Camufla el género social

Tú, guionista a tiempo completo o a tiempo parcial, cuando llega la noche: ¿Qué quieres ver en la tele? ¿O qué serie estás descargando ahora para ver después de cenar? ¿Un drama social? Si me dices que “sí” eres un masoquista. ¿No? Entonces, ¿por qué escribes un drama social?

GUIONISTA: Es una historia que debe ser contada. La gente está anestesiada y necesita saber…

JAVIER: La gente ya sabe que la vida es un asco la mayor parte del tiempo… Son las diez de la noche, los hombres que echan horas extras y las mujeres que trabajan fuera y dentro de casa, y tienen hijos, familiares enfermos y malditas facturas…  no quieren irse a la cama pensando en dramas sociales.

GUIONISTA: ¡Pero mi historia es importante!

JAVIER: ¡Vale! Disfraza el drama social de otro género. ¿Puedes encontrar la comedia en tu historia? ¿Puede tu idea desarrollarse a través de una investigación policial o un drama judicial? ¿O puedes utilizar el terror o la ciencia-ficción como metáfora de lo que pretendes contar?

GUIONISTA: Puede ser… ¿Y tiene que acabar bien?

JAVIER: Por favor, sí. La película acabará a medianoche, recuérdalo. El bueno puede que muera  (a veces no puede evitarse), pero siempre tiene que conseguir sus propósitos como ocurre en Thelma y Louise (una crítica al machismo vestida de road movie). Ningún personaje debería morir en vano: eso enfurece a los espectadores. Hay que dar al espectador esperanza, consuelo, magia… sobre todo en estos tiempos.

*

Dime lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s