Escribir un thriller como ‘La caja 507’

Alguien me pasa un guión y me dice que es un thriller. En una primera lectura sólo pongo atención a los diálogos. Busco monólogos “Snatch”, parrafadas Tarantino y diálogos Sam Spade. Suelo encontrar lo que busco. Esa clase de diálogos no funciona en el cine español.

Pienso que el guionista ha escrito pensando en Bruce Willis con la voz del doblador de Bruce Willis. (A mi me ha pasado). El esfuerzo por conseguir “una película americana” provoca una obra insustancial y llena de tópicos. Se añade sexo, pero la historia sigue sin interesar a nadie.

Renegar de nuestra realidad no mejora lAs películas

El guionista interesado en el thriller debería ver ‘La caja 507‘ (guión de Enrique Urbizu & Michel Gaztambide). Es una película de estructura clásica donde aparecen viejos de pueblo tomando el sol, mujeres vestidas como amazonas de Jerez de la Frontera y camiones que reparten agua a señoras con cubos de plástico.

Una tragedia familiar

Los elementos costumbristas están colocados con acierto y, lejos de apartarnos de la historia, nos ayuda a identificarnos con el protagonista (Antonio Resines/Modesto Pardo), un tipo corriente como tu vecino, que ha tenido la desgracia de perder a su hija en un incendio.

Un tema de actualidad

Sobre el bosque quemado se han construído chalets y apartamentos de lujo. Modesto Pardo descubre que el incendio fue provocado por especuladores inmobiliarios; esos canallas que vemos en telediarios y reality-shows.

Diálogos, los justos

Sin duda, el mayor acierto de ‘La caja 507’ está en el uso del lenguaje:

1. NO es costumbrista.
2. NO contiene modismos.
3. NO es teatral.
4. Las palabrotas NO son un recurso fácil: aparecen pocas y en momentos dramáticos concretos.
5. Los personajes adolescentes NO hablan como en las teleseries juveniles. Se miran, se besan, acampan en el bosque… sin una palabra.
6. Los malos NO dan parrafadas antes de matarte.
7. Ningún personaje intenta parecer ingenioso.

‘La caja 507’ demuestra, una vez más, que cuanto menos se hable, mejor.

La violencia no es gratuita

Hay tiros y hay muertos, pero la violencia no es un espectáculo gratuito, sino el resultado de las acciones de los personajes.

No hay sexo ni desnudos

Enrique Urbizu & Michel Gaztambide evitan que los espectadores más críticos con el cine español tengan motivo de queja.

‘La caja 507’ es sobre todo un ejercicio de sobriedad que debería ser estudiado en las escuelas de cine de este país.

8 thoughts on “Escribir un thriller como ‘La caja 507’

  1. Raúl 3 noviembre 2010 / 10:42 am

    ¿Alguien sabe dónde descargar el guión? Gracias

  2. phyde queso de cabra 2 noviembre 2010 / 12:29 am

    Recuerdo esta película con agrado. Resines no hace de Resines. Te crees lo que está pasando. Sospecho que tiene que ver una cosa con la otra; los actores interpretan, es su trabajo, pero es más sencillo hacerlo bien cuando tienen un buen guión que defender. El espectador percibe esos detalles y los procesa junto a lo que está viendo. Al final se traduce en un: “los actores lo hacen genial” o “la historia te engancha desde el principio” o “me ha encantado la peli”. Sí que es verdad que, la mayoría de las veces, menos (guión) es más (idem).

    • Javier Meléndez Martín 2 noviembre 2010 / 8:10 am

      Bien matizado, Phyde: “la mayoría de las veces”. Reconozco que, a veces, soy radical.

      • phyde queso de cabra 2 noviembre 2010 / 2:10 pm

        Ni intención tenía… Lo que pasa es que siempre me ando con pies de plomo porque no tengo ni pizca de experiencia en tu medio. Sólo he visto películas. Aunque, como en la literatura, también intuyo que lo breve dos veces bueno.

  3. Juanfra López 1 noviembre 2010 / 10:14 pm

    Después de leer tu post me siento un privilegiado. Estudio en la escuela de cine “Bande a part”, mi profesor de guión es Michel Gaztambide y en la primera clase analizamos “La caja 507”. Saludos.

    Pd: ¿No te llamó la atención al inicio el plano de Resines en la parada de bus? Michel lo llama “imágenes faro”.

    • Javier Meléndez Martín 2 noviembre 2010 / 8:00 am

      Me alegro de que tengas un profesor de lujo.

      Desconocía lo de “imágenes faro”, gracias. Es una bonita manera de llamar al sistema de imágenes. A mi me viene a la memoria el ciclista al principio de la película (Indurain) y el que aparece (anónimo) justo antes de que Modesto Pardo entre en la finca quemada. Ese ciclista es, para mi, una metáfora del esfuerzo del protagonista para llegar hasta la cumbre de la corrupción.

      ¡Saludos!

  4. Javier Meléndez Martín 1 noviembre 2010 / 10:00 pm

    Hola, pues no sabría qué decirte. Sé que está publicado por la ‘Editorial Ocho y medio’.

  5. Luis Mariano 1 noviembre 2010 / 8:52 pm

    Javier; hay forma de conseguir el guion ?… un link donde bajarlo… te lo agradecería mucho
    un saludo

Los comentarios están cerrados.