Seguir las emociones del personaje

Análisis de una secuencia

Cape Fear vs. Cape Fear

El Cabo del Terror (J. Lee Thompson) es para mi gusto una película superior a El Cabo del Miedo (Scorsese). Sin embargo, creo que el en remake se resuelve mejor una determinada secuencia…

El encuentro entre el abogado y la chica golpeada

EL CABO DEL TERROR

ANTECEDENTES:

El malo (Robert Mitchum) golpea brutalmente a una chica (Barrie Chase) en un motel de mala muerte. Un detective (Telly Savalas) que sigue al malo, avisa a la policía. La policía llega tarde: el malo ha escapado por la ventana. La policía comunica al detective que la chica no quiere hablar.

El guionista James R. Webb (Veracruz, Horizontes de grandeza) echa un borrón…

La policía descubre a la chica golpeada. De esta escena se pasa al rellano, donde está el detective.

La policía pide al detective que hable con la chica para ver si le saca algo.

El detective intenta convencer a la chica para que declare contra el malo. Finalmente, ella habla:

CHICA
¿Usted cree que yo podría…? Nunca. En toda mi vida contaría sinceramente a ninguna otra persona lo que ese hombre ha hecho. Piense usted en mi familia; tengo padres, ¿entiende? Y los periódicos de mi propia ciudad. ¿Cree que soportaría que allí leyeran que…?

La escena anterior funde con la siguiente, de nuevo en el rellano. El abogado (Gregory Peck) llega para cruzarse con la chica y ver cómo baja las escaleras. Entre el abogado y la chica no hay palabras.

¿Por qué no me convence esta secuencia?

Me distancia de la película.

  1. Quiero ver a la chica al mismo tiempo que el abogado. No antes. Quiero sorprenderme a la vez que el protagonista. Cuando la policía encuentra a la chica debió hacerse una elipsis).
  2. Quiero ver al abogado intentando convencer a la chica para que declare contra el malo. Quizá tenga que apelar al chantaje emocional (“tengo una hija”). Y quiero ver cómo Gregory Peck encaja las palabras de la chica.

<

p>¿Cómo se resuelve esta escena en la versión de Scorsese?

EL CABO DEL MIEDO

ANTECEDENTES

La chica (Illeana Douglas) es amante del abogado. Esa noche ha recibido un plantón y el malo (de Niro) la seduce y se la lleva a un motel de mala muerte. Allí, el malo golpea brutalmente a la chica y le arranca parte de la cara de un mordisco.

El abogado recibe la noticia mientras está en casa tocando el piano.

El guionista Wesley Strick (Lobo, El santo 1997) decide que sigamos las emociones del abogado

Cuando el abogado entra en la habitación del hospital se queda asombrado al ver el mal estado de la chica.

Ella comienza un discurso en el que culpa al abogado de su estado:

CHICA
Qué estúpida soy. El otro día me diste un plantón en el bar y luego no me llamaste. Así que ayer por la noche me sentí un poco aventurera. Recordé todo lo que me habías dicho… sobre que tu mujer ni siquiera sabe que existo, y me entraron ganas de darte una buena lección. Y ya has visto qué buena lección te he dado.

El abogado trata de encajar las palabras de la chica… e intenta convencerla —sin mucha intención— para que declare contra el malo. Ella no quiere y expone sus razones:

CHICA
No quiero tener que explicar porque estaba en un bar y si bebí mucho o poco o qué clase de ropa llevaba. No quiero que me interroguen los propios colegas, los mismos que he visto interrogar tantas veces a la gente en el estrado, crucificarlos y luego reírse de ellos. Seguro que me preguntan por ti…

ABOGADO
No me importa.

CHICA
Pero a mi sí me importa. Y estoy segura de que a ti también
.

En esta escena seguimos las emociones del personaje (sentimiento de culpa, miedo e incluso alivio —porque si la chica golpeada no declara, la esposa no lo sabrá de la infidelidad).

Nosotros los espectadores queremos compartir las emociones de los protagonistas: sus miedos, sus dudas, cuando sienten asco y cuando se sienten traicionados, gratificados, ultrajados, satisfechos…

¿Hay excepciones? Siempre las hay, pero deben estar muy justificadas.