El uso del tiempo en la ficción

El pasado sábado vi dos películas opuestas en el modo de utilizar el tiempo. Fue una coincidencia ilustrativa.

La primera película (‘qué tostón’, en adelante), abarca más de diez años de la vida del protagonista. La otra película desarrollaba una historia ‘en tiempo real’: Sólo ante el peligro.

Los 88 minutos de Sólo ante el peligro tienen más emoción que los diez años de la otra película.

Me puse a pensar por qué…

En diez años pasan muchas cosas: El protagonista de la película ‘qué tostón’ viaja por medio mundo, se acuesta con varias mujeres, va a la guerra, tiene algunas peleas, conoce a personajes interesantes de su época… ¿Por qué nos hizo bostezar a las cuatro personas que nos sentamos a verla?

Mi análisis rápido: El personaje de ‘qué tostón’ es plano, no tiene una meta o una obsesión (vive al día), y una colección de anécdotas NO hacen una película, a no ser que se trate de una comedia.

Películas que comprenden meses o años

Si quieres escribir una historia que se desarrolla en varios años, deberías tener en cuenta  estos puntos (escritos a vuela pluma):

1. El personaje tiene una idea fija, una pasión o una obsesión:

  • La venganza: El conde de Montecristo, La muerte tenía un precio, Conan el Bárbaro…
  • El amor: Carta de una desconocida (imprescindible), Serendipity, La casa del lago, Cuento de Invierno…
  • La libertad: El hombre de Alcatraz, Huracan Carter, Cadena perpetua…
  • La avaricia: Uno de los nuestros, El precio del poder…
  • El arte: Música y lágrimas, Ed Wood…
  • Cazar al malo: American Ganster, Zodiac…

2. Si el personaje NO tiene una obsesión o meta:

El protagonista ve la realidad de una manera distinta a las demás personas: Forrest Gump, Entrevista con el vampiro…

La estructura de una película que abarca varios años

No debería estar formada por una sucesión de anécdotas. La película debería estar compuesta por varias secuencias de escenas.

El problema de los hechos históricos

Uno de los problemas que observo en los guiones basados en hechos históricos, es pretender “ser fiel a lo que pasó”. Se meten muchos personajes, se acumulan muchas anécdotas… Se pierde el drama.

Eliot Ness tardó cuatro años en llevar a Capone a los tribunales, sin embargo, Mamet no refleja el paso del tiempo en el guión de Los intocables de Eliot Ness. No aparecen todos los hombres que utilizó Ness en su lucha contra Capone y las numerosas redadas que hizo. Es un ejemplo a seguir en cuanto a condensación.

Sólo ante el peligro

Aparentemente es una película sencilla:

El sheriff Cooper busca ayuda entre los amigos y conocidos del pueblo. Unos le dicen no, otros fingen que no están y otros le dicen “vete del pueblo”. Pero el espectador sabe, como el personaje, que el malo de los malos llega en el tren de las 12. De modo que cuando el sheriff recibe una negativa de ayuda, es un drama.

Creo que la concentración del tiempo ayuda a la dramaturgia más que la expansión.

La duración de los capítulos de las series

Cada capítulo de una serie de televisión dura aproximadamente 2 o 3 días. Tanto en series con episodios autoconclusivos como series “noveladas”. Se plantea un problema al comienzo del capítulo y a las horas o pocos días después, hay una resolución.

Los primeros 32 capítulos de LOST comprenden 48 días de tiempo real, como dice el título del capítulo 2×07: Los otros 48 días. Significa que hay capítulos que sólo duran 1 día o incluso unas pocas horas.

La concentración del tiempo en un capítulo de televisión provoca que, incluso la series más insulsas, tengan ritmo.

¤

3 thoughts on “El uso del tiempo en la ficción

  1. Nahum 9 julio 2010 / 5:33 pm

    Uy, y creo que ni siquiera enhebrar varias anécdotas sirve para levantar una buena comedia… Eso es lo malo: hacer reír es facílisimo. Pero hacerlo bien, intuyo, también reclama de personajes no-planos, ¿no? (si acaso, algún secundario).

    • Javier Meléndez Martín 9 julio 2010 / 8:53 pm

      Buena puntualización, Nahum. Pero creo que es posible una buena comedia a base de anécdotas y con personajes planos; claro que deberían singulares como Jacques Tati, los Hermanos Marx o el Peter Sellers del ‘Guateque’. Son algunas excepciones. Ahora no tenemos a nadie así…

  2. Fernando Hugo Rodrigo 9 julio 2010 / 11:00 am

    Yo, de hecho, creo que una historia que abarca muchos años lo complica todo demasiado. Porque la propia condensación a veces es excesiva: una elipsis de varios años puede causar en el espectador cierta confusión. Y que uno tenga ganas de saber qué ocurrió en ese periodo que se nos ha escamoteado.

    Un ejemplo tonto. Hace unos días, tenía puesta (mientras hacía otra cosas; yo uso la tele como otros la radio) una peli de Tele5, El diario de Noa. Me fijé en que iba pasando el tiempo demasiado rápido. Tanto que, de pronto, la chica, que amaba mucho muchísimo a Noa, de pronto conocía a otro chico, y ea.

    Lo que quiero decir es que las elipsis temporales también afectan a las evoluciones de los personajes. Por otra parte, es un tema que da para muchas reflexiones: el tiempo va a otra velocidad en la ficción cinematográfica.

Dime lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s