Malos y bebés HBO

Según los guionistas, los malos quieren a sus mamás, a los perros y los bebés. Es un truco para mostrar que los malos tienen su corazoncito. En THE WIRE y BOARDWALK EMPIRE no se cortan a la hora de usar el truco, pero ofrecen diferente satisfacción al espectador.

THE WIRE: El bebé de la yonki

(Episodio 4, temporada 1)

El malo es Omar, el Terror, un traficante que consigue su mercancía robando a otros traficantes. Vende la droga en las escaleras de acceso a un edificio, mientras planea los próximos asaltos. Una yonki con un bebé se acerca a Omar.

CHICA YONKI
¿Sr. Omar? Mi cheque se atrasó.

Con un gesto Omar pide a la yonki que se acerque. Toma la mano del bebé un instante, a modo de saludo. Pasa con ternura su dedo por los mofletes del pequeño.

OMAR
Mike, surte a la hermana.

Es una extraña compasión. Puede que Omar duerma satisfecho pensando que ha hecho una buena obra.

La escena es sencilla: el encuentro entre el malo y el bebé no es forzado porque forma parte de la trama. Nos creemos a esa yonki llevando a su bebé a pedir su dosis y que el malo se enternezca.

BoARDWALK EMPIRE: El bebé de la incubadora

(Episodio 1, temporada 1)

El malo es Nucky Thompson, un tipo que controla Atlantic City: compra a policías, a políticos, a jueces, vende alcohol ilegal y ofrece una imagen limpia apoyando a la Liga Femenina de la Decencia. En su ronda diaria para ver cómo van sus negocios, se detiene ante el escaparate de una incubadora.

Nucky observa cómo una enfermera pesa a un bebé, lo envuelve en pañales y lo deposita dentro de un armario con puerta de cristal. La mirada de Nucky es triste. La escena está subrayada por una canción de la época con tono lastimero: “Te amo cariño, más que a todo, así que, cariño, no te vayas”.

La escena de Boarwalk Empire tiene cierto interés estético y dramático, pero su colocación en el guión es forzada, tan artificiosa como el bebé. Parece seguir a rajatabla la regla: “pon al villano frente a un perro o un bebé…” Los guionistas sienten la urgencia de mostrar que Nucky tiene corazón, y no han creado una situación para ello (a diferencia de lo que ocurre en The Wire).

4 thoughts on “Malos y bebés HBO

  1. Cristina 22 mayo 2011 / 10:11 am

    El malvado tiene que mostrarse humano para no parecer un psicópata; poseer una debilidad, crear lazos de afecto con algo o con alguien. Esos son sus límites. Es lo que le salva a nuestros ojos, lo que hace que le perdonemos y que incluso le queramos más que a ningún otro personaje porque es el más imperfecto; es decir, el más cercano.
    Admiramos a los buenos pero son los malos los que nos ponen nerviosos…

  2. Fernando Hugo 7 mayo 2011 / 12:27 pm

    Interesante. Puede ser, también, que The Wire sea más compleja: al fin y al cabo, Omar no es un villano al uso. Ni siquiera es “el villano” de la función. De hecho, en cierto momento de la serie es casi un héroe.

    De todos modos, es obvio que esta “regla” se usa o se tiene en mente en más de un caso. El villano de The Chicago Code no trata con niños, sino con ancianos y comunidades enteras, a los que “cuida”. A mí me está pareciendo un personaje de lo más atractivo. Y eso, pese a que Shawn Ryan me da que no tendrá una segunda temporada para perfirlarlo aún más.

  3. Nacho 6 mayo 2011 / 8:24 pm

    Por no hablar de la compasión que Tony Soprano sufre ante sus hijos y ante cualquier tipo de mascota que se mueva (patos, perros, el gato del último episodio, etc). Aunque yo siempre pensaré que Omar no es precisamente “el malo” en The Wire.

    !Interesante reflexión!

  4. Nahum 6 mayo 2011 / 12:07 pm

    Umm, interesante. En The Shield esto mismo es clarísimo: un personaje deleznable como Vic Mackey se legitima ante el espectador por dos razones.
    1. Es muy eficaz contra el crimen
    2. Defiende a los niños una y otra vez.

    ¡Qué bien visto!

Los comentarios están cerrados.