Entrevista: Rubén García-Cebollero, escritor y productor de ‘Cruz del Sur’

Cruz del sur es una película hispano-uruguaya, cuyo guión ha terminado convirtiéndose en una novela escrita por Rubén García-Cebollero. La novela fue escrita cuando la película aún no se había filmado. Me pareció interesante entrevistar al escritor que también ha llevado a cabo tareas de producción asociada y de relaciones públicas para un guión firmado por Maria Bianchi, Pruden Rodriguez y David Sanz.

JAVIER: Cruz del sur no ha sido aún publicada, así que la primera pregunta es obligada: ¿Cómo se convierte un guión en una novela mientras se está filmando?

RUBÉN: El caso de Cruz del Sur es singular. Normalmente uno escribe una historia e interesa a un productor, guionista o director. Aquí sucedió que yo estaba escribiendo un guión, que después también he convertido en novela, para David y Tony, y ellos no conseguían financiar la película. Leí el guión y les dije que ahí había una buena novela, y en principio yo no iba a escribirla, pero uno nunca decide qué historias va a escribir o no, sino que son éstas las que nos atrapan e interesan. Cruz del Sur es una historia humilde, cargada de emociones, que retrata paisajes exteriores e interiores, y que tenía mucho que ver con conflictos universales, que nos atrapan, y nos hacen crecer en relación a la amistad, a la familia, al amor, la propia vida o el trabajo.

JAVIER: ¿Cómo se ha llevado a cabo la adaptación de guión a novela?

RUBÉN: La novela que ha adaptado el guión partía de una ventaja, las herramientas y los tiempos en la novela son mucho más generosos. Podía reformular la letra, y ahondar más en el espíritu. Aunque parezca contradictorio, a veces los límites nos dan más libertad. Nos centran. Nos permiten ir más allá de lo que se ve. Así, los recuerdos, la nostalgia, lo que se dice y lo que se calla, lo que se encuentra y lo que se pierde puede sentirse con más profundidad en la novela, cuando en la película los ritmos, los tiempos, la industria impone otros condicionantes.

JAVIER: ¿Cómo escribiste la novela cuando aún no estaba acabada la película? 

RUBÉN: Cuando escribí la novela, el guión todavía no era película, y los guiones son como las serpientes, que van cambiando de piel, y de forma, hasta el último día de rodaje. Pensaba que iba a ser una buena película, pero nunca imaginé que iba a ser tan buena como ha sido, teniendo en cuenta los medios. En el cine no se valora lo suficiente a los guionistas. Por ejemplo, ¿qué relación hay entre Blade runner, y Sin perdón? ¿Ninguna? Pues que David Webb Peoples participó en ambos guiones. Aunque en el segundo debieron pasar más de 30 años para que Eastwood le diera vida. Así que nunca escribo pensando si harán o una película, a excepción de cuando son guiones, cosa que me encanta, porque es muy difícil escribir un “libro de instrucciones”, que es al fin y al cabo todo guión.

JAVIER: Como productor-asociado ¿de qué manera interviniste en la película?

RUBÉN: Con dinero. Propio y ajeno. Confiando en David y Tony, que habían dado muestras en Lastrain, el cortometraje, de lo que podían hacer juntos. Y con paciencia, mucha paciencia, porque el cine es una cuestión de equipo, y de energía. También participé como actor, secundario, en un personaje que tenía que ver con mi trayectoria profesional, pues en aquel momento era jefe de recursos humanos, por suerte, muy distinto al que se muestra en la película. Y por último, en la faceta de relaciones públicas he colaborado para dar a conocer la historia de Cruz del Sur, Southern Stars, cuya fotografía y realización han sido brillantes.

JAVIER: ¿Estuviste en el rodaje?

RUBÉN: Sí, estuve en parte del rodaje. No pude asistir en Uruguay, aunque me hubiera encantado. Y rodé la escena en la que participo con mucha ilusión, porque Cruz del Sur es el esfuerzo humilde por contar una historia, de vida, de emociones, de alegría más allá del sufrimiento que suponen los viajes, el miedo, la incertidumbre o el riesgo de invertir en causas en las que nadie parece ya creer. Frente al cine de pirotecnias, y de grandes recursos, y nombres, Cruz del Sur apostó por colocar las piezas necesarias en su lugar, por mostrar la historia sin alardes, intentado que cada artista diera lo mejor de sí, lo natural, con alegría.

JAVIER: Cruz del sur es la historia de un hombre que abandona Montevideo tras ser despedido del trabajo y llega a Barcelona para buscar una nueva vida. Me siento obligado a preguntarte: La historia de esta producción comenzó en 2004 cuando parecía que la economía española nunca dejaría de crecer. ¿Crees que que la situación actual española puede afectar a la aceptación del público?

RUBÉN: En la película, filmada en plena crisis, si algo se ha ganado es lucidez. Estoy seguro que pese a lo triste de la situación, nadie saldrá del cine sin haber sonreído más de una vez. A día de hoy la he visto más de 16 veces, y creo que nunca había visto tantas veces una película, y eso que soy terriblemente cinéfilo, y hay escenas en las que sigue arrancándome una sonrisa. Creo que el público, en todo el mundo, necesita emocionarse y que Cruz del Sur lo consigue. Además, es una película que consigue reconfortarte con las cosas pequeñas, con los detalles, con lo que al fin tiene importancia para cada ser humano, para cada persona que se encuentra perdida, porque mientras nos inundan de aventuras con superhéroes y efectos especiales, las buenas historias son, como La Odisea, un canto a la vida, a la esperanza y a la superación.

———————————————————–

Rubén García-Cebollero relata sus experencias durante el rodaje y la promoción de la película en el blog Cruz del Sur, la película.


Dime lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s