Boardwalk Empire: La lujuria en una cinta del pelo

De cómo una cinta de pelo se pasea sin hacer ruido por varias escenas y revela la cara oculta de un imperturbable agente del FBI.

Hay objetos cuyo uso pueden preverse aunque no sean armas. Por ejemplo, Si George Peppard no utilizara el anillo en la última escena de Desayuno con diamantes, el espectador sentiría que “algo falta”.

Otros objetos se utilizan y se olvidan. Si reaparecen con nuevos significados, ¡aplausos para el guionista! Es lo que vemos en el episodio 1×02 de Boardwalk Empire: una sencilla cinta de pelo se convierte en un inesperado fetiche sexual.

LAS ESCENAS DE LA CINTA DEL PELO

Margaret Schroeder ha sido golpeada por su marido y acaba en el hospital. La enfermera le anuncia la visita del Sr. Thompson. Margaret cree que es su nuevo y benefactor amigo, y se pone coqueta.

Una cinta del pelo ayuda mucho

El Sr. Thompson resulta ser el sheriff; no es Nucky, la persona que esperaba Margaret. El sheriff le comunica que su marido falleció en  un tiroteo: un asunto de contrabandistas de alcohol.

Desolada se mira en el espejo, y se quita la cinta del pelo.
Un agente del FBI interroga a Margaret sobre los asuntos del marido.
Se pone nerviosa. Se toquetea el pelo: "Yo tenía una cinta"
El agente del FBI redacta una carta a su esposa y pide ayuda a Dios en su cruzada contra el alcohol.

El agente abre un cajón del escritorio. Mi yo crítico salta: “Como saque una botella de whisky… qué mal, qué mal…” Y ¡zas! Saca la cinta del pelo de Margaret…

Una sencilla cinta del pelo
Un vicio privado

El agente del FBI aspira con fuerza el perfume de Margaret impregnado en la cinta del pelo. ¡Bravo!

La cinta del pelo cumple varias funciones:

  • Revela que el honorable e imperturbable agente del FBI tiene fisuras. Es humano, sí.
  • La cinta del pelo propicia la economía narrativa. ¿De qué otra forma podría presentarse la otra cara del agente? ¿Con una visita a un prostíbulo? Muchas escenas y resulta caro. ¿Viendo fotografías de chicas desnudas? Pudiera ser; es menos costoso, pero poco sutil. Además, son tópicos. ¡La cinta del pelo está ahí!
  • Sitúa rápidamente a Margaret Schroeder como objeto de interés emocional/sexual de dos antagonistas: el gánster y el agente del FBI.

El espectador no repara en la cinta del pelo mientras la usa Margaret. La cinta es un objeto meramente utilitario hasta que llega a las manos del agente.

No despreciemos los pequeños objetos; si miramos los que tenemos alrededor, recordaremos nuestras historias, nuestra vida.

——————————————————–

Pequeña guía de vicios y pecados:

Breaking Bad: cuando la soberbia te destruye

The Killing: el punto de ira

9 thoughts on “Boardwalk Empire: La lujuria en una cinta del pelo

  1. Kohonera 27 enero 2012 / 9:06 pm

    Boardwalk Empire mejora mucho en su segunda temporada. Es una serie que va a más, claramente. Cada vez más turbia: si alguien no la ha visto todavía, que vea esta segunda temporada hasta el final.

      • Kohonera 28 enero 2012 / 11:30 am

        Pues vete directamente al último de la primera y ponte con la segunda…

        Aparecen otros dos objetos con significado: un gramófono y un disco. Y también relacionado con el agente del FBI.

  2. Regla 27 enero 2012 / 8:33 pm

    Interesante apreciación, Javier. Y no solo en este post…Soberbia, ira, lujuria…hay que ver las maneras tan sutiles de recrear en las ficciones los pecados capitales. Desde luego dan mucho juego y forman parte del motor de la história.
    A veces los pequeños objetos que inicialmente pueden pasar desapercibidos, adquieren un significado mayor, mostrando la conexión emocional de los personajes. Recientemente, en Dowton Abey, Mary le dio a Mattew, antes de irse a la guerra, un muñeco fetiche. Una especie de amuleto de la buena suerte. Cuando creen que se ha quedado paralítico, él le comenta que no le ha servido de mucho. Y ella le responde sabiamente: “Estás vivo ¿no?”. Ya prometido con Lavinia, cuando parece distanciado de Mary, reaparece ese muñeco casualmente, y su madre le comenta de tirarlo, pero él, sin decir quien se lo ha dado, decide conservarlo. Aunque no sé bien si le delata ese ese muñeco, o el hecho de ocultar su procedencia, ante la madre y su prometida.

    • Javier Meléndez Martín 28 enero 2012 / 8:54 am

      Hola, Regla,

      Me gusta el ejemplo que pones. Tan real como la vida misma. Los objetos de los antiguos amores nos traen recuerdos: a veces agradables, a veces dolorosos, y otras, indiferentes.

  3. Victoria Eugenia 27 enero 2012 / 5:01 pm

    ¡Magnífico post! Nunca una cinta para el pelo ha dado tanto de sí. La verdad que esos pequeños detalles son los que hacen a las historias más atractivas e interesantes para los espectadores.
    Un saludo

    • Javier Meléndez Martín 27 enero 2012 / 5:28 pm

      ¡Cierto! En la vida nos encontramos con cositas que nos recuerdan a personas ausentes o personas que odiamos.

  4. unapaginaunminuto 27 enero 2012 / 11:21 am

    Estupendo!
    Sobre todo si la presentación del elemento es sutil la cosa funciona perfectamente. El problema se da cuando en el primer acto, de repente y sin venir a qué el protagonista saca una pistola o, sin que la historia lo requiera, saque del bolsillo de su chaqueta una cajita con un anillo de compromiso y lo mire con ilusión o con gesto de duda.
    La sutileza, los detalles, enriquecen. Dan vida a una historia.
    PD. Tengo que ver más Broadwalk Empire.

Dime lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s