Atrapados (1949): una sencilla metáfora

Anteriormente en La solución elegante… vimos como la escenografía puede redondear una escena cómica a través de la referencia paródica.

En esta entrada veremos imágenes de Atrapados (Caught), película dirigida por Max Ophüls que emplea utilería enfática para mostrar la psicología del personaje.

Atrapados es la historia de una mujer (Barbara Bel Geddes) con un dilema: vivir con su marido rico (Robert Ryan) que la trata como un objeto comprado, o vivir con un médico de los suburbios (James Mason) que la ama. Barbara ha vivido toda su vida con estrecheces; cuesta volver atrás.

Los tres personajes coinciden en una secuencia en el garaje de la mansión del hombre rico.

El hombre rico exige a la mujer que lo elija, mientras que el médico quiere que ella escoja lo que considere mejor. ¿Y qué desea ella?

La protagonista no puede tomar una decisión bajo presión. En un instante su vida podría cambiar, y para siempre. La escalera es su manera de decir: “No quiero estar aquí, dejadme pensar”. (Hilando fino, podríamos pensar que la escalera es un doble camino: para subir y para bajar, pero no siempre está claro qué es mejor).

La escalera es un elemento decorativo que en ningún momento se ha ocultado, pero sólo al final adquiere un significado. Es un símbolo poderoso porque es sencillo y porque en ningún momento se destaca, ni siquiera al final. Es un bonito ejemplo sobre cómo utilizar la escenografía para redondear una escena.

¿Y tú, buscas la simbología en tu guión?

3 thoughts on “Atrapados (1949): una sencilla metáfora

  1. Cristina 9 mayo 2012 / 2:15 am

    Ups, vale, ya me intrigaste.
    Subestimé los cincuenta, entonces.

  2. Cristina 8 mayo 2012 / 8:02 pm

    La metáfora visual es bonita, creo que muy adecuada para exponer su debate interior. La simbología dota de calidad a los guiones porque crea impacto. Un poco de poesía, donde sea, nunca sobra…

    De todas formas, creo que los hombres han ganado en orgullo y las mujeres en moral, así que la escalera, hoy en día, sería secreta…
    ¿No es un poco obsceno que dude abiertamente entre dos hombres por razones tan frívolas? ¿O es que la peli tiene 60 años, y se nota?

    • Javier Meléndez Martín 8 mayo 2012 / 8:47 pm

      “Un poco de poesía, donde sea, nunca sobra”.

      Estoy de acuerdo, Cristina.

      Los verdaderos motivos de ella… No son tan banales: no quería desvelarlos, por si alguien se animaba a ver la película.

Los comentarios están cerrados.