Al público le importa

¿Se imaginan a un profesional (un fontanero,  un cocinero o un médico) jactándose de hacer mal su trabajo?

Una obra audiovisual puede salir mal por muchas razones (incluso porque uno mismo no “da para más”), pero el resultado final nunca debería ser el fruto de la desidia y mucho menos, del desprecio al público. Una frase que aborrezco es:

“Al público no le importa”.

Otra frase, prima hermana de la anterior, que detesto:

“Como es para niños, no importa”.

Éstas frases se convierten en patente de corso para hacer las cosas mal. Pero lo peor llega cuando a la desidia y al desprecio se une la jactancia:

“Te lo dije, a la gente le da igual”.

Quien dice esto se engaña a sí mismo y/o quiere engañarnos mirando la taquilla o los datos de audiencia.

No, a la gente no le da igual. Las cosas que están mal hechas no “molan”, lo diga quien lo diga.

Hablemos de series de televisión… Los espectadores corrientes puede que no escriban más que la lista de la compra, pero eso no los descalifica para opinar. Pensemos que cirujanos plásticos hay muy pocos, pero cualquiera puede ver que a una presentadora de televisión le han hecho una nariz fea. Aún no he visto a cirujanos plásticos gritando en blogs y foros que sólo los expertos pueden opinar sobre si una nariz es estéticamente bonita o un desastre.

Los espectadores corrientes quizá desconozcan los términos técnicos sobre guión, dirección o montaje, pero saben cuando “el final es una mierda”, no se creen que menganito y zetanita estén juntos, y que las cosas no tienen ni pies ni cabezas. Una frase corriente de los espectadores corrientes es:

“Al principio la serie estaba bien, ahora es un rollo”.

Y lo dice así, lo mismo un adolescente que una señora jubilada. Los que nos dedicamos a esto tenemos que hablar con la gente y leer los foros de los fans (si los tenemos). Yo a veces me pregunto si algunos de los que se jactan de hacer mal las cosas hablan con sus padres, con sus hermanos y vecinos…

¿Y por qué siguen los espectadores corrientes viendo cosas que no le convencen? Puede que tenga que ver con el síndrome de Estocolmo, con los hábitos, con los vicios… Es difícil dejar los vicios, aunque todos sabemos que son malos. Por suerte, siempre aparecen vicios nuevos para sustituir a los viejos. Es entonces cuando los que se jactan de hacer mal las cosas, de dar gato por liebre, de menospreciar a los espectadores, se topan con la realidad. Para la desgracia final de estos profesionales, las audiencias no miden el DESCONTENTO de los espectadores corrientes, no explica las deserciones, sólo la gente que tiene la tele encendida en un momento concreto.

Hagamos lo mejor que podamos nuestro trabajo. Y si lo hacemos mal, pidamos perdón.

One thought on “Al público le importa

  1. phyde queso de cabra 20 diciembre 2010 / 1:20 am

    Algunas veces algunas personas suelen justificar su propia mediocridad alegando que la mala calidad es normal, habitual, aceptable por una gran mayoría… Que no tiene importancia.
    Pero me importa a mí. Si le importa al autor, eso es suficiente.
    Las personas que hablan de esa manera han dejado de respetar su trabajo y, obviamente, tampoco se quieren mucho a sí mismos. Una imperdonable falta de amor propio.

Dime lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s