Damages: virtud y peligro de remarcar la maldad

Anteriormente en La Solución Elegante… vimos cómo los malos tienen su corazoncito. También descubrimos que en una misma escena es posible retratar la contradicción humana con cuatro líneas de diálogo. En este artículo veremos que en Damages se remarca la maldad de los villanos en cada línea.

REMARCAR LA MALDAD DEL VILLANO

Ya sabemos que el bueno no es tan bueno y que el malo no es tan malo. Sin embargo, remarcar la maldad del villano en cada línea no es un error: es una opción… peligrosa.

Existe el peligro de caer en la demagogia y el peligro de cansar al espectador.

En las telenovelas es habitual la señorona adinerada y con mala uva. Cada palabra suya provoca un rechazo visceral en los espectadores: “¡Qué mala es la hija de…!”

Las malas de la telenovelas son corderas al lado de los villanos de Damages. Y esto, que podría ser un aliciente, puede ser peligroso: puede llevar al espectador al agotamiento. Un par de ejemplos para ilustrar esta “teoría”.

PATTY HEWES: EL CHUCHO ACOSADOR

La abogada Patty Hewes (Glenn Close) está con su perro en el parque. Ella representa a clientes arruinados por el empresario Arthur Frobisher. Ray, el abogado rival, se acerca.

El perro de Patty es como la dueña: siempre tiene que joder a alguien. Cuando ocurre esta escena, apenas conocemos a Patty, pero pronto caeremos en la cuenta de que la dueña y el perro son tal para cual.

ARTHUR FROBISHER: LOS PERROS GOURMET

Frobisher escucha las quejas de su esposa. Ella quiere que pague a los trabajadores estafados lo que piden. No lo hace porque sea una mujer bondadosa. Lo hace para no ser acosada por la prensa.

—Qué hijo de… —piensa cualquier espectador sensible.

En ambas escenas se les ha dado a los espectadores unos regalos para que expresen su opinión. No hay grises posibles. Y está bien buscar la reacción de espectador, ¡es lo que buscamos todos! Pero cuidado: tanta maldad puede acabar agotando la atención. La villanía hay que dosificarla, como el azúcar, la sal o el vinagre.

11 thoughts on “Damages: virtud y peligro de remarcar la maldad

  1. Pericles Dorantes  (@periclesfilm) 11 abril 2012 / 4:47 am

    No estoy familiarizado con los diálogos de estos personajes como para opinar si llegan a cansar o no, pero estoy de acuerdo con que todo en exceso es malo o termina por hartar; en lo personal preferiría hacer uso del recurso Sorpresa y desconcertar al espectador con un nivel de maldad inesperada solo cuando sea necesario.

    • Javier Meléndez Martín 11 abril 2012 / 8:48 am

      Hola, Pericles,

      Me alegro de que te guste mi blog.

      Comparto lo que dices: “Todo exceso es malo”.

      Un ejemplo de este “exceso de maldad” podemos encontrarlos en ‘Criadas y señoras’. Las señoras son malas, malísimas, y las sitúa al borde la parodia en contraste con las criadas.

      ¡Gracias por tu comentario!

  2. nosedondequieroiraparar 3 abril 2012 / 1:34 pm

    Interesante punto de vista.

    En efecto, la maldad no tiene que ser gratuita, sino que tiene que estar supeditada a un objetivo.

    También, es importante el contexto en el cual el malo lleva a cabo sus acciones.

    Por poner un ejemplo clásico:

    Un arquetipo de malo, que a mí me provocó en su día (y me sigue provocando) las mayores antipatías posibles, fue el Capitán Bligh, interpretado genialmente por Trevor Howard.

    El objetivo de Blight es poder entregar el cargamento de plantas a tiempo, para así prosperar en su carrera.

    El contexto en el que se mueve Blight es el la autoridad máxima. Es el capitán, y su palabra es la ley a bordo.

    A pesar de no ser un malo inteligente, ni de elaborados planes, le basta su carácter egoísta y su irracional abuso de su poder para convertirlo en odioso a los ojos del espectador.

    También es importante que no haya fisuras en el carácter del personaje. Y así, Blight no pierde nunca su orgullo ni vanidad. No se humilla, ni acepta derrota, aún cuando, por ejemplo, le abandonan en mar abierto en una pequeña barca.

    Resumiendo: hay que prestar mucha atención a los detalles. Por eso es muy difícil conseguir un malo CREÍBLE.

    • Javier Meléndez Martín 4 abril 2012 / 12:05 am

      Un buen ejemplo.

      Creo que en el cine se acepta al malo de una pieza mejor que en una serie (y depende del género y tono, supongo).

  3. Un tipo con boina 3 abril 2012 / 7:33 am

    En Battlestar Galactica: The Plan hay otro ejemplo de MALDAD: el que podríamos considerar el villano principal, Número Uno, recibe constantes visitas de un niño huérfano. Siempre le rechaza, pero en una ocasión le dice que se acerque y, ¿qué hace? Le apuñala. Una escena totalmente gratuita destinada a que el espectador se dé cuenta de lo canalla que es, algo que, por otro lado, estaba más que claro desde el principio.

    En fin, este tipo de escenas no hace más que desdibujar a los personajes y convertirlos en caricaturas, en villanos de opereta.

    • Javier Meléndez Martín 3 abril 2012 / 8:33 am

      ¡Hombre, tú por aquí!

      No he visto el capítulo que dices, pero estoy de acuerdo: gratuita 100 por 100.

      Ahora que lo dices, que el malo sea una caricatura es lo que a veces pienso viendo Damages.

      Gracias por tu comentario.

  4. fhrodri 3 abril 2012 / 1:13 am

    Vaya, el wordpress me presiona para que deje mis comentarios con mi identidad wordpress. Pero es que aunque he pasado el blog a este, al final me parece más sencillo y rápido blogger.

    Así que aquí firmo como yo mismo, y con enlace a mi blog, demonios. Jajaja

    Un saludo, Javier. A ver si tengo tiempo y me pongo con esta serie, que me han dicho que está muy bien. Pero tengo deberes antes: varias series de la BBC antiguas. Tengo ganas de ponerme a revisar el género thriller para futuros proyectos.

    • Javier Meléndez Martín 3 abril 2012 / 8:31 am

      WordPress presiona: malvados…
      “El melodrama puro y duro” me recuerda a la telenovela…
      ¿Qué series de la BBC estás viendo? Imagino que harás comentarios sobre ellas, y me gustaría seguirlas :)

      • fhrodri 3 abril 2012 / 11:57 am

        Si no recuerdo mal, el comentario de Un tipo con boina se refiere a una película que se hizo, no a un capítulo. Era como una digresión aparte de la serie, sin llegar a ser spin off. Contaba un plan concreto de los cylons.

        Ya te cuento sobre las series BBC: State of Play (que sería la segunda vez que vería, ahora me pararé más); Touching Evil y Red Riding

  5. fhrodri 3 abril 2012 / 1:10 am

    Yo aún diría más: los malos tan malos acaban cansando, se insista en ello o no. Por eso me gustan los “malos” (que no son más que oponentes) de The Good Wife, los abogados contra los que lucha la Protagonista. Y aun así, diría que no siempre consiguen que haya esos grises de los que hablas.

    Se me ocurre que los malos malísimos pueden caber en una comedia, si hay cierta bufa. O, tal vez, según leo en los expertos (el libro de Michael Chion sobre guión) en el melodrama puro y duro.

Dime lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s