El piloto de series: las lecciones de Breaking Bad

Walter White en calzoncillos

Lo que BREAKING BAD nos enseña a la hora de diseñar un piloto

(Si no has visto el piloto de BREAKING BAD te aviso que comento algunos detalles).

Vince Gilligan (guionista de Expediente-X) ha creado una adictiva serie que es una amalgama de géneros: drama familiar, drama social, gánsters de medio pelo y humor negro.

BREAKING BAD (algo así como “Volviéndose malo”) tiene elementos propios de un drama social. A saber:

El protagonista es un hombre de cincuenta años con cáncer de pulmón, con dos empleos precarios (profesor de química y lavacoches), una mujer embarazada y en paro, y un hijo con parálisis cerebral. Entre sus “amigos” se encuentra un camello de poca monta que es adicto a la maría y a la meta.

Lector: ¿Tú, viendo un drama social?.

BREAKING BAD es más que un drama social y Vince Gilligan ha seducido con rapidez e inteligencia al espectador…

Una presentación sencilla y eficaz

En la primera secuencia del piloto vemos… unos pantalones volando por los aires y a un tipo en calzoncillos con una máscara antigas conduciendo a 200 por hora una autocaravana por el desierto. Huye de la policía. El copiloto (¿muerto?) lleva otra máscara antigas. Atrás hay dos cadáveres que chocan contra las paredes.

La autocaravana cae en una zanja. El profesor Walter White se coloca una camisa, un revolver en los calzoncillos y espera a ser detenido. Antes quiere dejar testimonio en una videocámara sobre cómo rayos ha llegado a una situación tras extraña.

¡Así nos atrapa Vince Gillian!

A la rápida y enigmática secuencia inicial le siguen escenas propias de drama familiar y drama social. Hay comidas familiares, cumpleaños,  las clases del Sr. White, los crueles comentarios del cuñado, la mala leche del jefe del lavado de coches, problemas de impotencia, las burlas que sufre el hijo con parálisis cerebral…

Y la terrible noticia: “Usted tiene cáncer de pulmón. Inoperable”. ¡Sin haber fumado! Llegado a este punto, el protagonista toma una decisión contra sus convicciones morales.

El protagonista tiene una meta

El Sr. White quiere marcharse de este mundo dejando a su mujer y a sus hijos en buena situación económica. Es profesor de química y prepara metaanfetamina que después la distribuye a través de uno de sus ex alumnos, un camello de poca monta.
*

Si Vince Gilliam hubiera comenzado el piloto con las comidas familiares y la triste vida de Mr. White, quizá muchos espectadores hubieran abandonado la emisión antes de los 5 primeros minutos.


El flashfoward coge por el cuello a cualquier espectador

BREAKING BAD es un ejemplo de lo que meses atrás escribí en un artículo:

El orden en el que se cuentan las cosas altera la atención de los espectadores.

Hacia la mitad del piloto, BREAKING BAD retoma el flashfoward y la historia sigue su curso… (Y hasta aquí puedo contar de la trama). Para entonces, nos hemos convertido en fans del Sr. White. Hemos sufrido con él y queremos que su plan salga bien. Olvidamos la ética del negocio: adoramos a este pobre hombre. Este profesor se convierte en poco menos de una hora en uno de los personajes más fascinantes de los últimos años.

El mundo no es de los listos, sino de los listillos

… dijo Mo.

BREAKING BAD tiene como valor añadido una fuerte crítica social en cada escena: se critica los vicios de una sociedad que permite triunfar a los estafadores, a los sinvergüenzas y a las malas personas… Las buenas personas son objeto de burlas, de humillaciones y de abusos. Se critica a una sociedad en la que se derrocha la inteligencia y se premia la estupidez y la violencia.

El Sr. White es el James Stewart de QUE BELLO ES VIVIR, pero no encuentra un ángel en el camino ni vecinos solidarios… La solución que encuentra el Sr. White para sobrevivir en la jungla es ser parte de la jungla.



Si desconocías la serie y quieres conseguirla sigue este enlace

4 thoughts on “El piloto de series: las lecciones de Breaking Bad

  1. Javier Meléndez 14 junio 2010 / 10:09 pm

    Nahum, es un honor que visites mi blog.Este fin de semana veré la segunda temporada de BREAKING BAD de un tirón. Me he quedado con las ganas de opinar en tu blog sobre la tercera temporada.Cuando pensaba que la ficción televisiva USA estaba estancada… ¡Descubro BREAKING BAD en tu blog!

  2. Nahum 14 junio 2010 / 9:09 pm

    Ah, las convicciones morales, las convicciones morales… ¡ahí está el conflicto de la historia! A ver, Javier, si te sigue cautivando la serie y alcanzas la tercera temporada. Yo la terminé ayer y estoy ma-ra-vi-lla-do. Gracias a tu post he recordado el piloto y me han dado ganas de volver a verlo. ¡A ver cuánto hemos cambiado!

  3. Anonymous 13 junio 2010 / 10:24 am

    esta serie es genial, grandes dialogos y buena dirección

Los comentarios están cerrados.