquivaba las intrigas cortesanas.

JUEGO DE TRONOS Y EL TEATRO CLÁSICO

Los dramaturgos del siglo XVI establecieron tres “unidades dramáticas” para desarrollar una obra de teatro: acción, tiempo y lugar (reinterpretando la Poética de Aristóles).

Pues bien, podríamos poner el episodio 2×09 de Juego de Tronos como ejemplo de las tres unidades dramáticas trasladadas a la televisión.

1. La unidad de acción establece que las obras no deben incluir más de una acción.

El asalto a Desembarco del Rey es la acción principal. Las distintas subtramas que aparecen en el episodio están relacionadas y tienen que ver con el ataque, la supervivencia o la huida. Las conspiraciones cortesanas desaparecen.

También se prescinden de las tramas “Nieve más allá de El Muro”, “la madre de dragones”, “la huida de Arya Stark de sus captores” y “la ocupación de Invernalia por Theon Greyjoy”. Es curioso que la intensidad del episodio nos hace olvidar la ausencia de los personajes ausentes. Sólo al final, recapacitamos y nos preguntamos qué suerte están corriendo los otros personajes de Juego de Tronos en el momento de la batalla. (Y eso que todo ocurre en pocas horas).

2. La unidad de tiempo obliga a la obras a desarrollarse dentro del término de 24 horas.

La batalla de Desembarco del Rey transcurre en apenas unas horas: durante la misma noche. Esto no invalida la unidad de tiempo, al contrario, remarca el sentido del concepto. El dramatismo y la intensidad del episodio ocurren gracias a la concentración de tiempo. Pensemos en un evento deportivo: tiene un límite de tiempo, que excita el interés por el resultado.

En la televisión podemos recordar que cada episodio de 24 tiene una duración de una hora —incluyendo 15 minutos de publicidad—, y cómo eso afectaba a la atención y la adicción del espectador.

3. La unidad de lugar establece que las obras deben transcurrir en un mismo sitio.

Podemos pensar que la unidad de lugar propiciaba una puesta en escena económica. Si lo pensamos bien, en el caso del drama, la unidad de lugar conduce a que el espectador comparta la angustia de  los personajes que no encuentran escapatoria. En el caso del cine o la televisión, el lugar puede ampliarse a las distintas estancias de una localización. Hitchcock aprovechó esto en Náufragos, La ventana indiscreta o Los pájaros; recordemos La noche de los muertos vivientes o Cube y las películas de submarinos en guerra.

Desembarco del Rey es el lugar que domina el episodio. Hay pocas localizaciones y a medida que transcurre el episodio se reducen a tres: el patio de armas, la costa y la torre donde las mujeres están encerradas, con miedo al resultado de la batalla. Si Desembarco del Rey cae, ellas posiblemente sean violadas y torturadas. (Una torre que rememora a las princesas encerradas en las almenas, a la espera de ser rescatadas).

CONCLUSIÓN

Al finalizar el capítulo me pregunté si era un “episodio embotellado“. Es curioso que los episodios embotellados se rigen por las normas del teatro clásico. Sin embargo, las intenciones son distintas. El episodio embotellado suele ser un episodio de relleno en una serie y carece de efectos en el devenir de los acontecimientos. El asalto a Desembarco del Rey no es un episodio de relleno, si no que tiene una fuerte importancia dramática porque afectará a todos los participantes (a unos para bien, a otros para mal). Ningún episodio embotellado alcanza los niveles de dramatismo e intensidad que el aquí comentado.

——————————–

Si quieres saber más sobre la tragedia clásica griega y qué puede hacer por tus guiones, deberías leer los artículos que GuionistasVLC dedica a Homero y Eurípides.

16 thoughts on “Aristóteles y ‘Juego de Tronos’

  1. Cristina 1 septiembre 2012 / 7:42 pm

    ¿Mujeres en primera línea de batalla? ¡Qué idea tan excelente! (olvídate, no llevan sartenes en las manos, ni agujas de tejer lana, como las pintan en las películas que cuentan, por ejemplo, la toma de la Bastilla, en un prosaico chiste machista que, por lo que veo, ha calado hondo en muchos cinéfilos)… Pero, puestos a ser lógicos, en una guerra yo jamás consentiría en quedarme encerrada en una torre, vendida inútilmente a la suerte de los soldados, cuando puedo ayudar en el frente. Una mujer no tiene tanta fuerza como un hombre, pero, como tú bien dices, la guerra es cosa de estrategia… E inteligencia. Aunque, como diría Napoleón, “El hombre propone y Dios dispone”, o, lo que es lo mismo, diseñas un plan de conquista perfecto, se pone a nevar y se jodió. Así que no, no creo que el resultado de una batalla se deba únicamente a la planificación previa… A veces pasan cosas diferentes y originales. Hasta en el cine. Y menos mal…

  2. herb_b 20 agosto 2012 / 1:39 am

    A Cristina: lo de las mujeres encerradas en la torre, es logico: hoy en dia serian gobernantes en un bunker lo mas alejados del peligro posible. ¿que seria lo logico? ¿que las pusieran en primera linea?.

    ¿Las batallas se deciden en gran parte por planteamientos estrategicos?? Si, claro, logico y habitual a lo largo de toda la historia

    ¿Es posible que el acontecer de un enfrentamiento entre dos bandos, buenos y malos, sea (todavía) el principal interés y que, además, necesite mostrarse al espectador? Aqui nada es tan simplista ¿quienes son los buenos y los malos? yo veo una buena gama de grises. Por hay dicen que tiryon cae mas simpatico, lo que muy posiblemente sea cierto, pero no olvidemos que esta protegiendo a un rey ilegitimo que ademas es un sicopata, de quien seria el legitimo heredero del trono de Robert. Por otro lado, Stannis, tampoco es un angelito, ya vemos como se las gasta con su hermano, y ademas, en primera instancia Robert era un ursurpador, asi que eso de heredero legitimo, tambien es discutible… ya digo, de enfrentamiento entre buenos y malos poco, y con respecto a si es interesante lo que pase con ello… si, claro. Si no te resulta asi, es que esta no es tu serie, pero por supuesto que es interesante para quien guste del genero.

    ¿Tenemos que ver infinidad de extras en el horizonte blandiendo sus espadas para que una batalla sea buena? ¿Tenemos que ver la batalla como una obligación (se nota que me aburren, ¿verdad?)?

    Si y si (no siempre, en este caso en concreto) lo que no pueden hacer es contarte en los dialogos que Stannis cuenta con 10.000 soldados, y que luego en las imagenes veas a 20 tios apoyados en un muro durante 10 minutos, queda todo un poco ridiculo. En cuanto a si debian mostrarla, la parte mas importante del segundo libro es una preparacion en continuo crescendo de la tension, que desenvoca en ese momento. Aveces te puede servir una elipsis, pero cuando de lo que estamos hablando es del climax para el que nos han estado preparando durante 600 paginas (o durante toda la temporada de la serie de tv), pues como que no vendria muy a cuento.

    • Javier Meléndez Martín 20 agosto 2012 / 7:55 am

      Hola, herb_b

      Gracias por pasarte por mi blog.

      Me parece que Cristina comenta mi mención a la torre como un símbolo recurrente en los cuentos de hadas, más que hablar de una cuestión de lógica en este episodio.

      Estoy de acuerdo con lo que dices sobre los personajes:

      “¿quienes son los buenos y los malos? yo veo una buena gama de grises”.

      Posiblemente sea uno de los mayores aciertos de ‘Juego de tronos’ y atrevido, hasta cierto punto. Algunos manuales de guión desaconsejan dividir las ‘lealtades’ de los espectadores. Rara vez simpatizamos con personajes de distintos bandos en una serie o película.

      Espero que sigas visitando ‘La solución elegante’.

  3. plared 2 agosto 2012 / 12:01 am

    La respuesta, si lo que haces es cine de aventuras, seria un rotundo si. Si es otro tipo de cine, quizás otras cosa tengas mas prioridad o den la densidad adecuada para su discurso.

    Pero en este genero, la respuesta es un claro si. A todo lo que preguntas al viento. Saludos

  4. Cristina 1 agosto 2012 / 4:26 pm

    Pienso que lo peor que le puede pasar a una historia es contar lo mismo que ya se ha contado antes… ¿Distintos perros con distintos collares, se decía? Las mujeres encerradas en una torre, ¿haciendo qué? ¿En serio han existido mujeres que se encerraban en torres a la espera de ser rescatadas, o es una trola del cine que, repetida hasta la saciedad, nos hemos creído? (Sagunto, Calagurris, Numancia) ¿En serio las batallas obedecen a planificaciones tan cerebrales, o es que nos gusta pensar que demuestran habilidades psicológicas en los protagonistas dignas de los mejores jugadores de ajedrez? ¿Es posible que el acontecer de un enfrentamiento entre dos bandos, buenos y malos, sea (todavía) el principal interés y que, además, necesite mostrarse al espectador?
    ¿Tenemos que ver infinidad de extras en el horizonte blandiendo sus espadas para que una batalla sea buena? ¿Tenemos que ver la batalla como una obligación (se nota que me aburren, ¿verdad?)?
    Algunos guiones (y libros) se escriben solitos; y siempre termina pasando lo que tiene que pasar. Así pasa después…

    Que las tres unidades dramáticas siguen vigentes, como si se hubiesen inventado ayer. Como si no hubiese alternativa.

    • Javier Meléndez Martín 1 agosto 2012 / 7:18 pm

      Me encantan tus comentarios, Cristina. Ya te echaba de menos por aquí.

      Pienso lo mismo que tú de las batallas: no las necesito. En otros capítulos hemos visto paisajes tras las batallas, y creo que se podría haber recurrido a lo mismo en el episodio del asalto a Desembarco del Rey.

      Sobre Aristóteles, me temo que todavía nadie ha sido capaz de crear reglas alternativas que funcionen en el drama. Será también que llevamos siglos mamando la estructura lineal.

  5. plared 1 agosto 2012 / 2:12 am

    En el libro tiene bastante mas importancia, en especial los preparativos. En la serie, que es bastante buena por cierto. Digamos que teniendo un presupuesto amplio, las escenas de batalla, resultan bastante racanas en cuanto a vistosidad y extras, dando la impresión a veces de que hay cuatro gatos. Saludos e interesante analisis

    • Javier Meléndez Martín 1 agosto 2012 / 9:33 am

      No he tenido la oportunidad de leerlo, pero por lo que dices, sin duda, R. R. Martin sabe cómo crear expectación.

      Gracias por tu comentario, y espero que sigas por aquí.

      Tienes un blog muy interesante.

  6. Fernando Hugo 27 julio 2012 / 12:53 am

    Ya se habla por ahí de que éste que mencionas es el mejor capítulo de la temporada, precisamente porque se centre en una subtrama, y deja ese juego que lleva haciendo la serie de agrandar el marco, e incluir subtramas hasta de debajo de las piedras. Además, creo que, fuera como fuera en los libros, en la serie Tyrion (o como demonios se escriba; me pierdo con estos nombres) se ha convertido en un protagonista, lo que convierte a todos los demás en secundarios.

    Puede que en los libros, cada personaje al frente de esas subtramas tengan más fuerza porque leo que son narradores en primera persona de los acontecimientos. Pero al trasladarlo a una ficción “externa”, esto se ha perdido. De modo que cada vez que se incluye alguna de esas subtramas donde, además, apenas pasa nada (véase lo que DE VERDAD ha sucedido con John Snow), uno puedo llegar a mosquearse.

    A todo esto, propongo una reflexión: cuando la gente, en twitter, en blogs, etc, dice que la serie tiene “épica”, ¿exactamente a qué se refieren? ¿Entendemos todo el significado de esta palabra? ¿Es posible la épica en un entorno de realismo casi naturalista?

    Por cierto que este capítulo lo escribió Martin. Curioso que se centrara en una trama. ¿Se habrá dado cuenta de algo que no, cuando escribió los libros?

    • Javier Meléndez Martín 28 julio 2012 / 8:59 pm

      Estoy de acuerdo con lo que dices sobre la segunda temporada. Hay tramas que se estiran, la de Jon Snow que mencionas, como si no hubiera elipsis.

      Tu pregunta sobre si entendemos que es la épica, da mucho qué pensar. Me pregunto si mi manera de emplearla es la correcta.

      ¡Gracias por tu comentario!

  7. weinsta 25 julio 2012 / 2:00 pm

    En películas de Hitchcock con unidad de lugar te has olvidado “la Soga”. Además de está rodada sin apenas cortes (cada 10 minutos puesto que las cámaras de la época no daban para más), a modo de obra teatral.

  8. Marien Lopez Fdez. 25 julio 2012 / 1:07 pm

    Parece mentira que en una serie con tantos medios pusieran tan pocos en el episodio que debía reunir tanta intensidad. La batalla en la costa era de las que dan vergüenza ajena, cuatro combatientes por cada lado, ¿por cierto cómo logró subir Stanis a la muralla, cómo logró salir cuando llegó la derrota? En fin, tu análisis es muy bueno, lo que no entiendo es la emoción por Juego de Tronos.

    • Javier Meléndez Martín 25 julio 2012 / 2:45 pm

      Tengo que darte la razón, Marien. Por eso destaco que el realizador lo hizo con maestría, con planos cortos y ritmo frenético, para disimular que había cuatro combatientes.

      Para mi, ‘Juego de Tronos’ son los personajes. Los queremos o los odiamos (al menos, los que nos hemos enganchado a la serie). Ya en la primera temporada se escatiman batallas por falta de presupuesto, para ir a los resultados. (Como ya hicieran en Rome).

      Por cierta, que me gusta verte comentando por mi blog ; )

    • Joan Álvarez 26 julio 2012 / 2:22 am

      Desde mi punto de vista, la serie está resultando muy decepcionante. Muy inferior a los libros en todo, padece además del síndrome HBO, esto es una sobriedad calculada y una frialdad extrema que hace que sea difícil empatizar con los personajes. El episodio del asedio funciona mejor que otros por lo que dices, aunque yo no iría tan lejos: es el único que se centra en una única unidad dramática, y se nota.

Los comentarios están cerrados.