David Lynch, chocolate, café y azúcar

Esto es una trivialidad…

Un año antes de Twin Peaks, David Lynch “confesó” al New York Times el secreto de su creatividad:

Cada día, después del almuerzo, tomaba un tazón de chocolate espeso, con mucha azúcar y seis o siete tazas de café… y más azúcar. Después emborronaba sin parar las servilletas de papel de la cafetería.

CUIDADO si quieres realizar el “experimento”; el café que tomamos en España es mucho más fuerte que el que se toma en cualquier cafetería de Estados Unidos.

Si alguien se atreve… que me escriba y me diga si ha visto enanos bailando y hablando en arameo…

*

Dime lo que piensas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s